12 julio, 2024

Matriz Productiva

Como es conocido por todos, el gobierno ecuatoriano apunta al cambio en la matriz productiva, destacando como el eje central la energética y, con ello, la generación de hidroelectricidad, cuya puesta en funcionamiento apuntaría a una baja significativa en los precios de la energía, lo que daría como resultado menos costos en el proceso productivo.

Este cambio de la matriz productiva en todos sus ejes es un proyecto encomiable, y así lo ha destacado el presidente de la Junta Nacional de Defensa del Artesano, quien alienta el desarrollo generalizado de las 168 ramas de la artesanía que tiene nuestro país.

En esta línea, y tras la última visita del presidente a Rusia y del vicepresidente a China, se han despertado grandes esperanzas en los artesanos ecuatorianos con respecto a la posibilidad real de introducir tecnología moderna a sus herramientas artesanales, las cuales en muchos casos datan del siglo pasado, situación que los hace menos competitivos en sus productos finales y limitados en su producción.

Los artesanos constituyen un motor importante en el desarrollo del país, que podría ser potencializado en miras a la exportación de productos finales, tales como la balsa como producto para piezas de aviones y barcos, o el desarrollo de la artesanía de la orfebrería, para no exportar el oro y la plata como materia prima sino joyas o tecnología que alcanzan mayor valor agregado.

Recordemos que el metal precioso, oro, es uno de los principales elementos de la electrónica, cuyos componentes se usan en la producción de interruptores, circuitos de teléfonos celulares, dispositivos GPS, chips, computadoras, alambres conductores, relojes, etc., por la mayor resistencia que tiene a la corrosión, por lo cual hoy en día es imposible pensar en algún aparato electrónico que no posea el metal precioso.

Sobre la base de esta realidad, es importante mirar hacia los artesanos como fuente de trabajo y desarrollo, capacitándolos con la tecnología necesaria para que ellos formen parte de este megaproyecto de cambio en la matriz productiva, con miras al engrandecimiento de la patria y la exportación de productos terminados en el vasto mercado de competencias en el mundo.

Artículos relacionados

Seis años del «30 ESE»

Hoy 30 de septiembre del 2016, se cumplen seis años que  un grupo de policías se tomó el Regimiento Quito e hicieron demandas salariales fuera del orden y la disciplina; como sabemos […]

Luis Napoléon Dillon: ¿Patriota o Vengador? – Tercera parte

Cuando entró en liquidación el Banco de Quito, el Gobierno autorizó al Banco Internacional de Guayaquil, de reciente constitución, a tener sucursal en Quito, siempre que se haga cargo de los activos y pasivos del primero. Fue un error que costaría muy caro.

La relación fatal entre gobernantes y banqueros no terminó en las primeras décadas de la banca. El Banco de la Unión (BDU), segundo en establecerse en Quito, corrió igual suerte que el Banco de Quito, tuvo una vida muy corta y llena de conflictos. Constituido en 1880, para 1895 se declaró en quiebra. El nuevo Banco fue bienvenido en la capital, que tenía decenios de escasez de medios de pago; no había progreso material por la falta de créditos. La inestabilidad gerencial reflejada en frecuentes cambios de gerentes, el otorgamiento de créditos de recuperación dudosa y las emisiones de los billetes sin el suficiente respaldo en metal precioso, en parte presionados por los gobiernos para conseguir préstamos, llevaron al BDU a suspender nuevas operaciones de crédito y comenzar a recoger sus billetes que se encontraban en circulación, en 1887. Desde esta fecha hasta 1895, la situación se fue deteriorando, llegando a un total estado de iliquidez. Los rumores de que no se aceptarían sus billetes en las oficinas públicas, causaron pánico y el respectivo retiro masivo de los pocos depósitos que le quedaban. El golpe de gracia fue la orden que emitió el poder Ejecutivo de que no se aceptaran esos billetes en las oficinas públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×