16 julio, 2024

¿Hacia la dictadura perpetua?

Aunque la Constitución del 2008, tan peleada por propios y extraños, niega la opción de una elección de por vida o lo que es lo mismo una reelección indefinida, el ciudadano presidente insiste en que debe darse esta apertura política. ¿ Qué razón especial hay detrás de esta propuesta? ¿Las ansias desmedidas del poder? ¿El cinismo del doble discurso, que expresa unas veces estar de acuerdo en una nueva candidatura y otras, la preferencia por irse por fin a descansar a casa? ¿O, quizás, la grave preocupación de proteger al pueblo ecuatoriano y evitar, así, que la vieja partidocracia maneje, por enésima ocasión, el gobierno del país? ¿No es a lo mejor, esta absorbente aflicción, la morbosa obsesión de sentirse indispensable? Pero ser indispensable es reconocer, en un contexto de una neurosis galopante, que no existe alguien no sólo superior, ni siquiera igual. El único, entonces, es llamado por elección más que humana, a ruegos desesperados del pueblo, a determinar todo lo que debe hacerse, para bienestar individual y colectivo. Social, política, cultural, económica y científicamente.

Semejante criterio, sin embargo, expresa, con amplia claridad, que el movimiento ideológico que maneja hoy la cosa pública, no ha sido capaz de formar al menos una minoría de cuadros políticos, para asegurar una continuidad de acción gubernamental. ¿O, quién sabe, el mismo ciudadano presidente, que direcciona los caminos y objetivos de SU agrupación política, no confía o no encuentra capacidad de liderazgo en ninguno de sus integrantes? ¿Coincidencia entre sus posibles angustias por salvar el país y su apasionada apetencia de mantener en sus manos un mando en continuo reciclaje? Salvar el país, eso sí, significa sobre todo en este caso, que la práctica de este gobierno en lo social, político, económico es intocable. Porque es lo mejor de lo mejor. Jamás antes pudo imaginarse. Peor hacerse. Tiene más fuerza y valor esencial que un dogma. Violentar, entonces, por ignorancia, omisión o resistencia uno cualquiera de sus aspectos integrantes merece el mayor castigo. Toda transgresión es, así, signada de terrorismo y antipatria… Y toda discrepancia con la voluntad del poder es, de facto, transgresión.

¿Cómo entender, valga la pena plantearlo, que lo que hoy se realiza, se define o proyecta tenga sentido eterno, sabiendo que nada es definitivo en los procesos de desarrollo de las sociedades? ¿Será, por eso, que el presidente uruguayo, José Mujica, al recordar hoy los días de odio, persecución y muerte de la dictadura que lo persiguió y que no admitía discrepancia, es OPUESTO a toda reelección indefinida que destruye las libertades democráticas y atenta contra el estado de derecho? ¿ Es que acaso, porque algún super revolucionario de café, de barriada o académico así lo grita detiene la dinamia social, que no pide permiso para promoverse? Eso de insistir en que hay que vigilar para cuidar los avances sociales logrados y que su protección política, por la razón o la fuerza, hay que imponerla es la típica y vieja cantaleta de todas las tiranías. Capitalistas, socialistas o mixtas… El pretexto es el mismo: “No podemos dejar en manos de la oposición, retrógrados de nacimiento, las maravillas obtenidas para bienestar del país… Nuestro deber, como responsables ante la historia es no abandonar nuestra causa, que además es justa… No importa que nos califiquen de tiranos, de autócratas… Nuestra misión política es también espiritual… Hemos llegado al poder para quedarnos… ¿100 años? O más sin son necesarios!”. Esta ha sido, hasta hoy, la voz de los tradicionales populismos, socialismos redentoristas, corporativismos estatales, nacionalismos proféticos, aunque ya no cuentan por sus estructuras ideológicas desgastadas y obsoletas. Y, en la práctica política, solo el aventurerismo a salto de mata, desde una corrupción organizada

Artículos relacionados

La hipocresía

Estudiemos nuestra gente. Tenemos un grupo de indios, descendientes mezclados mil veces con los conquistadores y con los esclavos que vinieron con ellos. Algunos prefirieron seguir considerándose indios, y conservar las tradiciones […]

4 comentarios

  1. Hola Marco, lo que sucede es que este «aprendiz» no se ha dado cuenta, hasta ahora, que los que lo apoyan en todo es porque están gozando de las prebendas para saciar sus apetitos de dinero y con su adulonería lo quieren y aúpan para que…»siga siendo el «rey» y así ellos seguir esquilmando los dineros del estado….y como le encanta que lo «endiosen»,se ufana de ser el único «ungido» para seguir gobernando y acabando con las reservas del país…..lo que nos quedará será nada…todo se lo está consumiendo en banquetes, agasajos y sabatinas y regalándolo para convencer a inocentes para que se le unan y embargándonos hasta la médula…y su miedo no es a la «derecha» sino preparando su retirada…..recuérdalo bien, mi querido Marco, …pero ya debemos prepararnos…hay que hacer algo y antes de que se acabe el tango….tantán,…DEBE SER UN «DEBER» DE GUAYAQUILEÑOS…LEVANTAR LA JUNTA CÍVICA PARA HACER VALER NUESTROS DERECHOS DE CIUDADANOS Y HOMBRES DE BIEN EN CONTRA DE ESTA TIRANÍA.-

  2. La constit. del 2008 auspiciada por el actual gobierno y que fue aprobada con inmensa mayoría en un referéndum, se dijo que era la mas perfecta y que duraría 300 años, no paso ni 300 días es decir ni un año cuando ya le encontraron limitaciones y fue violada, se realizo además una consulta popular para hacer reformas, en la cual se metio la mano a la justicia, que por cierto la metida de mano solo sirve para proteger a los corruptos del gobierno y para sancionar a los que nos oponemos a los postulados de la revolución ciudadana o pensamos diferente a su majestad, por los juicios ordinarios que no atañen al gobierno duermen el sueño de los justos o caminan a paso de tortuga.
    La reelección indefinida que la defienden los 100 alza manos de AP con el mismo libreto que repiten todos que es para proteger de la derecha el proyecto político que ha generado el milagro ecuatoriano, el cual lo cantan a nivel nacional e internacional.
    Revolución no es hacer carreteros, ni escuelas del milenio

  3. Continuación:
    Decía que revolución no es hacer las obras que por cierto es obligación hacerlas, porque además ha tenido el dinero suficiente mas que los otros gobiernos juntos, No hay revolución si no se ha mejorado la estructura básica de la educación que son los docentes, que para cubrir las plazas en los nuevos locales escolares estos son nombrados a dedo sin ningún concurso de méritos, solo deben ser obsecuentes seguidores de AP.

  4. No sea sufridor la decision la tiene el pueblo y la mayoria quiere una reeleccion cual es el problema. Es similar a administrar una empresa si el GERENTE ha realizado una exelente gestion y resultados positivas en la espresa lo van a mantener y si no le dicen gracias eso es todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×