22 mayo, 2024

La corrupción es global: ¿Cómo cortarla? 4/6

Gracias a valientes pensadores como Dante Alighieri, llevando contra las cuerdas al statu-quo, propuso que el estado y la divinidad religiosa no deben mezclarse. Décadas más tarde, John Locke, que a pesar de ser un defensor de la religión, consideraba que el estado no debía inmiscuirse en un asunto tan íntimo del individuo y propuso que el estado debería de contar con más poderes para asegurar su balance, lo cual constituye la base de nuestras democracias de hoy. El estado estaba para servir al ciudadano y su responsabilidad era de preservar la vida, libertad y propiedad; de no cumplirse, el ciudadano estaba facultado de rebelarse. 

Para tener claro el contexto, en la época de Alighieri y Locke, la iglesia era quien legitimaba al monarca en su puesto, ambos co-gobernaban todos los aspectos de los ciudadanos. Las libertades y valores adquiridos por nuestras sociedades durante siglos se están perdiendo entre cortinas de humo, ideologías de género y degeneración moral de la mano del oligopolio mediático. Detrás de ello una elite económica espera consolidar su poder utilizando a gobiernos y organismos globales para dividirnos, romper nuestra esencia y nuestro espíritu.   

Siendo el dinero el medio de intercambio comercial imprescindible para cualquier actividad del individuo que a su vez mantiene a gobiernos corruptos electos por nosotros mismos, bajo sistemas de partidos y elecciones manipuladas, todo ello nos faculta a rebelarnos. Es tiempo de separar al estado del dinero, esa es la solución de raíz. Esta idea como tal no es descabellada, ejemplos de países donde gobernantes y ciudadanos decidieron tomar las riendas y soberanamente prioriza lo que les convenía, si existen. Suiza, estuvo en medio de dos guerras mundiales y aún mantiene su moneda, no es parte de la unión europea, no pertenece a la OTAN, y sus políticas comerciales las dictan sus propios cantones. Singapur, de ser un pueblo de pescadores y contrabandistas recientemente independizado en 1965 pasó a ser un centro financiero global, situándose entre los top 20 mejores países para el desarrollo humano. 

En nuestra región, El Salvador, paso a ser el país más seguro de Latinoamérica, vale destacar la sabiduría del gobierno de Bukele en saber atacar a la raíz del problema. Para acabar con la delincuencia, tenía que desenmascarar a los organismos internacionales que preferían velar por los delincuentes y al oligopolio mediático que criticaba cada una de sus acciones. El sigue manteniendo su línea frontal y como invitado especial en la conferencia política de acción conservadora (CPAC) en Estados Unidos, no le tiembla la voz y cita a Bill Clinton como uno de los responsables directos de la desgracia del Salvador y a George Soros, fundador de Open Society, quien proveyó fondos a organismos internacionales, prensa e inclusive enemigos políticos para desestabilizar su gobierno. 

Ecuador también ha tenido líderes que se han desmarcado de injerencias extranjeras y velado con visión nuestro bienestar. Jaime Roldos, dio un mensaje claro a la comunidad internacional declinando la invitación a la investidura presidencial de Reagan por la intromisión de Estados Unidos con asuntos del régimen sandinista de Nicaragua. Años más tarde León Febres Cordero, desterró de raíz las  nacientes organizaciones  terroristas, un logro muy respetado, dado a la influencia de los países vecinos que estaban consumados por este mal, pero él  también ya nos alertaba de la extraña atención del consejo de  derechos humanos por preocuparse más por el bienestar de los criminales.  

La separación del dinero con el estado será un complejo desafío y tendrá dos pilares: Trazabilidad y Descentralización, además analizaremos las herramientas y experiencias que ya tenemos a la mano. 



Artículos relacionados

El Calendario del Presidente

CONVERSATORIO CON LA PRENSA DE GUAYAQUIL

Ha sido desde siempre que el ser humano ha querido llevar una cuenta sistemática del tiempo para referirse a sus actividades. Los calendarios existen para medir las actividades humanas, y no al tiempo mismo, que según muchos entendemos no existe, así como tampoco existe el espacio, sino la unidad de medida que creamos como referente a la finita y limitada capacidad corpórea que aprisiona nuestra también limitada capacidad de entendimiento. Lo que digo nos acerca un poco a entender el concepto de lo infinito, que es algo que no tiene ni presente, ni futuro ni dimensiones tangibles. El infinito es un todo. Es, simplemente, un solo instante. Para no volvernos locos con este pensamiento, los humanos vivimos siempre en un ayer, un ahora y un mañana que hace referencia a la medianoche de cada día.

Y es así que dentro de nuestras limitaciones biológicas y física, saliendo de lo eso que va más allá, que es la metafísica, nos topamos con el Año Nuevo, que es una fiesta en la que se pacta el cierre de un anillo, definido con los rítmicos movimientos de los astros. Por eso nos embriagamos, encendemos fuego real o en artificios, nos abrazamos y volvemos a lo mismo, es decir a iniciar otra vez lo mismo. Así una y otra vez, hasta que morimos y ya el calendario no cuenta, aunque el tiempo sigue impertérrito e imperturbable viendo desfilar ante sí a miles de millones de humanos y gusanos.

Lucha de Clases

El Comunismo internacional, felizmente fracasado en el mundo,  proclamó la “lucha de clases” una forma de destruir a la humanidad, por medio del odio entre hermanos de una misma nacionalidad; pero al […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×