23 julio, 2024

No es el país del “buen vivir” sino del “mal vivir y terror del SSXXI” 

De Quito Luz de América y P. Madera de Guerreros sino de la delincuencia en las calles y el poder que tiñe de sangre, corrupción y 7 de cada 10 sin empleo (roban armas en cuarteles, ¿entran por puertos y frontera?, Erazo en campaña con policías por asesinato a primo y ataques a su casa, rehenes en hospital, etc.). De Atahualpa, D. Cacuango…, sino de dirigentes violentos y golpistas. De Ama Killa (no ser ocioso), Ama Llulla (no mentir), y Ama Shua (no robar), sino de la “mentira, crimen a 17M y políticos que sin trabajar se hacen ricos”.

Del amor a la Pachamama que no dejó el oro negro bajo tierra, dio a China y al festín zurdo; fin de la cascada de S. Rafael con la chatarra “CCS”, minería a cielo abierto sin respetar comunidades y el agua y, no fáctico del CNE a los Yasunidos. Mordaza y desaparición de periodistas y medios. Consulta con Nebot, Dalo y fraude como a Lasso-Páez-Asamblea. Ilegal Arauz, fuera Yaku, pasa Lasso y Asamblea sometidos como el país a Correa (leyes pro delincuencia, fustigando a asambleístas, amnistía a violentos 2019 y en junio-2022 al unísono para sacar a Lasso inconstitucionalmente con Art. 130). Maestros del “engaño”. Moreno y “la alta cirugía contra la corrupción”: más saqueo y deuda eterna. Lasso, “no al saqueo y no a correístas en su gobierno”: cediendo el país a la delincuencia, indígenas golpistas, Asamblea con el Partido Socialista Cristiano arremetiendo a la Justicia, Cpccs…, y ministros de Correa, “raya en la complicidad, traición y fin de la patria en las fauces del SSXXI”.

Sin consulta, Lasso puede parar brutal delincuencia y Asamblea nefasta – Art. 148. Glas libre sin devolver un centavo. No somos Absurdistan sino Impudistan. ¡Dios, apiádate de 17M de ecuatorianos!

Artículos relacionados

Aníbal y Roma. Rafael y nosotros…

La historia es una repetición de los hechos. Desde que el hombre existe, sus ambiciones siempre han sido las mismas. Tener poder, creerse mejor que los demás, abusar, mentir, traicionar, son codicias comunes a todo ser malo desde el comienzo de la humanidad. El satisfacer los requerimientos de la apetencia humana es imperativo y consustancial a la especie.

Entre las voracidades negativas que corroen su espíritu están la obsesión por tener el poder, el dinero, el egoísmo, la vanidad, la sobre valoración, la tiranía etc.

Hace siglos existió un hombre cuya ambición desmedida de poder lo llevó a someter bárbaramente a cada pueblo que podía. Este individuo prepotente y autoritario tenía como su máxima ambición el conquistar a la ciudad de Roma y través de esa conquista, subyugar al imperio.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×