Opinión

Socialismo y Responsabilidad

La indiscutible influencia que marca en la vida de una generación la revolución cubana, su identificación con la bolchevique de la vieja Rusia, los claros preceptos de solidaridad enunciados por Marx y Engels en su Manifiesto Comunista, el tránsito por la Teoría Social de la Iglesia y el cuadro apocalíptico de la pobreza en nuestros países sudamericanos, lleva a quien tiene dos centavos de inteligencia a desear una mejora de esa condición y por que no decirlo se regresa intelectualmente a esos principios que originaron todas esas revueltas y revoluciones.

Al mismo tiempo se piensa en la contra que esos modelos han suscitado en su momento y la principal,   la falta de libertades en todos los sentidos, de ahí  viene la confrontación de los conceptos, ¿es preferible no tener libertad y lograr una mejoría de la condición de las clases pobres? Pero, ¿se justifica la perdida del derecho individual y colectivo a la libertad? ¿es aceptable el concepto del socialismo sobre la libertad? ¿Es justificable la acción limitante de libertades en beneficio del bienestar revolucionario?.

Ante todo esto creo que debemos pensar que lo importante no es etiquetar y por lo tanto encuadrarnos en un concepto netamente economicista como es el del socialismo siglo 21 que trata el problema únicamente desde el punto del factor salario e ingreso, pienso que hay que tratar el asunto desde un punto de vista mas amplio.   Aunque si bien es cierto que ese fue también el problema central del Socialismo y del Comunismo, el haber tratado el tema solo desde el punto de vista económico, centrando en el cumplimiento de las necesidades  la participación económica de los ciudadanos.
Pienso que esta parte ya esta superada, puesto que esta comprobado que los seres humanos con libertad consiguen lo que persiguen, cierto también es, que si no se controla al ser humano este no se detiene ante nada, de ahí que la limitante no tiene que ser a la libertad, sino al libertinaje, pero hay que definir exactamente en que consiste este.   La concepción absurda de que la única libertad posible es aquella que permite el triunfo de la revolución es el más aberrante de los conceptos esclavizantes que se ha utilizado.   No podemos admitir que en el proceso se llegue a determinar que el sacrificio de la libertad de decidir sea condicionado a una supuesta felicidad colectiva.  ¿Quién califica el principio de felicidad colectiva?, es acaso el hecho de solo tener comida diaria suficiente para proclamar la felicidad colectiva.

No hay que olvidar que los conceptos de necesidades esenciales ya no contemplan únicamente las elementales sino que se incluyen la educación, cultura, vestir, diversión, distracción, etc. Poco o casi nada nos damos cuenta que lo que se pretende por parte de unos cuantos burócratas de partido político cuyo objetivo es crear una condición en la cual ellos siguen siendo los miembros de la dirección del partido por eso no importa crear leyes que aparenten lograr una igualdad, pero como son jerarcas del partido de gobierno, no importa, seguirán teniendo las prebendas, bajo ese comportamiento, cualquiera quiere ser revolucionario.

La igualdad de oportunidades que propongo tiene que nacer del trabajo justo en el que estemos los ciudadanos, que todos tengan la misma opción de educación de calidad.   Que esta no sea privilegio de universidades privadas en las que si enseñen porque en la del estado solo están los profesores que hablan con faltas de ortografía, que su mediocridad es tal que la clase se convierte en una especie de arenga política diaria. Mi concepto de igualdad de oportunidades va al punto que exijo que se pueda escoger, la oportunidad tiene que ser igual, pero no en capacidad de acceso a un mundo mediocre sino para acceder a un mundo de calidades, porque con filosofía revolucionaria no aprendo a mover maquinas ni a programar computadoras, menos aplicar la ley con principios morales y con consecuencias éticas. La igualdad de oportunidades parte de la opción de saber cumplir deberes, porque a deberes cumplidos posibilidad de exigencias.  Que no se tergiverse ese concepto solidario que encierra el socialismo con uno en beneficio únicamente de los jerarcas y burócratas del partido, que fue lo que termino con la revolución Rusa.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *