19 julio, 2024

ITT Yasuní

Finalmente, los campos petroleros de nuestra frontera serán fácilmente reemplazados por Perú, les será muy factible hacerlo.

Es inconcebible que a una consulta planteada más de una década atrás, archivada por la Corte Constitucional de esa época, se la incorpore a un proceso electoral improvisado, en el cual muy pocos comprendían a cabalidad lo que se preguntaba.

Para comenzar, la pregunta estuvo mal hecha; el petróleo no está debajo del subsuelo, está dentro, por tanto, es imposible ejecutar o cumplir con lo que se preguntó. Los mismos jueces, Herrería, Ortiz y Corral, que salvaron su voto, señalaron que la consulta si fuera constitucional debía estar circunscrita solo a las provincias de Napo, Orellana y Sucumbíos.

Además, ya era materia juzgada, no cabía ninguna pregunta; el Ejecutivo de ese momento, Rafael Correa, sin necesidad de consulta, decidió, de acuerdo a sus facultades y prerrogativas, explotar esos recursos que hoy ya están en producción y nos representan ingresos por 1.400 millones de dólares anualmente.

Con la explotación del ITT se pretendía combatir la pobreza, pero la realidad es que la única ganadora fue una firma china.

Desmantelar esa explotación nos resulta imposible. Por no contar con los recursos de los costos implícitos y por necesitar desesperadamente los ingresos que nos produce su explotación. Todos perderíamos, los ecuatorianos que trabajan y dependen de esa actividad; los municipios que se benefician con las participaciones que reciben y los miles de ecuatorianos que, sin contar con esos ingresos, tendrán que aportarlos por otras vías, sean más impuestos o mayor endeudamiento.

No tiene objeto dejar ese petróleo bajo tierra, su valor disminuirá, los nuevos tipos de energías renovables amenazan su valor futuro. Los vehículos eléctricos, a gas o de hidrógeno, convertirán al petróleo en un recurso del pasado. La transportación en general evalúa la utilización de nuevas alternativas menos contaminantes.

Este tipo de decisiones no deben ser materia de referéndums. Para ello elegimos a nuestros representantes, para que administren materias complejas y especializadas sobre las que deben pronunciarse exclusivamente los expertos y exigir todos los cuidados del medio ambiente posibles. Finalmente, los campos petroleros de nuestra frontera serán fácilmente reemplazados por Perú, les será muy factible hacerlo. Seríamos el hazmerreír internacional

Artículos relacionados

La verdad presidencial

Es penoso y nuestras tripas se retuercen cuando alguien pone en duda la veracidad de las afirmaciones que haga nuestro Presidente de turno . En algún grado y movido quizás por esa especie de espíritu de cuerpo que nos lleva a identificarnos con el mandatario en sus disputas o interlocuciones con gobiernos del exterior, caemos patrioteramente en una solidaridad que , examinada luego, podría resultar desorbitada y hasta ridícula . Bien decía Nietzche que el espíritu de cuerpo debiera ser calificado más bien como espíritu de torpeza , porque responde más a impulsos que a reflexiones, a prejuicios más que a conocimiento y convicción.

No estamos acostumbrados a un Presidente tan hiperactivo, con tanto despliegue físico que le hace contactar a diario con barrios, comunidades o poblados. Ni estamos habituados a la atosigante publicidad …

¡Yasuní perdónanos!

La lánguida reacción a la más innovadora propuesta en la historia de la conservación de nuestra planeta, ha sido profundamente decepcionante para quienes teníamos sembrada una semilla de esperanza en la descabellada, pero hermosa empresa de mantener virgen, con ayuda del mundo desarrollado, a uno de los más biodiversos territorios de nuestro sufrido planeta.

Obviamente, la propuesta incluía engorrosos temas económicos, y a estas alturas, nos queda muy claro que la humanidad, con ciertas salvedades, no está dispuesta a suministrar su dinero, sin tomar nada tangible o de beneficio propio a cambio.

Y es que las lágrimas de mi pequeño hijo, de apenas 9 años, al enterarse de la posibilidad de que se violentarían las entrañas más inocentes de su patria, lo quebró, lo redujo a un niño vencido. Coincidió la triste noticia con nuestra primera visita en familia a la hermosa provincia de Napo, a las inmediaciones de Puerto Ahuano y luego de caminar por varias horas, con la ayuda y dirección de un sabio y orgulloso guía kichwa, quien nos sumergió en una despampanante y paradisiaca selva primaria, engalanada con exótica y abundante vegetación, rodeada de serpenteantes e intranquilos ríos; que sellaron a la hermosa experiencia con un matiz de realismo mágico. Una experiencia que amamos y disfrutamos en familia, y que seguramente nos unirá en un hermoso recuerdo para siempre. Para la eternidad.

2 comentarios

  1. El artículo del señor Luis Villacrés me da pie para expresar mi apoyo al análisis realizado por él. En adhesión a la necesidad de restituir el ITT Yasuni al legítimo uso de explotación, estimo que deberíamos insistir en el cumplimiento de un axioma: las situaciones que generan un acto, incluso las jurídicas, se deshacen de la misma manera que se hacen. Procede una otra consulta sobre el tema. El Presidente Lasso jamás entendió la manipulación en la pregunta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×