12 julio, 2024

¿Equidad de Género?

El lenguaje ambiguo o poco claro suele confundir a la población, y en nuestro
país el tema se agudiza cuando la Constitución lo plasma en su texto. Esto es
lo que acontece con la famosa “equidad de género” y lo que ésta ha significado
en el Ecuador, según varios actores sociales opinan.

Dice el artículo 11 de la Constitución que nadie podrá ser discriminado por
razones de edad, sexo, identidad de género, orientación sexual, etc., con lo
que el lector puede advertir fácilmente que la identidad de género, el sexo y
la orientación sexual son palabras diferentes, pues de lo contrario habría una
inútil repetición de conceptos.

Según el DRAE, existen 2 sexos: masculino y femenino, y los reconocemos
por su condición orgánica; de allí que en nuestra cédula se determine a qué
sexo pertenece la persona. Géneros, por el contrario, hay varios; son la clase
o el tipo al que pertenecen las cosas o personas con uno o varios caracteres
en común. La música, puede ser de género rock, pop, reggaetón; hay géneros
literarios, periodísticos, etc. Gramaticalmente son la clase a la que pertenece
un nombre, sustantivo o un pronombre: masculino, femenino o neutro. Por
ejemplo, la silla es de género femenino y carro, de género masculino. Hay el
género de actores cómicos, de guionistas, etc.

La Organización Internacional del Trabajo define a sus convenios 100 y
111 como la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres, y la no
discriminación basada en el sexo. Estos instrumentos internacionales no
mencionan al género. Las mujeres alrededor del mundo han luchado por
muchos años a favor de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres,
indistintamente de sus orientaciones o preferencias sexuales. De estas
conquistas ha derivado, entre otras cosas, que en los concursos públicos se
propenda a seleccionar equitativamente entre hombres y mujeres, como lo
acontecido en la novísima Corte Nacional de Justicia.

Pretender llamar indiscriminadamente al sexo, género, nos lleva
inequívocamente a un error, como mínimo gramatical, por lo que habría que
preguntar a los actores sociales, cuántos géneros humanos existen, y a cual
género se refieren cuando hablan y pregonan su equidad.

Artículos relacionados

Mis principios son mis fines

Pareciera que estoy diciendo un disparate y sin embargo es la forma como deberíamos proceder todos, si quisiéramos que el mundo fuera un sitio digno de ser habitado por seres pensantes.

Los principios deben ser nuestra forma de vida. Si siguiéramos esta simple regla, nos sería imposible manipular la verdad como pretendemos manipularla en general en nuestro accionar diario. Para pasar por ingeniosos o inteligentes, buscamos pensar con picardía y demostrar que podemos encontrar alternativas válidas a la verdad. Desafortunadamente la vida nos lleva luego a querer continuar con estos éxitos y empezamos a falsear la verdad para ponerla a nuestra conveniencia y creemos que continuamos obrando dentro de nuestros principios y que somos honestos, cuando estamos obrando en contra de las buenas normas y la moral. La moral en su esencia está genialmente descrita por nuestro prócer Don José Joaquín de Olmedo en su Alfabeto para un niño, cuando dice: “Moral, la sana moral consiste en amarse bien, en hacer a todos bien y en no hacer a nadie mal”.

×