20 abril, 2024

Poesía & Arte

Arriba corazón

Don Gregorio Marañón y Posadillo nació en Madrid en 1887, extraordinario Médico endocrinólogo, científico, humanista, historiador, escritor y pensador español, cuyas obras en los ámbitos científico, médico, histórico y literario tuvieron gran relevancia internacional. Profesor de Endocrinología, Académico de número de la Real Academia de la lengua, de la Historia, de las Bellas artes, de ciencias físicas y de ciencias naturales. Liberal, intervino en política. Su obra médica “Manual de diagnóstico etiológico” fue una guía indispensable hasta muchos años después de su muerte y aún hoy sigue siendo una fuente importante de consulta. El mayor Hospital de Madrid, con razón, lleva su nombre.

Analizó las grandes pasiones humanas con estudios psíquicos y fisiopatológicas, a través de personajes históricos en obras como Amiel, Tiberio, el Conde Duque de Olivares, Don Juan, etc.

A mi médico

Vital Aza Álvarez-Buylla, Médico, escritor y poeta satírico español, nació en 1851 en Ponce de Lena, Asturias, en el noroeste de España y murió en 1912. Después de estudiar y ejercer la Medicina escribió más de setenta obras de Teatro con notable éxito, algunas de ellas con Miguel Ramos Carrión. Se destaca entre ellas “Basta de matemáticas”. Poeta de fino humor, tiene entre sus poesías, esta que presentamos ahora, una carta “A mi Médico”, en que defiende el vicio del cigarro. Leamos esta preciosa joya:

A mi Médico

Manuel María Flores

Nació en Chalchicomula, Estado de Puebla, México, en 1840. Amigo de Manuel Acuña, el famoso autor del Nocturno que publicamos hace 2 semanas, dedicado a Rosario, por quien se dice que Acuña se suicidó. Manuel María sí logró el amor de Rosario de la Peña y cuenta una historia que, estando de novio con la que luego fuera su esposa, se fugó a una playa a pasar un fin de semana con Rosario. La novia se enteró y rompió su compromiso. Entonces Manuel María le escribió este hermoso poema y cuando ella lo leyó, volvió con el. Autor de muchos poemas, entre ellos su famoso “Bésame con el beso de tu boca…” y “Amémonos”, que ahora se canta. Creo que vale la pena conocer el verso con el que recupero a su novia:

Y bien…

José Joaquín Pino de Ycaza: El Poema de la semana

Nació en Guayaquil en 1902. Verdadero maestro de la oratoria, de la prosa y del verso. Profesor de la Cátedra de filosofía y Letras de la Universidad de Guayaquil. Entre sus muchos escritos se destaca el Romance del General Eloy Alfaro, Un secreto de amor de Don Gabriel García Moreno y esta parodia del Nocturno a Rosario, prueba de su ingenio, humorada para un amigo de alta alcurnia venido a menos, que enamoraba a la hija de un nuevo rico.

Disfrutemos la ironía de su verso fino y alegre.

Nocturno

Manuel Acuña es uno de los más conocidos poetas del romanticismo. Nacido en Saltillo, Estado de Coahuila, México en 1849. Estudiante de Medicina tiene entre otros un poema filosófico “Ante un cadáver” que demuestra en tercetos su facilidad para la magia poética.

Se dice que su gran amor platónico fue Rosario de la Peña a quien le dedicó, poco antes de su muerte su más conocido poema, el “Nocturno”, por lo que se dijo que es desdén de Rosario había sido la causa de la decisión de cortar su vida. . Se suicidó con cianuro en su cuarto de la Escuela de Medicina en 1873, a los 24 años de edad.

Vale la pena recordar este hermosísimo Nocturno que ha servido de inspiración a miles de enamorados.

A Guayaquil, barca novia de un río y un mar

Manuel Benítez Carrasco nació en el barrio el Albayzín de Granada, España, el 1 de diciembre de 1922. Allá por los años cincuenta deja España y viene a América, donde vive en algunas Ciudades, entre ellas, Guayaquil.

Bohemio de alma y poeta prolífico, escribió muchas poesías, entre ellas las famosas “Soledades” (soledad del amor desprendido, Soledad del amor indiferente, soledad del amor generoso), Tus cinco toritos negros, El perro cojo, Tengo el caballo a la puerta y esta preciosa poesía que regaló a Guayaquil.

Este hermoso poema describe al Guayaquil de ese entonces, cuando aún no estaba en la cima del Cerro del Carmen, el monumento al Corazón de Jesús, el Cristo que nos protege, y en su lugar había una cruz grande y hermosa. Pero dejemos que sea Manuel Benítez Carrasco quien nos describa ese Guayaquil, sus hermosas mujeres, ese enamorado río y el fuerte brazo de mar.

Instantes de Locura

Momentos de agitación y deseo Instantes donde sé lo que va a suceder… Antes de que llegaras, ya has llegado. Al rozarte comienza la pasión y el desenfreno No tienes idea cómo […]

Si pudiera

Si pudiera atrapar un arco iris, Lo haría sólo para ti. Y compartiría contigo su belleza En aquellos días que te sientas triste. Si pudiera construir un cielo Tú podrías llamarlo nuestra […]

En un bosque

Buscando pasos por seguir iluminados por la luz de la luna debajo de la noche, tan sutil… Y escucho el sonido del agua, como corre a través de la piedras, mientras te […]

De lo que no es mi propia sangre…

Necesito tu aliento para respirar…

Vivir o morir resultan sinsentidos si no está tu sentir

Mi conciencia solo es conciente si percibe para ti

Eres mi despacio espacio del sonido quedo…

Cada cosa que empiezo o termino, comienza y acaba por ti

De mi jardín eres el árbol más amado y desconocido

Eres una quimera de oquedades pardas que corono con ensueños y sueños

×