Autor: Alberto Franco Lalama

Opinión

La Suficiencia Recaudatoria

El cambio experimentado en nuestra estructura tributaria es profundo, conforme la constitución que quedo derogada de 1998, el sistema tributario se sustentaba, para la determinación de la carga tributaria, en la capacidad contributiva de los sujetos pasivos de la obligación. Conforme la Constitución del 2008, se sustenta el sistema en la suficiencia recaudatoria. Los conceptos son diametralmente diferentes, y se pone en entredicho la sanidad del sistema tributario, porque virtud de la suficiencia recaudatoria puede llegarse incluso al abuso, léase confiscación, con la justificación de la necesidad de alcanzar la meta de ingresos proyectada por el estado.

El sistema, tal cual se ha diseñado en la mayoría de las economías del mundo, salvo unas cuantas que se autocalifican de socialistas, contempla la contribución tributaria desde dos aspectos claros y convergentes, esto es, el de equidad y el de suficiencia, pero si se elimina uno solo de ellos, el estado se va a encontrar en un verdadero vórtice de fuego para cumplir con los servicios públicos esenciales derivados de las necesidades públicas esenciales, indelegables, primigenias, lo que innegablemente originaria el aplazamiento del cumplimiento de la finalidad social del estado.

Opinión

Sorteos y Casilleros en la corte

Eran un secreto a voces las malas acciones en el área de sorteos y casilleros de la corte. Incluso algunos abogados habíamos denunciado la manipulación que permitió que se pierdan casos por sustracción de boletas sorteos amarrados, etc.

El manejo de los sorteos se da amparándose en un sistema electrónico no actualizado que permite fácilmente el acceso a cualquier persona con un mediano conocimiento y mas aun si esta en el departamento y conoce el meollo de cómo opera el sistema, se cambian los jueces poniendo al que se le ha pedido previamente su autorización, dicho de otra forma con el cual se a concertado el acuerdo para lograr un fallo.

Opinión

La dignidad

A lo largo de cuatro años, el señor Presidente ha venido denostando a la prensa, muchas veces el ataque ha sido directo contra la empresa periodística, en otras tantas ocasiones el ataque ha sido contra los periodistas.

Si revisamos quienes son los periodistas podemos decir que somos hombres y mujeres de clase media, desde la alta hasta la baja, en ningún caso pertenecemos a los círculos de elite económica. Quizás con un poco de suerte se ha podido adquirir una casa y un carro, pero quienes llegan a esa situación ya pintan canas y tienen muchos años en el ejercicio de este oficio y la mayoría lo hacen en dos o tres actividades que es lo que permite al cabo de veinte o treinta años de trabajo lograr las mínimas comodidades a las que me he referido.

Opinión

Apatridas

Progresivamente en la vida el ser humano busca su escalón. Se va situando en los niveles que la misma vida da a escoger como posibilidad de ubicación. Es fácil afirmar que cada cual se busca su propio destino, aunque hay veces que la vida le sonríe mas a unos que a otros y las oportunidades que se nos niegan a unos se brindan a otros. La lucha constante, el tesón, la visión de la oportunidad, abren los caminos de algunos, y sin cerrar los demás, les permiten aprovecharlos mejor que los otros.

Las opciones se dan a partir de aprender a vivir las oportunidades, de la capacidad para identificarlas. O también del tesonero esfuerzo del día a día, haciendo un camino. El resultado será: una meta esforzada en el segundo caso, rutilante y envidiada en el primero. Esta es la condición del ser humano, ese que se labra el camino o que le arranca a la vida la sonrisa por saber descubrir tras de que puerta esta, como en juego de sortilegios.

Opinión

La Consulta y la institucionalidad

CONSULTA POPULAR

Reiteradamente he sostenido que la única manera de lograr una patria grande y prospera es respetando la ley. El respeto a la Ley, que es la máxima manifestación del compromiso adquirido en el contrato social, debe de ser irrestricto, y no me refiero al conductor que incumple la ley de transito o al contraventor que bota basura a la calle en contra de la ordenanza de Aseo dictada por el municipio. Me refiero a la totalidad del entono. Esos infractores lo son porque sienten que es posible el irrespeto, porque hay seguridad de impunidad.

Nadie está por encima de la ley, ni hay fin supremo superior a la ley. No se justifica de modo alguno el quebrantamiento de ella, y más bien cuando dicho quebrantamiento se origina en las más altas esferas del poder administrativo, se debe volver perentorio el castigo o sanción para quien lo hace, considerando incluso la posibilidad de que dicho incumplimiento sea el resultado de una acción directa de los mas insignes funcionarios del estado, para quienes debe pesar con mas fuerza la sanción por incumplimiento de la ley.

Opinión

La edad del inútil

Es una de esas tardes abúlicas de domingo, sentado frente al calor de la ciudad y a estas alturas de la vida, frente a uno mismo, cuando ya no tienes imagen que crear, todo está dicho, todo está hecho. Sientes que simplemente te puedes parar ante la vida porque sabes que lo que has vivido lo has hecho con la convicción de aceptar las consecuencias de lo malo y el premio de lo bueno. Dicen los entendidos en las prácticas filosofales que este estado de la vida del ser humano lo sitúa por encima del bien y del mal.

Un poco es cierto, porque si has vivido con conciencia de lo que haces, sí estas sobre el bien y el mal, si no lo has hecho, sino que hipócritamente te has ocultado en supuestos principios o te has pegado a normas sociales de comportamiento por seguir al círculo, tienes que aceptar un castigo muy severo, no sé quién te lo cobrara, porque desperdiciaste tu vida, si vives de una u otra forma, siempre debes tener conciencia de lo que haces.

Opinión

Criterios sobre el 30S

El querer sopesar lo bueno y lo malo, para establecer un justo medio, es una manera de favorecer intereses, especialmente en la vida política de la república. Nadie que tenga empatías políticas va a dejar que el fiel de la balanza caiga libremente, siempre va a tratar de ponerle un peso adicional que favorezca su pensamiento. El ser humano es político por esencia y quienes estamos en los medios de comunicación, por mas que no hagamos disciplina partidista, que no estemos involucrados legalmente con un partido político, estamos quiera que no, involucrados con una idea.

En esta línea de pensamiento, tratare de ser lo más objetivo posible. No he tocado expresamente el tema del 30 de septiembre hasta no tener suficientes elementos de juicio, para no pecar, ni en bien ni en mal y si lo hago sea por un exceso de purismo. Como primer hecho verificable tenemos el pronunciamiento policial en el Regimiento Quito, con el único requerimiento de devolución de sus condecoraciones que representan bonificaciones económicas. Cabe indicar que para un elemento uniformado tiene un valor intrínseco el tema de la condecoración. El simbolismo que representa para un hombre o mujer de armas la medalla o la condecoración, es elevado, forma parte de la estructura mental de quien escoge esta carrera, en ellos los conceptos, honor, valor, muerte, patria, etc., se encuentran representados superlativamente en estos pedazos de metal, cintas y representaciones, que para nosotros los civiles muchas veces no tienen importancia. Eso, aunado con el beneficio económico sirve para: navidades, cumpleaños, quince años de la hija, Universidad de los hijos, entrada de compra de casa, como es el caso de la jubilación o retiro. Este es un estilo de vida ya programado y previsto. Forma parte de los elementos que impulsaron a escoger esa profesión.

Opinión

Derechos Constitucionales y Proyecto Político

La nueva constitución abrió muchos caminos, anteriormente cerrados por la misma forma de conceptuar el derecho en esas legislaciones madre que ahora han quedado atrás. Quedaron superadas porque la misma constitución de Montecristi establece que, en caso de acudir a la creación de una nueva constitución esta no deberá contemplar un retroceso en la normativa referente a la supremacía de los derechos reconocidos y de obligatoria aplicación para cada uno de los ecuatorianos en cualquier edad, condición laboral, social y económica.

Esta situación de gran positivismo incluida en la nueva constitución no obsta para que tenga errores terribles de redacción, de sintaxis, de estructura y técnica jurídica. Pero hay que ir más allá. Esta constitución es el resultado de un proyecto político, hecho al que la misma opinión pública no le hace mucho caso.

Opinión

Atrapado sin Salida

REGIMIENTO QUITO,DISTURBIOS.

Definitivamente repudiable además de sancionable el acto realizado por la policía nacional, agravado por provenir de quienes si son considerados por Ley como custodios del órden, esa es la misión constitucional de esta institución ligada conceptualmente con los principios de ética, moralidad y repito de orden.

No se puede trata de justificar lo injustificable, cometieron un error, un delito, en definitiva actos que pueden ser calificados de muchas formas y maneras. No cabe aplicar la máxima lógica de error borra error. No, definitivamente no. El error de los mandos gubernamentales, llámese Asamblea y Ejecutivo, los unos al hacer el juego de crear una ley para que el presidente la cambie como quiere, y el presidente al aplicar un veto fuera de la lógica política y de los marcos constitucionales.

Política

Gobernabilidad

Lenteja, 17 de Marzo del 2010, Maestría Política 10 de Agosto del 2010, Fracaso del Legislativo 30 Julio del 2010; por citar tres de los últimos artículos escritos en torno al manejo del estado, pero no solo por parte del jefe del ejecutivo, sino por quienes siendo parte de la oposición también lo son del gobierno, en sentido estricto del concepto político, aunque en orilla contraria, pero aportan con hechos políticos que forman parte del gobierno.

Lo importante de estos artículos es que en ellos se contempla la necesidad de una acción política real por parte de los actores políticos insertos en la orilla opuesta al caudal ideológico de Alianza País. Ente electoral que trata de mantenerse como una crisálida política sin mutar a la condición siguiente de partido político, en rechazo al concepto creado por los publicistas aliancistas de que todo lo que huela a partido político tiene fondo de rancio y podrido.