20 julio, 2024

Palo Santo

Una de las tradiciones que se han perdido como resultado del olvido, son los baños con esencias naturales que antiguamente nos solíamos hacer para aromatizar el cuerpo, suavizarlo o simplemente porque se sentía rico. Eran baños con flores, frutas, especies, es decir de la variedad que la imaginación y el gusto nos otorgaba. Eran muy comunes pues resultaban baratos, cómodos y muy agradables.

Al prepararlos no se pensaba en la buena suerte o en algún sortilegio sino en lo rico que otorga la sensación de un cuerpo limpio recién bañado. Esta sana costumbre incluía la tarea de ahumar la casa con palo santo ya sea para espantar mosquitos, malas vibraciones o demonios imaginarios pero principalmente para auspiciar un ambiente limpio dentro del hogar. Era la práctica de los aromas naturales para crear ambientes de armonías, de equilibrio que animen nuestra calidad de vida y cultiven la paz, la tranquilidad. Recuerdo muy bien, la tarea de mi madre de ahumar la casa con palo santo, hojas de naranja y canela todo eso hirviendo sobre brasas de carbón encendido que al quemarse hacía brotar humo aromático, fragante que poco a poco inundaba la casa, las paredes, las esquinas, los huecos, protegía los tesoros y disolvía las sinrazones. Luego de la limpieza satisfacía tomarse una siesta hasta el día siguiente.

Un ambiente agradable y dulce promueve nuevas emociones, pensamientos más positivos, uno observa la armonía afuera para tenerla dentro de uno mismo también. Es el poder de las esencias que se ha extendido para crear nuevas artes y destrezas como la aromaterapia, flores de Bach y otras prácticas conocidas. De las prácticas ancestrales que hasta ahora persisten está el uso del famoso y querido palo santo, cuya madera perfumadisima es sumamente conocida y apreciada. El árbol de palo santo es de origen milenario, era abundante en toda la costa, ahora en peligro de extinción por su tala indiscriminada. Es conocido que en Puerto López, Manabí existe una empresa dirigida por un ciudadano italiano que produce desde aceite de palo santo hasta jabones, perfumes, champús, inciensos, estos productos han tenido buenas ventas en mercados internacionales.

Quemar palo en invierno es común para espantar mosquitos. Pero ahora descubra que hervir agua con algunos trozos de su olorosa madera resulta benefactor para darse un baño extraordinario para relajar el cuerpo, eliminar dolores estomacales, limpiar la piel, el cabello y mantener el cuerpo perfumado. Simplemente hervir lo que usted necesite de agua con palo santo, dejar que se enfrié aromatizando todo el ambiente y luego echárselo encima obteniendo una ducha de muchos beneficios corporales y emocionales. Disfrutará de su fragancia, su perfumado olor, su rica emanación. Un amigo que recientemente vino de Europa me indico que una fundita que aquí podemos comprar por cincuenta centavos de dólar allá puede llegar a costar hasta veinte dólares; así que aprovechar el palo santo para darse un buen baño, para perfumar la casa, usar su aceite para las manos, la cabeza, en definitiva para apreciar la naturaleza y aprovechar sus dones.

Artículos relacionados

El regalo

¡El mejor regalo que le puedes dar a quien amas de verdad, es Tu Alma!, y como todo regalo precioso, debe ser dado sin restricciones. ¡Ningún regalo puede darse, si es de […]

Despedida

Gabriel Garcia Marquez, Washington, DC, 1976

No me puedo permitir el lujo de escribir con cierta periodicidad y al mismo tiempo hacer oídos sordos a la mención de Gabriel García Márquez. Igual que no se puede resumir en una página la historia universal, tampoco se puede resumir en ella, la vida y obra de este escritor colombiano, pero sí mencionarlo de alguna manera para expresar la huella interna que nos ha dejado.

Cuando una persona famosa en los ámbitos del deporte o espectáculos se nos va, sientes su marcha y te resulta extraño pensar que no vas a volver hablar de ella. Cuando una persona famosa en el mundo del arte se nos va, sientes una especie de vacío en el campo de la creatividad que de alguna manera resultará difícil de cubrir y cuando se va una persona como Gabriel García Márquez, no solo ocurre lo anterior sino que también dejas escapar alguna lágrima. Quién no se ha acercado a él en vida de alguna manera, habiendo tenido la gran fortuna de conocerlo personalmente y disfrutar de su presencia, o simplemente leyendo algunos de sus escritos o interiorizando algunas de sus vivencias escritas. Cuando te pasa esto sabes que algo de él tienes dentro de ti, es lo que ocurre con las personas que son entrañables, y cuando te enteras que se nos ha ido sabes que algo de ti también se ha arrancado. Pregúntate ahora mismo por las noticias mundiales que tuvieron lugar en ese día de su fallecimiento, un jueves por la noche, yo sinceramente no recuerdo ninguna, y es que quedaron todas ellas eclipsadas por la noticia de su pérdida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×