Economía Opinión Política

Promocionando el crecimiento con Tijeras

Escuché al Director de Aduana, muy eufórico, pero con poco conocimiento de su cargo, dar una acalorada perorata sobre la inmensa “defraudación” al fisco que se lleva a cabo por parte de los importadores; mencionando a continuación que: “…declaran haber comprado un cepillo de dientes en 0.02 centavos y luego se lo encuentra vendiéndose a un dólar…”, reiterando una serie de aserciones conjeturadas dentro de sofismas.

Hay una diferencia abismal entre precio de compra y otros rubros que componen la suma de costo que tiene que invertir el importador; que ahora con las nuevas medidas se utiliza la recarga en volverse fiscalista y, además, subsidiar directamente a la falsa industria. A la que les permite importar los componentes cómo paquete de obsequio y juntar los productos semi-manufacturados y asistidos para venderlos aún más caros y con menor calidad.

Analicemos un supuesto importe de compra: 0,02 centavos en planta, a ello hay que incluirle el cobro del flete (que muchas veces es superior al costo del bien y sobre el que del mismo modo se contribuye), súmese el costo del dinero porque ‘en la operación por demora en desaduanarse hasta exigir ‘para las colas’, termina en adiciones altísimas de tasa e impuestos que no cumplen la función de proteger la mano de obra sino el monopolio y los subsecuentes gastos de venta y exhibición.

Incorporado todo se tendrá un conjunto que es el costo final en bodega. Pero aún hay que agregar mermas por hurto o daño, seguros, publicidad, comercialización, etc. Que alternamente dejan de ser necesarios cuándo hay una función de exclusividad privilegiada

Sin dudar jamás asistieron a las clases de para qué se usan los aranceles, que deben ser (máximo) un estudio de protección a la mano de obra y de comercio internacional; que no obstante es una otorgación de Patente de Corso para desequilibrar las fuerzas entre ofertante y usuario. O sea: Compras esto o lo compras ¡Tus chances a buscar alternativas son nulas!

¿Quién paga la ineficiencia? El ciudadano de menor poder adquisitivo; dado que, porcentualmente un importe mayor le impacta de manera proporcional más trascendente que a las clases más pudientes o a la burocracia de oro.

En calzado, dependiendo del tipo, se consiguen hasta en menos de un dólar; sin embargo, en Ecuador sus ‘manufactureros’ (ensambladores) los venden MÍNIMO a 14 dólares unitarios por mayor, teniendo que hacer que un ciudadano pague la sobretasa de 10 dólares por par para darle ayuda a unos muy pocos adinerados.

Ropa, por ejemplo: Se pueden comprar tres camisas buenas por diez dólares y acá las ‘fabricas vende la tela para una camisa a un costo superior y eliminando al artesano costurero. Estimamos que son unos cuatro potentados que proveen 4000 puestos en relación con 300 000 familia que lo harían y con medidas precisas.

En la práctica un incentivo tan alto retira al pequeño y lo sustituye con una ‘Mafia-Yakusa o Triada china’ que si no es con defraudación fiscal, los entra como contrabando puro y las ‘autoridades deshonestas’ si tienen precio ¡Vea no más lo que han valido los ministros y autoridades del pasado gobierno!

Raro como hasta los conserjes estaban todos haciendo ‘shopping’, porque a ese nivel no se hacen compras, y logrando con todos los gastos precios menores. ¿Recordamos a la que envió al ecuatoriano a “comer mierda, mierda”, usando carro oficial para el delito, es decir vehículo pagado por el pueblo, hacía compras en la frontera colombiana? Igual era con la sureña.

Por último, si hubiera por los precios según lo ha dicho el “premio Nobel de desconocimiento” tales utilidades tan grandes ¿Acaso aportarían menos al fisco teniendo que tributar sobre mayores utilidades? Ah, dirán es que arreglan con los inspectores… Volvemos al tema de corrupción y falta de sanción al pillo.

Las maneras de apoyar al crecimiento de una industria real son: Banca y Sistema Financiero virtuoso; Facilidades de comunicación virtual y física; abaratamiento de insumos; tecnificación de los mandos; beneficios tributarios por un tiempo importante para cubrir riesgos… ¡Jamás, traer partes para ensamblarlas y hacer que el pobre pague!

¿Todavía están sin darse por enterados los cerebros vacíos, de manos cremosas, y ardientes corazones por el dinero, que es imposible ir contra natura? ¿Qué la competitividad se logra con mejoras relativas y qué el volumen justifica el valor competidor del mercado mundial? Ustedes que ha ido a Ipiales se habrán fijado que son líderes mundiales en lencería y modelos de trajes de baño, calzado, gabardinas…

Señor Presidente estamos pagando el robo del pasado sistema del abusivo tirano con excesos que significan un aporte del 25% (sí la cuarta parte del presupuesto) por servicio de la deuda y riqueza robada.

Los de camisa roja que dicen ser ‘socialistas’ debe de haber unos buenos y aptos, aunque faltaron en el gobierno de Rafael Correa; empero, también hay muchos con camisas y vestidos de otros colores que tienen mejor espíritu de servir.

Cuando se revienta la cloaca el olor se disipa en lugar de cambiando los escritorios abriendo las ventanas y que nuevos vientos disipen la pestilencia.

Considero imprescindible que un gobierno justo triunfe. Usted ha manifestado que tiene buena voluntad ¡Bienvenido si así lo logra! Sin embargo, con los mismos ‘ladrones’, llamémosle más sosegadamente los mismos albañiles las casas de caerán; más allá que el método económico de ‘loan kiting’ o abre hueco y tapa hueco, es y será un fracaso.

El que supuestamente primero lo dijo: “Lo que tenemos que tener claro y no olvidar nunca, es que el buen liderazgo se basa siempre en la verdad.”

“El presidente Lincoln era un maestro de la dialéctica y tenía una virtud aún mayor: su extraordinaria capacidad de síntesis.”

Él afirmó y John F. Kennedy lo ratifico: “Se puede engañar a todo el mundo algún tiempo…se puede engañar a algunos todo el tiempo…pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”, con este pensamiento está sentando las bases de la política contemporánea, por lo menos en cuanto a declaración de principios.”

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *