Últimos artículos

Opinión

L. F. C.

Llevo varios días queriendo escribir esta pequeña entrega, pero cada tecla que digito me provoca un torbellino de gratos recuerdos, que no me permiten continuar, y del título de este artículo, no me sale una palabra más sin que rueden por mis mejillas unas lágrimas, por quien tuve la suerte y el honor de conocer, y quien con sus sabias ideas y enseñanzas, me inculcó que nuestra meta debe estar más allá de nuestros intereses personales, que nuestra meta, debe ser siempre velar por el bienestar de los más necesitados.

Conocí al “Presidente”, como cariñosamente le decíamos, durante sus dos períodos al frente de la Alcaldía de Guayaquil, cuando en una verdadera “revolución”, cambió el sentimiento de la ciudadanía, hacia el antiguo Guayaquil; elevó nuestra autoestima, y pasamos de ser meros habitantes de esta urbe, a decir con orgullo y altivez soy “guayaquileño madera de guerrero”.

Opinión

LFC… ¡el valor de ser coherente!

Cuando suelo hablar de “coherencia”, o congruencia y lo relaciono con el liderazgo, las relaciones humanas o los valores organizacionales, no dudo de poner como ejemplo la actitud política de León Febres-Cordero. En efecto, para mis particulares fines educativos, los estudiantes llegan a entender que el éxito muchas veces no tiene que ver con otra cosa que con la generación de confianza y credibilidad en otros seres humanos, todo lo cual puede lograrse a partir de pensar, decir y actuar en consonancia, reiterada y permanentemente.

No debe pensarse en la “santidad”, no es ese el tipo de coherencia al cual quiero referirme, el ciudadano, el político coherente simplemente es, con igual fuerza y frontalidad frente al rico que al pobre, al serrano que al costeño, a la familia o a los extraños, simplemente se… “es”, igual en todas partes. Y esa, a mi humilde entender es en gran parte el legado del patriarca. Con él todos sabían a qué atenerse…

Opinión

León Febres Cordero: ¡Sólo la muerte pudo callar tu voz!

Mi padre, un hombre de mucha elocuencia y exquisita cultura, me enseñó desde mis adolescentes 16 años de edad que para ser un buen político, debía aprender muchas…. muchas cosas, y que además tampoco debía dejar de lado de aprender casi de memoria (metafóricamente hablando), dos cosas adicionales: A comer caca…y que me guste (..!!!!)

Parece grotesco, verdad..?. Pero yo les pido que analicen muy profundamente dichos términos, y notarán que esas sabias palabras dichas con mucha sentido criollo, popular y directo, de un padre a uno de sus hijos, quien a tierna edad ya quería ser político, que guardan clarísima identidad para quienes; aun sabiendo el riesgo que se corren por servir a los demás a través de la política, y a costa de cualesquier vicisitud a corto o largo plazo, no deberían de desmayar jamás en sus patrióticos y sanos propósitos.

Opinión

Guayaquil está de Luto

El Lunes 15 de Diciembre del 2008, quedará gravado en la memoria de los guayaquileños como la fecha en que perdiera a su mas Preclaro hijo, defensor y luchador que haya tenido en los últimos 30 años. León Febres-Cordero, ex Presidente de la República y ex Alcalde de Guayaquil, fue sin lugar a dudas seguido y admirado por muchos, como creo animadversión para un numero reducido de sus detractores.

Desde que se conoció su delicado estado de salud y su ingreso a la Clínica Guayaquil, se percibió una sensación de angustia y de desconcierto que se manifestó con la visita masiva de amigos y seguidores a la casa de salud; gestos de agradecimiento y admiración hacia un hombre que entregó la mayor parte de su vida al servicio de la patria y de la ciudad se hicieron evidentes…

Opinión

La Constitución y las autonomías

Revisado en forma total el texto de los 444 artículos de la Constitución redactada entre noches y madrugadas en Montecristi y aprobada el 28 de Septiembre en el referéndum convocado para el efecto, nos deja tremendas dudas la sinceridad y honestidad de su redacción, pues encierra muchos vacíos que ya están generando controversias aun sin solucionar como el caso de la Corte Nacional de Justicia.

Asumiendo como deseo hacerlo, con la responsabilidad de una critica cívica y patriótica en el marco democrático que declara la propia Constitución, debo referirme al tema de las Autonomías, porque su ambigua redacción en la Constitución, dará cabida a antojadizas interpretaciones…

Opinión

León Febres Cordero, el gran magistrado Ecuatoriano

Cuando toda la nación ecuatoriana está en suspenso por la pérdida de la vida de León Febres Cordero, uno de los más grandes magistrados que tuvo la patria; levanto mi voz, que más que oración, es rúbrica ciudadana de reconocimiento a la valía de este hombre que ejerció sus magistraturas decantadas en la democracia y respeto constitucional del poder que, en buena lid, le otorgó el pueblo ecuatoriano para gobernar el Estado en 1984 a 1988 como Presidente y en 1990 al 1998 la ciudad de Guayaquil, como Alcalde.

Opinión

Morirá solo

El 10 de enero de 2004 este artículo fue publicado en la página editorial del Diario El Telégrafo, cuando este era aún un diario libre y guayaquileño. Cuatro años después los hechos presagiados en aquel artículo se han cumplido. León queda atrás, como atrás quedan el odio, la insidia y la sed insaciable de venganza de sus enemigos, enemigos también del Ecuador. Con nosotros quedan su ejemplo, su imagen imborrable y su inspiraciòn por siempre. Mientras viva Guayaquil, vivirá León Febres-Cordero en el corazón de los guayaquileños y ecuatorianos. Quiera el Cielo que nuevos liderazgos recojan su senda

Opinión

León Febres Cordero

Escribo estas líneas en el silencio de mi oficina ubicada en el pleno centro regenerado de mi amada ciudad de Guayaquil, tierra que me vio nacer, que me ha dado todo para ser lo que soy y donde daré mi sangre y mis talentos en ofrenda por ver su desarrollo y defensa de sus intereses que son los míos. León Febres Cordero acaba de fallecer en la Clínica Guayaquil luego de una larga agonía que nos tenía en vilo a simpatizantes y no tan simpatizantes.

Con su fallecimiento, ineludiblemente, en la región, en Guayas y en Guayaquil se genera un vacío de poder, de liderazgo, que nos pone indefensos como ciudad, como región.

Opinión

León Febres-Cordero Rivadeneira

Un diario indicaba que nuestro querido compatriota, nuestro siempre considerado “Presidente”, y redentor de Guayaquil, estaba en su ocaso. Me fastidió el término hasta revisar su significado principal: “Un astro y, en particular, el Sol, está en el ocaso cuando atraviesa el plano del horizonte y pasa de nuestro hemisferio visible al no visible.”

Antes de llegar a ese infausto momento, al que todos nos tocará, es necesario, mientras lucha como siempre, hacer un recuento de sus méritos y por qué llegó a ser el único estadista: Congresista, Presidente, Alcalde… más influyente del país; pésele a los envidiosos que le pese.