19 julio, 2024

¡Te lo dije!

De niños escuchamos esta malhadada frase de, te lo dije, proveniente de nuestra madre o abuela, quienes advirtiendo un peligro, nos pedían prudencia en razón de tener dotes proféticas con información proveniente del cosmos.

Entonces, recibíamos millones de advertencias:  cuidado te quemas, te vas a caer, baja del árbol, no corras, no fastidies al perro que te va a morder, abrígate, para de moverte,  vas a manchar la alfombra, no toques, con eso no se juega, cuidadito lo pierdes, no te mezas, que no se te ocurra… y otros cientos de avisos que sin duda usted recordará. Inexplicablemente lo que lograban en nuestro infantil cerebro, era promover la acción no deseada que venía acompañada del famoso, te lo dije

Al te lo dije, le venía en combo el bien ganado pellizco, una nalgada o el chancletazo de rigor por haber transgredido una advertencia premonitoria al que solo las mujeres tienen acceso holístico. 

Charles Darwin, explica que los hombres pudimos evolucionar como especie, gracias a disfrutar un leve periodo de recreo de escuchar, te lo dije, entre la pubertad hasta el mismo día que procedemos a cometer matrimonio. A partir de este momento, una cascada interminable de, te lo dije, comienzan a venir de nuestra media naranja. 

La diferencia con el, te lo dije, de mamá, es que cuando recibíamos esta advertencia, no teníamos capacidad de deducir la posibilidad del peligro, en cambio de mayores, nuestra razón y argumentos lógicos nos hacen suponer que la advertencia es exagerada, superflua o inútil.

Y así como el amor tiene razones que la razón no conoce, las mujeres señalan peligros por pura adivinación, augurio y sexto sentido. ¡Son brujas!

Y las advertencias cambian: No te metas con fulanito; no me gusta zutano; ese no es amigo tuyo; te van a estafar; esa mujer algo quiere; no seas confiado, ese me cae mal; no bebas más y algún, me tinca, que ya no se usa porque viene del quechua que significa presentir. 

En la primera regata Salinas-Galápagos (1985) la esposa de uno de los miembros de la tripulación vaticinó que íbamos a chocar con una ballena e imploró a su marido no se embarque. La posibilidad que esto evento ocurra es casi imposible. 24 horas luego de partir, chocamos con una ballena y debimos abandonar el velero. Posteriormente con motivo del matrimonio de mi hija, envié el velero a Panamá para traerlo con unos amigos de regreso, mi esposa me pidió con insistencia que no lo haga porque lo iban a hundir…el embrujo se cumplió, perdí el velero. En los dos casos el, te lo dije, dolió en el corazón y el bolsillo.

Nuestros oráculos caseros reciben una voz interior llamada corazonada. La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre.

 La naturaleza ha compensado al hombre con otros talentos…que están en camino de descubrirse.

Nuestro sexto sentido es el sentido del humor, ahí no nos ganan. 



Artículos relacionados

Julia

La vi dos veces en esta vida, una de las cuales fue en su velorio. Hablé con
ella una sola ocasión en la que me hizo sentir realmente bien diciéndome
que parecía una quinceañera. ¿Qué importancia puede tener en mi vida
una persona a la que apenas conocí?

Una importancia tremenda, tanto, que el día en que me enteré de su
muerte y aún días después yo seguía conmocionada.

Paula, la tercera de mis hijas, me había pedido que la acompañe un día
a sus visitas de los viernes a las viejitas del asilo. Ella les había hablado a
todas de mí, quería presentármelas y las viejitas deseaban conocerme.

Aquel viernes en el asilo fue toda una experiencia, de esas que te dejan
marcada la vida. Ni bien llegué pude darme cuenta de la desenvoltura de
Paula en aquel ambiente, parecía un ser compuesto de aire, desplazándose
con soltura, casi levitando entre una cama y otra. Sabía el nombre de
todas las viejitas y con ese nombre me las presentaba. Celinda, la mudita,
Pastora, la que nunca fue a Quito, Blanquita, y entre tantas, Julia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×