Internacional Opinión Política

Mutilación de 376 millas del territorio marino a consumarse en 2022

– En Quito Luz de América y majestuoso y libertario Pichincha, denuncia y rechazo a la Convemar-2012 y Carta Náutica-2016, que se suma a la de varios ciudadanos, ya que el país está próximo a perder 376 millas náuticas o 695.6 km de “mar territorial”. Según M. Larrea, es igual a más de un millón de km2 o 4 veces más el territorio continental ecuatoriano –  

Los “progresistas-involucionistas” impusieron un “país ciego, sordo y mudo” con palo, cárcel, desapariciones de personas, empresas, medios, instituciones y fraudes electorales. Con saqueo nunca visto, destruyendo al Yasuní con veto dictatorial a la consulta Yasunida y depredación de las Islas Encantadas con la mutilación “376 millas náuticas” del “territorio marítimo” o “695.6 km – multiplicado por 1.85 km -”. Desde 1952 con el Tratado del Pacífico, tenemos soberanamente o “¿teníamos?”, 200 millas de “mar territorial que incluye “sus aguas, lecho marino y subsuelo”, 200 desde el A. de Galápagos y 200 desde el continente, igual a 400 millas o 740 km”. La distancia con las islas es de unos 1.000 km y en el medio hay un corredor importante de aguas internacionales de “260 km, ¿con poca fauna?”. El dictador Correa, colegislador, responsable de la política exterior y de suscribir y ratificar los tratados internacionales, “el 22 de mayo de 2012 con F. Cordero y 81 legisladores alza manos, traicionando a la Patria (acto que debe ser juzgado política y penalmente), se adhieren a la Convemar que nos deja solo 12 millas de mar territorial desde el continente y las islas, igual a 44.4 km. Regalando revolucionariamente, 955.6 km de libre navegación a todo barco extranjero y ¿otros derechos?”.  Mayor mutilación territorial de las que sufrimos como parte de la Gran Colombia y como república desde 1830.  Y como gran favor nos dan 188 millas de Zona Económica Exclusiva (ZEE) desde el continente y las islas, “que no son exclusivas”, porque las naciones del mundo tienen derecho a la “libre navegación en estas áreas que para el Ecuador son 2 y desconocen la soberanía territorial marítima del Ecuador”. Según sus lineamientos,“¿ignorados por los ecuatorianos, podrían reformularse y obtener otros derechos terceros países por falta de acción del Ecuador? No es poco recordar que, “el vicepresidente era L. Moreno; hoy, actual presidente”. La Convemar de 1982, entro en pleno vigor en 1994, es de la ONU al servicio del “NOM” con los países desarrollados y del bloque totalitario con la muletilla de“mares de un mundo libre y globalizado”, firmado por 168 países y “¿varios no lo han ratificado aún?”.

¿En la Zona Exclusiva (Wikipedia), el Ecuador ¿tendría? derecho a su administración, protección y explotación en las aguas suprayacentes? Pero, según la afinidad política o económica y decisión del gobierno, por ejemplo, a favor de la gigante China con su depredadora flota pesquera por el mundo que debe alimentar a unos 1.450 millones de chinos, como pueden navegar libremente en nuestras 376 millas, ¿en la práctica, pescan libremente?, como otros de distintas banderas ¿en el mar y tierra de nadie?, dejando lluchos a nuestros mares y pescadores. En las islas por su delicado ecosistema, “afectan a su flora con una merma grande de su fauna marina amigable y cantidad de desechos en sus playas”. Las islas son Parque Nacional-1959, Patrimonio Natural de la Humanidad-1978, Reserva de Biósfera-1985 y Reserva Marina-1986 – ¿vulnerando las 40 millas (74 km), de mar santuario natural? – Es voz populi en las islas que, todo se hace con interés político y económico, y pese al esfuerzo de la Armada Nacional no es posible por la falta de medios logísticos y humanos, controlar las aguas de un archipiélago extenso (8.010 km2), ¿en las 12 o 40 millas marinas? y en las 188 mucho peor “si se puede navegar con total libertad”.

La adhesión a la Convemar, hecho lesivo a la soberanía y heredad del Ecuador que, viola la Constitución en sus artículos 3, del respeto a los “instrumentos internacionales como el “Tratado del Pacífico”, la defensa de la soberanía y el patrimonio natural”.  Artículo 4, “El territorio del Ecuador es inalienable, irreductible e inviolable. Nadie atentará contra la unidad territorial ni fomentará la secesión” de cielo, tierra, mar continental e insular con su plataforma submarina. Y artículo 1, “los recursos naturales no renovables “del territorio del Estado” pertenecen a su patrimonio inalienable, irrenunciable e imprescriptible”. Y Correa en 2016 con bombos y platillos y parafernalia de que, ¿multiplicaba los límites de nuestro mar territorial, zanjando límites ignorados y desconociendo nuestras libérrimas 200 millas de mar territorial con las que David (Ecuador), hizo pedir perdón a Goliat (EE.UU.)? En las Galápagos corrobora y/o ratifica la desmembración de los 695.6 km de mar territorial – aguas, lecho marino y subsuelo – con el pseudo ecuatoriano canciller G. Long, al entregar la Carta Náutica al presidente Santos de Colombia y Solís de Costa Rica por la isla del Coco, vecina al A. de Galápagos. El país necesita conocer los nombres de los 81 legisladores, los de la Corte Constitucional, del procurador eterno del dictador, los ministros de defensa, canciller y subsiguientes que callaron semejante asalto a la heredad territorial. El camino es la impugnación al convenio violatorio a la “Constitución y Tratado del Pacífico”, el plazo vencería en 2022 por los 10 años de escrutinio a los instrumentos internacionales. Cualquier comisión de ilustres ciudadanos que se presten para la farsa, pedido de extensión de la ZEE y de la Reserva Marina de las islas son un engaño más, si no se impugna la substracción de la Convemar al territorio nacional. Las Fuerzas Armadas tienen su grado de responsabilidad como ecuatorianos con derechos y deberes de un Estado de derecho libre, democrático y soberano, no revolucionario ni robolucionario. Deben pronunciarse según artículo 158 de la C. Magna: “Las Fuerzas Armadas tienen como misión fundamental la defensa de la soberanía y la integridad territorial”.  El país debe rechazar el usurpador tratado y como todo, “¿es muy posible que no pasará nada en el reino de la inmunidad e impunidad de la 35 y 5”? Farsantes que en nombre de la soberanía sacaron la Base de Manta (FOL), para que soberanamente los narcos trafiquen como Pedro en su casa en todo el Ecuador y suscriben lesivo convenio de la Convemar, para que soberanamente todos los barcos del mundo violen nuestra soberanía y heredad territorial de las 200 millas marinas. Con otros ecuatorianos vendepatrias que abastecen con suministros y combustible a los barcos extranjeros e incluso, estarían pescando cerca de las islas. A votar por el candidato que asegure como primer acto de gobierno, el rechazo a la Convemar-2012 y Carta Náutica-2016, para garantizar los derechos inalienables, irrenunciables e imprescriptibles del claro y directo Tratado del Pacífico, en defensa de los pescadores, flora, fauna, recursos del lecho marino y subsuelo de las 400 millas marinas de mar territorial, 200 desde el continente y 200 desde las Islas Encantadas, “en kichwa se llaman Kollapaka o Secreto del Origen”. Sólo entonces, se debería ampliar la Reserva Marina de las islas a 100 o 200 millas náuticas. Por nuestros ancestros y próceres libertarios, por nuestra dignidad, soberanía y heredad de las futuras generaciones. ¡Por Dios, Patria, libertad y un Estado de derecho real y no robolucionario!  ¡Basta ya, de tanta ignominia a la Patria! 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *