Una boda inolvidable – Desde mi Trinchera
Comentario

Una boda inolvidable

Fue en Machala, La Boda Eclesiástica se realizó en la Catedral, al medio día. Una boda CONCELEBRADA, presidida por el Obispo y cuatro miembros principales de la Curia..

La Celebración se realizó fuera de la ciudad, a partir de las 5 pm. Donde sus organizadores, habían instalado un lugar perfecto para ceremonias matrimoniales y eventos. Todo perfectamente decorado para que los invitados disfruten del lugar. Una infraestructura perfecta con jardines y muchas flores naturales. Mesas dispuestas para diez personas y numeradas, según los grupos de invitados. Las chicas muy lindas y elegantemente vestidas Todos los detalles perfectos, realizados por las “célebres” Wedding Planners, bajo la dirección de la madre de la novia.

Me encantó el mensaje del padre de la novia a los nuevos contrayentes. Les dijo: “Si les preguntara cual es el mayor objetivo de los novios, creo que Uds. contestarán, los hijos. Pero no, les dijo. El mayor objetivo son Uds. mismos. Es la demostración del uno para el otro, de quererse, de tratarse con mucho respeto, y de amarse mutuamente, por cuanto, el matrimonio es para toda la vida, lo demás vendrá por añadidura” (no textual).

Me acerqué personalmente a felicitarlo por ese bello mensaje y a la esposa, por el cuidado de los detalles, del lugar de la celebración del festejo. Buena música, buen licor y excelente comida. La música muy moderna, pero nos dedicaron a los mayores, una tanda para bailar la musica de nuestros años mozos.

Fue , para mi y para mi esposa, la oportunidad de encontrarnos, con parientes y amigos, que no veíamos hace muchos años. Nos encantó que algunos que se enteraron de nuestra presencia, a quienes no nos veían desde años, se acercaran a nuestra mesa a saludarnos

Desde la distancia, les daemon mucha felicidad en su vida de casados y muchos hijos y nietos por venir.. .

Digno de comentar, el baile de los novios, después del tradicional vals, del padre con su hija. Fue un baile diferente, con pasos muy distintos a los tradicionales, muy elegantemente acompasado con pasos aprendidos para la ocasión. Por supuesto, también los felicite a los nuevos contrayentes.

Nos regresamos al día siguiente, después del desayuno y un buen ceviche, a eso de las 11 y 30 de la mañana. Gracias a Dios sin contratiempos y sin lluvia. Salvo las dificultades del carretero de regreso, que lo estan ampliando en ciertos lugares, pero que es urgente su ampliación a cuatro vías, por lo menos.

Machala, sigue preciosa, como urbe, limpia, impecable y acogedora. Un viaje muy justificado.

No hay nada más agradable, que retornar a casa, después de un viaje, por mucho que uno lo haya pasado de lo mejor.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.