Economía Opinión Política

Los 2 aeropuertos de Guayaquil y Quito

Ambas ciudades votarán por la borda a uno de ellos

Las únicas ciudades del mundo, que no pueden darse “el lujo”, de tener 2 aeropuertos, son las ciudades de Quito y Guayaquil. ¿Porque razones? Lo analizaremos.

Quito construyó un nuevo aeropuerto en Tababela, “contra viento y marea”, de un presupuesto inicial de $600 millones, terminó costando $1.200 millones, con todas las obras adicionales (galpones de carga para flores, puentes y nuevas vías de comunicación que no se habían previsto).

El viejo aeropuerto Simón Bolívar de Quito, que fue ampliado, su pista reforzada y complementada con servicios nuevos que lo convirtió en un aeropuerto internacional, quedó prácticamente abandonado. Es utilizado por unos 200 quiteños, que gustan hacer gimnasia en la pista de aterrizaje, muy temprano en las mañanas (???).

Guayaquil, tiene igualmente un aeropuerto internacional, fue ampliado, modernizado y en sus pistas pueden aterrizar los aviones más grandes del mundo, incluido los yumbos.

De casualidad me tocó presenciar el aterrizaje del avión carguero mas grande del mundo (RUSO), que trajo a Guayaquil, la planta eléctrica, que serviría para superar el estiaje y la falta de energía eléctrica, que por escasez de agua en su embalse (el Marcel Laniado), que produciría energía hidroeléctrica para Guayaquil y otras ciudades del país.

Guayaquil, aspira y espera construir un nuevo aeropuerto en Daular (a unos 40 kms de la ciudad), de carácter intercontinental, con 3 pistas.

A fines de año, con suerte, (si hay el financiamiento), se iniciara la primera pista. El nuevo aeropuerto, estaría terminado en los próximos 10 años (2029), si se consigue el financiamiento y si no hay obstrucciones burocráticas.

¿Que pasara con el actual aeropuerto José Joaquín de Olmedo? ¿Se lo derribara? ¿Se lo transformara?, o ¿en el mejor de los casos se dejará un helipuerto, o quizás será convertido en un nuevo MALL.???.

Un aeropuerto como el actual, que ha ganado tantos premios internacionales, en la categoría de 2 a 5 años millones de pasajeros al año, se lo destruirá, para dar paso a “Ciudad Nueva”. (???)

El actual aeropuerto J. J. de Olmedo, cuenta con unas 20 hectáreas de territorio. “Ciudad Nueva”, contará con 2.000 hectáreas, para convertirse con los años, en un nuevo polo de desarrollo comercial y habitacional, polo de desarrollo que no estará en las afueras de la ciudad, sino en el mismo Guayaquil, en una zona de gran tráfico, aunque debo reconocerlo, en una zona de gran plusvalía, como lo son, en todas las ciudades del mundo, las zonas cercanas a los aeropuertos.

No hay plata (Presupuesto), para que ambas ciudades se den el “lujo” de tener 2 aeropuertos, pero, pregunto, ¿si la habrá y sí la hubo, para ampliar Tababela, y para expropiar los terrenos aledaños, al actual aeropuerto de Guayaquil, cuya área es 100 veces mayor?. (???).

La municipalidad, seguramente concesionara, tanto el nuevo aeropuerto como “Ciudad Nueva”. Aparentemente, no afectará el presupuesto municipal, que, no tendría el dinero para asumir ambas construcciones. Pero, todos los sistemas aéreos de navegación y de aproximación de los aviones a la(s) pistas(s) actual(es), la Torre de Control, etc. se trasladarán el nuevo lugar (Daular), ese gasto ¿Quién lo asumirá?.

La D.A.C., dirá que no tiene presupuesto, ¿lo asumirá, entonces, la Municipalidad de Guayaquil?, si quiere construir el nuevo aeropuerto en Daular. ¿O la concesionaria asumirá todo el gasto?, no lo sabemos.

Los guayaquileños, necesitamos conocer mayor información al respecto.

Parecería que otra dificultad, serían los “conos” de aproximación y de despegue de los aviones, de ambos aeropuertos, que se unirían en un punto en el espacio, con el peligro de una tragedia aérea. Siendo esta una razón de orden técnica, no me atrevo a opinar, que de ser real, sería una razón suficiente, para descartar mantener activos ambos aeropuertos. Ojalá se superaran estos inconvenientes, O ENCONTREMOS OTRAS SOLUCIONES, y podamos contar con ambos.

Hasta tanto, sigamos soñando, con el nuevo aeropuerto en Daular, de la manera que ha sido planeado, para convertirse en el primer aeropuerto INTERCONTINENTAL DE SUDAMÉRICA.

No solo me preocupa el gasto, también, el tránsito. Supongo que en este nuevo proyecto de “Ciudad Nueva”, se habrán previsto las conexiones con las vías de tráfico fluido, como la Av. de las Américas, la Av. Francisco de Orellana y otras, que en horas pico colapsan por el número de vehículos, que por ellas circulan.

Es muy difícil calcular cuántos vehículos circularán por Guayaquil en 10 años más; en la actualidad ya circulan 500.000 vehículos. Circularán quizás en 10 años, ¿Un millón?.

El tráfico y el tránsito es ya, y lo será más, un serio problema de la ciudad de Guayaquil. La metrovía y las aerovías, son soluciones parciales, aún cuando se aumenten las líneas y se construyen nuevas, respectivamente.

Recuerdo, de chico, el Aeropuerto de Guayaquil, era privado, de la compañía PANAGRA, (después de Braniff y finalmente de Panamerican). Fue en la presidencia del Dr. Camilo Ponce Enríquez, que se construyó y se terminó, la nueva terminal aérea, con el nombre de “Aeropuerto Simón Bolívar”, que fue ampliado y modernizado y cambiado su nombre por el actual: “Aeropuerto José Joaquín de Olmedo”, en homenaje al Vate guayaquileño, ex Vicepresidente, y luego Trinvivo, un Triunvirato Civil, que puso término, en esa época, al militarismo extranjero (Floreanismo) y redactor del Estatuto Provisorio, creando la Provincia Libre de Guayaquil y las tres grandes Regiones, con Quito y Cuenca, que contarían con los territorios de sus provincias cercanas.

Fueron los Inicios del Federalismo ecuatoriano, que hoy en día está resurgiendo, como esquema de otra forma de Gobierno, supuestamente más conveniente para el desarrollo económico y social del país.

Una propuesta, que contará seguramente, con la oposición de la Burocracia quiteña, que absorbe, controla y distribuye los ingresos de la producción de las provincias ecuatorianas, para concentrarse en la “caja chica” del gobierno; entiéndase, el M.M. de Finanzas.

Para, luego, distribuirlo a las provincias de sus 4 regiones, que se reparte inequitativamente, y con criterios no siempre relacionados con las necesidades de las provincias más productivas, salvo un 15% del mismo, que va por igual a cada una de ellas, pese a las grandes diferencias poblacionales y de infraestructura entre ellas.

Sería válido un nuevo estudio del reparto presupuestario, tomando en consideración, la producción que cada provincia aporta al país, en petróleo, (hoy, prácticamente embargado a compañías chinas), en agricultura de ciclo corto, en banano de exportación, en flores de exportación, en producción de lácteos y sus derivados, en camarón y cacao de exportación, y en pesca, etc.; tomando también en cuenta, el número de habitantes que tienen c/u de ellas y sus necesidades más apremiantes e indispensables.

Una tarea nada fácil de realizar, pero no imposible. Tenemos profesionales capacitados en el tema y expertos matemáticos que científicamente, han puesto, la “Pica en Flandes”, sobre el inequitativo reparto presupuestario, entre las provincias del país, que darán pautas para mejorar el distributivo presupuestario provincial, y del Presupuesto Nacional, para cubrir el presupuesto de las F.F.A.A., P.P.N.N., Ministerios de RR.EE y Migración, Salud y Educación que son rubros de cobertura Nacional.

Nuestra Asamblea Nacional, está en deuda con el país, en temas legislativos que proyectarán al país hacia sus mercados internacionales. Se los nota más preocupados en temas de 5to orden, como por ej: ¿Quien(es) le solicitaron puesto(s), de trabajo, al Ministro Carlos Pérez, de Hidrocarburos y Minas?

La estrategia parece ser: “Hay que hacer “bulla”, por cuanto, se acercan las elecciones Presidenciales y de Asambleístas, que se darán a la vuelta de la esquina , en el 2021/22.

No se legisla en favor de la Minería del Cobre, en el Norte y en el Sur-
Oriente ecuatoriano, por posible contaminación del suelo y de los ríos aledaños, sin tomar en cuenta que, la tecnología de punta, bien puede impedirla. Pero, si se permite la explotación artesanal, que sí es contaminante.

Que están dispuestos, en el Norte del Ecuador, mineros nacionales y extranjeros -entre ellos, numerosos ex miembros de la Farc, narcotraficantes y miembros del E.L.N., a “defender” estas explotaciones, con las armas (???). Me informan mis “amigos invisibles”, que ya hay un buen número de muertos y heridos, consecuencia del desalojo de estos “mineros” ilegales. Las noticias de prensa, radio, TV y redes, me lo confirmaran o no, mañana o pasado mañana.

Actitudes de oposición a la minería, -en otros términos-, es asumida también en la Provincia del Azuay, por el Prefecto, ganador de las elecciones pasadas. ‘Él, lo asumió como tema de campaña política, por la defensa de los páramos andinos de las zonas en las que ya se ha detectado, hay una gran cantidad de minerales, para el mejoramiento económico y social, de las Comarcas aledañas, las Provincias Centrales y del propio país. Le dió resultado y ganó las elecciones provinciales en el Azuay.

¿Queremos vivir en la pobreza tradicional, o surgir al desarrollo?. Esa es la pregunta del millón. ¿Queremos ser como nuestros países fronterizos, o como Chile, que hace años, representa el país de mayor desarrollo económico en Sudamérica -en proporción a su territorio y población- que además, es uno de los países que está aproximándose, en la siguiente década, a pertenecer a los países del primer mundo?.

“Ser o no ser” desarrollado, esa, es la actitud, que tendrá que tomar el país y su actual y futuros gobiernos.

O, nos quedamos en el subdesarrollo, o nos desarrollamos, técnicamente, tecnológicamente y socialmente, o nos quedamos en el andén, viendo pasar el tranvía del progreso.

Sólo el Ecuador decide su futuro, pero, los “ciegos”, tendrán que recuperar la Visión y la Misión de su actuación en la política.

1 Comentario

  1. Avatar
    Eduardo Leon P

    El aeropuerto de Quito (Tababela), se llama Mariscal Sucre, No Bolívar como se menciona al inicio del artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *