30 mayo, 2024

Atrapado sin Salida

REGIMIENTO QUITO,DISTURBIOS.

Definitivamente repudiable además de sancionable el acto realizado por la policía nacional, agravado por provenir de quienes si son considerados por Ley como custodios del órden, esa es la misión constitucional de esta institución ligada conceptualmente con los principios de ética, moralidad y repito de orden.

No se puede trata de justificar lo injustificable, cometieron un error, un delito, en definitiva actos que pueden ser calificados de muchas formas y maneras. No cabe aplicar la máxima lógica de error borra error. No, definitivamente no. El error de los mandos gubernamentales, llámese Asamblea y Ejecutivo, los unos al hacer el juego de crear una ley para que el presidente la cambie como quiere, y el presidente al aplicar un veto fuera de la lógica política y de los marcos constitucionales.

Pienso que lo ocurrido es una suma de errores provenientes de varios lados. La Asamblea, la oposición que creyo en un juego político que sabemos no era viable, el Presidente al abusar de su condición de colegislador, los asesores del Presidente que no midieron las consecuencias posibles de su acción y más bien seguramente aplaudieron al Presidente como corifeos sin tener la valentía ni la decencia de decirle “Presidente, se nos puede ir de las manos la situación, vamos despacio” sino que en orgìa de poder aplaudieron y dijeron dele Presidente, sin considerar que el que será juzgado por la historia es el y no los cuatro corifeos de los cuales nadie se acordará, pero que seguramente si saldrán obesos del dulce del poder que los emborrachará hasta hacerlos sentir por encima del bien y del mal. No se olviden de Guillermo Guillotiné y de Voltaire.

Los extremos en el ejercicio del poder son producto de malos consejeros. Estoy recreando la escena de cuando le dijeron al Presidente que la Policia se había alzado, no se tenia una información cierta de lo que había ocurrido, seguramente se pensó que era un movimiento orquestado con el afán de derrocar al Presidente. Pero no habían los elementos para pensar en eso, no hay un Vicepresidente conspirador, este se ha pronunciado reiteradamente en que el fue elegido como tal, que no ocupara el poder y que no le interesa. Yo le creo, huelgan las razones, simplemente le creo y pienso que como yo mucha gente en el Ecuador tiene la misma persepciòn. No se vio ningún interesado en generar un caos diferente del que ya provoco el pronunciamiento de la policía. El movimiento fue netamente institucional. Entonces desde ahì se siguen acumulando los errores.

El Presidente jamás debió haber expuesto al país a la necesidad de un posible ejercicio de la sustitución, el jamás debió haberse presentado en el sitio del levantamiento. Salvo que la información hubiese sido tan efectiva que conocía de antemano que no había intenciones de hacerle daño, entonces en ese momento estamos entrando en un plano diferente, pero como todo esto es elucubración, sigamos con el desarrollo de nuestro pensamiento. Si ya cometió el error de presentarse donde no debía no provoque, porque podía haber un policía que no esté en sus cabales y utilice su arma de dotación y en ese momento teníamos al país en una guerra civil porque muchos no hubieran aceptado que la agresión armada del Presidente fue producto de un momento de estupidez.

Luego, por las versiones periodísticas que se acallaron con el objeto de que no se sepa la verdad, que el Presidente estaba era siendo atendido en el hospital, que los policía no se negaban a que salga, que querían era con su orgullo de servidores armados, querían demostrarle que no era nada personal, haciéndoles calle de honor y escoltándolo al Palacio Presidencial, porque de haberle querido hacer daño ya lo hubieran hecho en la mañana o durante el dia que estuvieron alrededor del hospital, pero nuevamente los malos asesores no el hicieron ver que era mas conveniente para todos, incluido el Presidente, manejar la situación en un plano de no violencia.

Por ultimo el error mas grave, que es el que le va acarrear mas daño político, el haber silenciado a la prensa mediante la cadena nacional, cuando la prensa estaba haciendo ver lo incorrecto de la acción de los policías, pero en infundado deseo de manejar la versión única, ese es un deseo insano de controlar hasta el mas minimo pensamiento de las personas, inmoral, ilógico y estúpido. El asesor que le recomendó hacerlo debería ser expulsado como Luzbel lo fue del cielo, porque ese es un traidor refinado, que dice que quiere lo mejor para el régimen pero en realidad responde a la quinta columna creado la condición para hacernos sentir atrapados sin salida y crear nuestra deseperaciòn, cuando si hay cosas rescatables, pero que a este paso se borrarán por la suma de errores.

Artículos relacionados

El jardinero que un día lloró…

Mirando a través de una ventana que existía desde el infinito; mucho antes de la nada y después de hacerse el todo… un jardinero contemplaba el universo. En su corazón se albergaba la energía del amor. Su intelecto tenía todo el conocimiento ilimitadamente concebido.

Poseía la inconmensurable sabiduría que le había otorgado su propia historia que no tenía tiempo ni comienzo. Era una perenne vertiente de sapiencia y ternura.

Un día creó para su complacencia un universo regido por sus propios principios. De sus decisiones dependía el destino y la sobrevivencia de todo lo que había concebido en su interior.

El jardinero poseía una imagen muy sencilla.

Vivía austeramente y su corazón estaba cundido de dulzura.
Se erigía como una majestuosa deidad entre todo lo que había y poseía una grandeza que solo era superada por su humildad.

No hay comentarios

  1. Bonita lírica, pero sinceramente no veo nada de rescatable.

    Ese señor valiéndose de su alto cargo estuvo a punto de provocar una guerra civil, y eso sí es extremamente grave como para no sancionarlo, pero por desgracia tenemos unas instituciones de parapeto de las que todos se burlan. Hemos caído al rango de pobladores de la selva; ni eso, porque en la jungla hay reglas mínimas de respeto y sobrevivencia.

    Rafael Correa es culpable de estar ebrio de Poder, y de no poder, ni saber controlar absolutamente nada, ni siquiera su propia persona. En lugar de pedirle la renuncia a sus vasallos, lo que debería hacer es irse él, para tratar de salvar al menos la honra del país que se equivocó eligiéndolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×