21 julio, 2024

Los décimos

Si bien nuestro “anticuado” Código del Trabajo indudablemente necesita un cambio que incorpore las nuevas conquista de los trabajadores, debemos recordar que nuestra Constitución dice que “los derechos laborales son irrenunciables e intangibles” y que “será nula toda estipulación en contrario”. Lo intangible, según reza el diccionario es aquello “Que no debe o no puede tocarse”, peor alterarse.

Las “remuneraciones adicionales” otorgadas como bonificaciones ocasionales o festivas que constan en nuestro Código Obrero, fueron creadas con el afán de mejorar las condiciones económicas de los trabajadores: El derecho que tienen los trabajadores a la decimotercera remuneración o bono navideño, que es equivalente a la doceava parte de las remuneraciones que hubieren percibido durante el año calendario y se paga hasta el veinticuatro de diciembre de cada año; así mismo, la decimocuarta remuneración es una bonificación anual equivalente a una remuneración básica mínima unificada para los trabajadores en general, la cual es pagada hasta el 15 de marzo en las regiones de la Costa e Insular y hasta el 15 de agosto en las regiones de la Sierra y Amazónica, según el régimen escolar. Amabas no son consideradas como parte de la remuneración, por ende su valor no es incluido para el calculo del fondo de reserva, ni para el pago de las indemnizaciones y vacaciones.

La pretendida mensualización de los décimos podría afectar al principio de intangibilidad al alterarse su forma de pago y propósito para el que fue creado, pues difícilmente la gran mayoría de los trabajadores que reciben un sueldo básico de 318 dólares, podrán tener capacidad de ahorro.

Por estas razones y para que la propuesta no implique una posible merma a derechos y conquistas laborales, pues no todos los trabajadores tendrán la acuciosidad y disciplina de pedir “por escrito” el continuar recibiendo sus décimos en las formas y fechas estipuladas en el Código, podría invertirse la propuesta en el sentido que los décimos se mantengan intangibles como hasta ahora, y más bien en caso de que el trabajador desee la mensualización del los mismos, solicite su cambio por escrito.

Artículos relacionados

La Caja de Pandora

Según la mitología griega, Pandora fue la primera mujer, hecha por orden del Dios Zeus, como parte de un castigo a Prometeo, por haber revelado a la humanidad el secreto del fuego; Prometeo advirtió a su hermano no aceptar ningún regalo de los dioses, pero este, no lo escuchó y aceptó a Pandora, enamorándose de ella y finalmente tomándola como esposa; hasta ese entonces, la humanidad había vivido una vida totalmente armoniosa en el mundo, pero Pandora por curiosidad abrió una caja que contenía todos los males conocidos, liberando por tanto, a todas las desgracias humanas.

No hay comentarios

  1. No sé si tiene razón, pienso que sí, pero sigo amando su estilo de manejarse en la crítica, insisto, deja un mensaje, el lector aprende y sin odios, destructivo a todo y a todos, sin bajas pasiones, ojalá algún día esté en la función pública. Siga así objetiva, solo obedeciendo a sus principios, buena suerte.

  2. QUISIERA CREER EN LAS BUENAS INTENCIONES DE LOS IDEOLOGOS DE ESTA ALTERACION CONSTITUCIONAL. SERA PARA BIEN O PARA MAL PARA LOS QUE GANAN SUELDO MINIMO DONDE NO ES POSIVLE EL AHORRO? DIOS MIO ILUMINA AL PRESIDENTE Y SUS ASESORES!

  3. Obreros del mundo uníos, así decían los socialistas de 1917 y tomaron el poder en la Unión Soviética; aquí en Ecuador, la revolución al mejor estilo imperialista USA, se unifican todos los gananciales para que el remunerado, tenga toda la platita de una sola y no en partes.

    Pero bien, así cambian los tiempos, anteponiendo los caprichos, la popularidad o las intenciones de que exista mayor circulante para que aguanten sin decir nada la subida de los servicios básicos y de los combustibles específicamente. Es esta la estrategia del gobierno?, entonces dejémonos no más que nos paguen completo, para luego imponernos con una nueva creación de decimos que claramente ha especificado la doctora Acosta en este inteligente editorial.

    No seamos ilusos ni utilizables y peor descartables; utilicemos la misma forma de sorpresa y luego demos el golpe.

    Para finales del 2013, segurito que tenemos unos nuevecitos décimos porque nos necesitan para las elecciones del 2014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×