21 julio, 2024

Los Hilos de las Vidas – Humanidad

El tejido social de las ciudades, países y de la humanidad, está hecho con los hilos de las vidas de cada habitante.

Cada ser humano que conforma dichos tejidos sociales pertenece a diferentes razas, orígenes y religiones o creencias. Tiene diferentes formas de ser y hacer, y de entender la vida, la libertad, la democracia y tantos conceptos de acuerdo a su formación y orígenes.

En aquellas ciudades y países en que los hilos son del mismo origen y/o religión y formación, el tejido social es más uniforme pero a la vez más rígido y menos flexible. Por el contrario cuando ese tejido social lo conforma una variada mezcla de orígenes, éste no solo es más flexible, sino que se extiende de forma que cubre razonablemente a todos logrando más armonía, progresos y espacios de realización para todos.

En estos tiempos de conflictos y confrontaciones que vivimos, se puede observar cada día la barbarie y rigidez de los fundamentalismos desde los sectores religiosos del islam como los del ateísmo, del comunismo y socialismo del siglo XXI, que pretenden manejar ciudades y países con hilos de vidas humanas tratadas con todos los medios posibles para que sean iguales, dóciles y fanáticos, produciendo, no un tejido social que ampare a todos, sino rígidas y duras tablas que aplasten a todos, para que los tiranos enfermos de poder, codicia, egoísmo, odio y maldad caminen sobre dichas tablas que han aplastado las vidas y futuros de los seres humanos que han asesinado o subyugado.

Albert Einstein nos dijo: “La suerte de la humanidad es, generalmente, la que ella se merece”. Si no actuamos cada cual y cada país de acuerdo a sus posibilidades, oportunamente, los tejidos sociales de varios países y continentes sufrirán profundas roturas que destruirán sus estructuras con la pérdida de tantos niños y vidas inocentes y pasarán muchos, muchos años para recuperarse, obtener la libertad, la armonía, la equidad, la democracia y la justicia.

No permitamos que la barbarie gobierne nuestro planeta porque la suerte de la humanidad está en juego. Recordemos que el tejido social de toda la *humanidad es uno *(por ello su nombre) y cualquier pérdida en cualquier parte nos afecta a todos en forma planetaria.

Concluiré con el pensamiento de Théophile Gautier: “De todas las ruinas del mundo, la ruina del hombre es, sin duda alguna, el más triste espectáculo.”

Tomado de pensar.ec

Artículos relacionados

Las Parcas

He encontraba a Las Parcas, las tres oscuras hermanas llamadas Cloto, Láquesis y Agropos, dueñas de la vida humana. Cloto preside el nacimiento, Láquesis daba vueltas al huso de la rueca de Cloto, y Átropos corta el hilo o mejor dicho, corta el hilo de la vida a quien le da en gana. Así Cloto hila e impide, Láquesis devana y se impone, Átropos corta y subsiste.

Entre sus dedos poderosos se inicia y termina la vida humana. En está tranquila hora nona he pedido a las parcas dejen su arduo, infatigable y castigador trabajo para que vengan a mi casa a comer cangrejos, serpientes y reelecciones. Casa caliente, como la tetera en que hierven los brebajes la dueña del manto que cubre todos los destinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×