16 julio, 2024

¿Cuánto vale TU vida?

Sí, yo sé. Para ti tu vida no vale nada. Por eso cruzas la calle sin usar los pasos peatonales, por eso manejas a exceso de velocidad, por eso cruzas la vía sin mirar si viene algún vehículo, por eso zigzagueas en tu moto en medio del tráfico, por eso cruzas sin respetar los semáforos, por eso conduces con tragos, o drogas, etc., etc., etc.

Te pido que reflexiones un momento. Estoy de acuerdo contigo. Para ti, tu vida no vale nada, pero… ¿Habrá alguien a quien sí le importe tu vida? ¿Quizás a tus padres? ¿A tu esposa o a tus hijos? ¿A tus amigos? ¿No crees que para ellos sería mucho mejor verte llegar sano y salvo a tu hogar, que ir a buscar e identificarte en la morgue? Yo sé que es desagradable tener que respetar las leyes, tener que aceptar que te impongan un “no cruce”, o tener que renegar porque han puesto barandas para obligar a la gente a usar los pasos peatonales.

El respeto es la base de la vida en comunidad. Acepto que es desagradable no poder hacer todo lo que se desea, pero si todos nos respetamos unos a otros, si todos respetamos las leyes, ¡Qué fácil que sería el mundo si todos respetáramos las leyes y las señales!

Lo que más molesta al latinoamericano en general que empieza a respetar las leyes, es encontrarse con otros que no las respetan, por ejemplo, al lado de los que pitan desaforadamente, están los “hipnotizados del semáforo”, que están conversando o chateando por celular y recién después de unos ocho a diez segundos de que cambió a verde el semáforo, arrancan. El respeto obliga al que está conduciendo a estar atento al cambio de luces. Varios carros están detrás de él y si se queda chateando atrasa a los otros y no alcanzarán a cruzar. Esta pobre chica que se mató al meterse debajo de un bus, casi seguro estaba chateando, pues no llegó a frenar. Las autoridades vigilan por pocos días y los conductores, luego del período en que vigilan, vuelven a hacer lo mismo.

Pero volvamos al punto inicial. Una vida puede no valer nada para el que la tiene, pero para la familia, para su esposa, que se queda sola, con la carga de sus huérfanos, para los padres, para las personas que lo aman, esa vida es mucho más valiosa de lo que ellos mismos pueden imaginar. El egoísmo de pensar sólo en uno mismo, es lo que lleva al ser humano a no valorar su vida.

Esta vida, larga o corta es la única que tenemos. No vinimos al mundo a vegetar. Vinimos con un fin: demostrar que merecemos la vida eterna. Es nuestra responsabilidad cuidar nuestra vida. Somos nosotros los que debemos cuidarla, no las autoridades ni los que pasan al lado nuestro.

¡Reflexionemos! Si tuvimos la suerte de nacer en una familia buena o mala, tenemos nexos de familia y de amor, luego fuimos ampliando nuestro horizonte, conocimos amigos, creamos nuestra propia familia, nos unieron otros lazos. Esa gente que nos ama, nos considera necesarios para sus vidas. Para ellos nuestras vidas son muy valiosas. Nuestro respeto a ellos nos obliga a cuidar nuestras vidas.

Artículos relacionados

Un Buen Cristiano

Con sumo agrado y con un orgullo que no me cabía en el pecho, acepté ser una vez más padrino
de mi sobrino Piero, ya que tomó su valiente decisión de convertirse en “Soldado de Cristo” a
través de su Confirmación, y así mismo quiso, espero que por voluntad propia, que sus padrinos
de bautizo, fuéramos nuevamente sus padrinos en este Sacramento.

Me tocó acompañarlo en una pequeña pero sobria ceremonia donde culminaban su etapa de
preparación previo a recibir este sagrado Sacramento, pero al inicio de la misma, la catequista
les pregunto a varios jóvenes incluido mi sobrino, que sentían ellos a cerca de las charlas que
habían mantenido, y los todos consultados sentían “que se habían unido más a DIOS”, porque
desde ese periodo de reflexión y estudio de la Biblia, habían comenzado a ir más a Misa.

El pastor, la cabra y el tigre

Había una vez un pastor que caminaba junto a una cabra que tenía atada a una cuerda.Lo hacía por el único sendero que existía. Por él debía llegar rápidamente a la casa de su madre. La misma se encontraba gravemente enferma y tenía que tomar leche de la cabra para no morir.

En su presuroso caminar; el pastor llegó a un pequeño puente. Al final del mismo se encontraba un enorme y furibundo tigre que se movía desesperadamente como esperando a alguien para atacarlo.

En vista de no poder pasar por otro lado para seguir el camino, el pastor trató de convencer al tigre para que no los matara y los dejara continuar. Le habló sobre la urgencia que tenía por la enfermedad de su madre y le dijo que si no llegaba con la leche de la cabra, la misma moriría. Argumentó lo mejor que pudo para que el tigre no los descuartizara y los dejara pasar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×