22 mayo, 2024

El programa

Todos hemos oído o hablado sobre el maltrato infantil, pero hay veces que escuchamos temas que no nos imaginábamos que existieran, es verdad que la realidad supera la ficción y que se han oído casos muy grotescos sobre este tema, pero yo hablaré de una serie muy resiente de Netflix que me dejó pensando todas las noches y sin duda va a ser muy difícil olvidar.

La serie se llama “El Programa” y es un documental en el que los adultos anteriormente abusados cuentan sus experiencias y lo que vivieron estudiando en un instituto que supuestamente los ayudaría con su mal comportamiento, en este documental nos cuentan que ellos fueron abusados sexualmente, físicamente y psicológicamente.

También cuentan que se le llama el programa porque en verdad es una red de escuelas dirigidas de esta manera, mediante abusos y estafas, ya que los niños no recibían ningún tipo de educación ni mucho menos se graduaban con diplomas legítimos, todo era una farsa para sacarles dinero a los padres, además que estos programas se basan en el maltrato infantil sobre todo en el abuso psicológico.

Más bien los anteriores participantes contaban que este programa les imponía comportamientos sectarios, mediante seminarios en los que los hacían repetir o volver a vivir sus traumas. Lo peor de todo es que los ex alumnos hablan de su escuela, de lo que fue para ellos aquel programa, pero a medida que transcurre el documental, nos damos cuenta que es una red en el que el dueño sigue abriendo más escuelas con el mismo tipo de “educación” por lo que actualmente siguen en funcionamiento.

Artículos relacionados

¿Para que vivimos?

Muchas veces el hombre pensante tiene que haberse cuestionado esta inevitable pregunta. El que no lo haya hecho y no necesite una respuesta, es solo un ser inanimado que coexiste en el […]

Del evangelio de Tomás

Es posible que este versículo 114 del evangelio de Tomás tenga otra connotación, para quienes crean…que en cada huella evangélica solo hay misticismo. Todo es posible. Misticismo, sin embargo, que solo hace […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×