29 mayo, 2024

Toda acción genera reacción.

El concepto expresado de que toda acción crea una reacción, es un principio lógico universalmente aceptado, dentro de los principios de la física y naturalmente humano.

Si la acción es violenta, indudablemente que debe esperarse una reacción violenta, al igual que si la acción es verbal, debe esperarse una reacción verbal. Así mismo el que ofende, esta sujeto a que la reacción que genere su ofensa, pueda ser una ofensa.

Bajo este principio el Sr. Presidente, Econ. Rafael Correa es quien inició el sistema de las ofensas personales y colectivas, para señalar a quienes discrepaban de su opinión o de las acciones asumidas por su Gobierno.

Recordemos algunos hechos y acciones patrocinados por el Sr. Presidente. Llamó a una distinguida dama “gorda horrorosa”, a los guayaquileños residentes en el área de Samborondón, o que tuvieren alguna decente posición de vida “Pelucones”. A los periodistas que discrepaban de su opinión, los llama permanentemente “corruptos” y a la Prensa, diarios, revistas o programas de televisión, que expresaran o dieran cabida a comentarios u opiniones adversas a sus opiniones, los denomina permanentemente “Prensa Corrupta” y así podríamos recordar otras opiniones vertidas por el Sr. Presidente, generando una permanente ofensa para todos los que piensan diferente a él.

Poco a poco la tensión ha ido subiendo y la ofensa se ha generalizado, así lo vemos diariamente en el convivir social en las calles de nuestra ciudad, pues toda acción genera reacción, muchos conductores ante la presión vehicular del intenso tráfico, se han vuelto groseros y ofensivos, sin respetar ni el sexo, ni la edad, del otro conductor y mucho peor de los peatones, por eso la CTE a iniciado una campaña de respeto al peatón.

La prensa ha respondido con firmeza, y a veces en elevados tonos, a similitud del sistema usado por el Econ. Rafael Correa, lo cual ha generado la contrarréplica del Sr. Presidente, abusando de su poder político para exigir sanciones y retribuciones de dinero, como retribución a la honra personal, por los actos que el mismo inicio.

El 30 de Septiembre, si el Econ. Rafael Correa hubiera actuado con serenidad, tino e inteligencia, ante el justo o equivocado reclamo de la Policía y algún sector del Ejercito, no en la forma grotesca en que actúo, olvidándose de la jerarquía que tiene e impone la Presidencia de la República, desgarrándose su camisa y desafiando a que lo maten, se hubieran evitado todos los bochornosos espectáculos que se generaron y que crearon una negativa opinión Internacional, se hubiera evitado la perdida de las valiosas vidas que cobró su desacertada acción, convirtiéndose en el actor principal de esa desgracia.

Toda acción genera reacción, Sr. Presidente no provoque más, no genere reacciones violentas por su falta de tino y mesura, no ofenda a quienes no comparten sus decisiones. Lo cortés, no quita lo valiente.

Cambie su actitud prepotente y ofensiva Sr. Presidente y le hará mucho bien al País y a su Gobierno. Evite que fundamentalmente la juventud se exprese y actúe desequilibradamente, acción que puede aumentar las violentas reacciones que hoy se viven a diario en el País. Ud., como primer ciudadano del País, debe ser un ejemplo vivo, de cómo actuar en los momentos más difíciles que debemos enfrentar en nuestro diario convivir, sin pasiones ni revanchismos.

La delincuencia al margen de los problemas analizados y evaluados por la Policía, también son consecuencia del estado de ánimo agresivo que se ha generado en el País, generando igualmente violentas reacciones.

Ofrecer excusas, no es cobardía ni temor. Reconocer el error cometido es valentía y coraje, propio de los hombres capaces e inteligentes, que no buscan sus excusas en el supuesto error de los demás.

Reconozca Sr. Presidente que es necesario cambiar en beneficio de la paz, de la tranquilidad, del desarrollo y del progreso del País.

Guayaquil, por la Patria con autonomía.

Artículos relacionados

Las Armas y la Delincuencia

Aunque la opinión de quienes tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad y por lo tanto la vida de todos los ecuatorianos, señalan que la delincuencia a disminuido de acuerdo con sus […]

Combatir la pobreza

Me considero contrario al Socialismo del Siglo XXI porque siguiendo el ejemplo de Venezuela e intentando emular a la Cuba de Castro, hace mucho énfasis en combatir la pobreza. Combatir la pobreza es la manera de amancebar un pueblo, de mantener dormidos los ideales, de bajar la capacidad individual del ser humano y convertirlo en un simple rastrojo que no sirve para nada.

El país no necesita combatir la pobreza sino eliminarla, y la única forma de acabar con ella es generando riqueza…

No hay comentarios

  1. Muy lindo articulo y muy digno de ser oido y practicado. Sinceramente, creo yo, va a caer en saco roto porque hay un refran popular que dice «el que nace panzon aunque lo fajen». Ojala me equivoque y sus comentarios sean oidos.

  2. CARLITOS : NO GASTES POLVORA EN GALLINAZOS.!! ESTE ES UN POBRE ENFERMO, QUE NO TIENE REMEDIO Y, CON EL PODER, CADA DIA SE PONDRA PEOR.!!!!!!!!!!

  3. Nadie se opone a lo que ud afirma, es lo correcto, la respuesta blanda aplaca la ira, dicen los proverbios, y tambien dice huye el escarnecedor y cesa la contienda, pero la grotesca actuacion, por usar su terminologia, del individuo en marras nos estallevando a un punto critico que puede llevarnos a situaciones insospechadas, llamar a la cordura es lo inteligente, perdonar y no llorar sobre la leche derramada es una buena alternativa, pero perdon y olvido por los desatres financieros, o la destruccion de el estado de derecho no, y no.
    Ya es tiempo de elevar una cabeza de turco para espantar a los que se atrevan a querer destruir un orden constituido con la malsana intencion de sentirse todopoderoso y abusar de las delicias del poder

  4. En cuanto valoraríamos la honra de nuestro país? El presidente Correa debería demandarse así mismo por causar tanta vergüenza a todos los ecuatorianos por la burda, demencial y absurda hasta el rídículo forma de , pretendiendo hacer creer al mundo que su demanda, juicio y sentencia se han ceñido a la justicia, moral y ética. Ha dejado a la señora de la justicia con los ojos abiertos y despojada de su honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×