20 julio, 2024

Minería Ilegal

Ni del encuentro presidencial ni del VII Gabinete Ministerial Binacional, realizado entre los vecinos Ecuador y Perú, se escapó el tema del momento: la minería ilegal.

Los presidentes Rafael Correa y Ollanta Humala destacaron como uno de los temas decisivos para el desarrollo de ambas naciones la lucha contra la minería ilegal, la cual, desde luego, va de la mano con el comercio de drogas y el tráfico de armas.

En días pasados, un grupo de militares fue atacado por las llamadas “mafias” que se dedican a la extracción ilegal de mineral, en un operativo que tuvo como resultado varios militares heridos, además de un indígena shuar fallecido.

El tema de la minería ilegal no es nuevo y por ello la Agencia de Regulación y Control Minero lleva a cabo constantes controles en las provincias de Imbabura, Guayas, Chimborazo, El Oro, Loja, Azuay, Morona y Zamora Chinchipe para combatirla.

Pese a las acciones de control que claramente ejerce la autoridad, la minería ilegal no decrece, va en aumento; y la razón es el alto precio de los minerales, los cuales se escapan por las fronteras sin que las autoridades pueden detectarlo.

Luchar contra la minería ilegal es un trabajo duro, pues puede ser confundida con la minería artesanal, que se encuentra permitida en nuestra legislación.

Tanto los mineros informales como los artesanales no tienen mayor interés en legalizarla, pues hacerlo les significaría una menor rentabilidad, les tocaría pagar impuestos, regalías, patentes, seguro social, etc., con lo cual sus altísimas ganancias se verían mermadas.

A la minería ilegal debe atacársela en su raíz, con el diálogo social y la reducción de impuestos, para así hacer atractiva la legalización, tanto a los informales como a los artesanales, y de esta manera poder identificar correctamente a los mineros ilegales y aplicar sobre ellos la mano dura de la ley.

Artículos relacionados

Panem et circenses (I)

Locución latina que se traduce por PAN Y CIRCO, la que se remonta al siglo primero y es atribuida al poeta romano Juvenal. Esta locución se refiere al hecho de que los emperadores romanos acostumbraban obsequiar trigo y entradas a los circos para distraer de la política a la plebe.

Actualmente se la utiliza para describir las acciones poco ortodoxas de los gobiernos ineptos con la finalidad de ocultar hechos o acciones discutibles y así mantener tranquilo al pueblo desviando su mirada de las acciones que, por su incapacidad para gobernar, no le es conveniente que sean de conocimiento público.

En nuestro país no estamos en mejores condiciones que la plebe romana pues el economista nos da solamente “CIRCO”, más no el “PAN” cuya elaboración ha sido demagógicamente manejada. La percepción de la ciudadanía es que lo que se ha repartido en 15 meses de gobierno es mendicidad al haberse incrementado el bono de la pobreza.

El “CIRCO” elevado a categoría de falacia monumental se produjo en días pasados, al confiscar más de un centenar de empresas supuestamente de propiedad del grupo Isaías –entre las que se encuentran 3 canales de televisión- hecho que tiene todos los visos de ilegalidad, y que se lo quiere hacer aparecer como un acto de justicia para con los acreedores de Filanbanco…

Ecuador, estado federal

El Ecuador como estado independiente pronto cumplirá 200 años, en los que gobiernos democráticos o dictaduras lo han dirigido con constituciones reformadas parcialmente o en su integridad, según las corrientes políticas o […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×