19 junio, 2024

¿Contando Ovejas?

Compatriotas, se dice mucho que la apatía es esclavitud. Y escribo esto para demostrarles que es verdad. En Venezuela recientemente murió un hombre, Franklin Brito falleció en el hospital militar.

El Sr. Brito no era cualquier paciente, el se encontraba en una huelga de hambre porque el estado le había quitado sus tierras, y el juró no descansar hasta recuperar lo que el con tanto trabajo había hecho prosperar. Lo que muchas veces no escuchamos cuando el Presidente Chávez dice: “¡Exprópiese!”, es el grito de la persona atrás de la pantalla, o al lado de la radio diciendo: “¿Por qué yo?.

Por otro lado, aquí en Ecuador, el Presidente Correa se ha metido con casi todos. Comenzó con el Ing. Febres-Cordero, después apuntó a el Ab. Jaime Nebot, no habiéndole bastado, se metió con la arquidiócesis de Guayaquil por defender los valores católicos. Y ahora, para cerrar con broche de oro; la Junta de BENEFICENCIA de guayaquil. ¿Cómo pueden reclamarle a una entidad que año por año le devuelve la sonrisa a cientos de personas?. ¿Porqué no se preocupa mejor, porque por ejemplo ahora todos sus asambleistas anden comprando propiedades y tienen acceso a lujos que antes no veían ni de lejos? ¿Hasta cuando el cinismo?.

Reclámele al ex ministro de deportes que ahora esta libre por los millones que desaparecieron en su gestión. Asegúrese de que paguen los ladrones, los violadores, los asesinos, algunos libres en las calles gracias a que en un año no le impusieron sentencia. Y muchos lamentablemente, en vez de levantarnos en son de protesta, estamos “contando ovejas”.

¿Quién va a hablar por Franklin Brito, hombre que murió luchando por lo que le pertenecía? Nosotros, pero no nos quedemos cruzados de brazos. Adelante, en nuestras manos está el futuro. Hablemos por los que no tienen voz, protestemos por los que no pueden, seamos valientes por los que no se atreven!

Artículos relacionados

No se atrevan

Se inicia un año difícil desde muchos puntos de vista. La situación económica es algo con lo que los ecuatorianos tendremos que vivir por algún tiempo, consecuencia el latrocinio correista. La corrupción […]

No hay comentarios

  1. que orgullo es ver a un joven de 16 años que razone de esta manera, cuando hay otros que ni siquiera les importa ni se enteran lo que pasa en este pais y sudamarica, sigue adelante, no desmayes, asi debe actuar la juventud que es la promesa del futuro

  2. Hola bueno mi opión respetando la suya es que hay muchas personas que tienen extensos latifundios ociosos cuando hay quien desea tener para prosperar y es totalmente injusto que unos tengan demasiado y otros ni donde caerse muertos….es contradictorio lo que se dice de Venezuela muchas familias ecuatorianas viven haya y cuentan cosas muy buenas excelentes…..yo por mi parte no se si decir que la junta de beneficencia hace un buen trabajo porque que yo sepa nada es gratis en el cementerio ni en los hospitales de la junta asi que si creo que deberia administrarse eses dinero y no tener monopolios; estamos en el siglo XXI entonces todo es competencia…PS no defiendo este gobierno al contrario lo etesto pero si hay que reconocer las pocas cosas buenas que tiene.

  3. Sr. Carranza, le agradezco de antemano la atención que le presto a mi artículo. Ahora, aclarando unas cosas, si lo de los latifundios le parece injusto, me parece justo a mi suponer que usted cree en compartir sin limites. Le rogaria que ahorita mismo lleve a una fundacion, (no la junta de beneficiencia, porque de lo que leo no le satisface su gestión) y entregue TODO lo que no usa, porque como dice usted, otros lo pueden usar. Para que tener el derecho a adquirir lo que quieras si no todo lo puedes usar? Una vez mas, gracias por leer un articulo y un gran abrazo

  4. Felicitaciones por su valentía y su entereza, para recordarles a jóvenes y viejos que el deber de todo buen ciudadano, es hacer respetar sus derechos.

    Lo que sucede en Venezuela es más que preocupante, es una verdadera desgracia. Mis amigos y relaciones que aun viven en ese desdichado país; están desesperados frente a tanto desorden, delincuencia, inseguridad, y crímenes que suceden a cada instante.

    Los que han podido vender sus pocas pertenencias, ya se fueron. Quedan en ese país millones de miserables, y una horda de nuevos ricos y de abusivos funcionarios de ese mal gobierno.

    Venezuela se ha transformado en un infierno para las personas honestas. Allá es mejor ser ratero, o amigo de algún gamonal instalado en el gobierno corrupto de Chávez, que trabajar decentemente para poseer lo básico, y ni se diga un lote de tierra.

    Nota:
    Señor Carranza: Para tener algo hay que trabajar para obtenerlo. No hay que esperar que llegue un desgobierno de rateros para que le roben a pistolazos a aquellos que se llenaron las manos de callos, para hacer producir sus tierras. Eso se llama robo. No se siente a esperar que le entreguen cosas ajenas en bandeja. Póngase a trabajar, y deje de pensar en lo que no es suyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×