20 abril, 2024

Arriba corazón

Don Gregorio Marañón y Posadillo nació en Madrid en 1887, extraordinario Médico endocrinólogo, científico, humanista, historiador, escritor y pensador español, cuyas obras en los ámbitos científico, médico, histórico y literario tuvieron gran relevancia internacional. Profesor de Endocrinología, Académico de número de la Real Academia de la lengua, de la Historia, de las Bellas artes, de ciencias físicas y de ciencias naturales. Liberal, intervino en política. Su obra médica “Manual de diagnóstico etiológico” fue una guía indispensable hasta muchos años después de su muerte y aún hoy sigue siendo una fuente importante de consulta. El mayor Hospital de Madrid, con razón, lleva su nombre.

Analizó las grandes pasiones humanas con estudios psíquicos y fisiopatológicas, a través de personajes históricos en obras como Amiel, Tiberio, el Conde Duque de Olivares, Don Juan, etc.

Al hablar de su poesía, quiero destacar dos joyas: su breve descripción de lo que es vivir y “Arriba corazón” poema de gran fuerza motivacional.

Disfrutemos estos dos bellos poemas:

VIVIR …..
Gregorio Marañón

Vivir, no es sólo existir,
sino existir y crear,
saber gozar y sufrir
Y no dormir sin soñar.

Descansar …….
es empezar a morir.

ARRIBA CORAZÓN
Gregorio Marañón

Arriba corazón. La vida es corta
y hay que aprender a erguirse ante el destino;
sólo avanzar importa
arrojando el dolor por el camino.

Otras horas felices
matarán estas horas doloridas;
las que hoy son heridas,
se tornarán mañana cicatrices.

Espera siempre corazón, espera,
que ninguna inquietud es infinita
y hay una misteriosa primavera
donde el dolor humano se marchita.

Con tu espuela de plata,
no des paz al corcel de la ilusión;
si la pena no muere, se la mata
¡ARRIBA CORAZÓN!

Artículos relacionados

Adiós Abuelo

Entre las poesías de las que, al menos yo, no conozco al autor, está esta joya argentina que se titula “Adiós abuelo” que es una tierna despedida a un abuelo maravilloso.

Adiós Abuelo

Adiós abuelo y perdón
porque a pesar de haberte tenido
conmigo, nunca he pasado
tanto tiempo como hubiese podido
y a pesar de haberte querido
siento pena de no haberlo demostrado.

Adiós abuelo y perdón
porque a pesar de lo que me enseñaste
y el amor que me has brindado,
no he cumplido los objetivos
con los que alguna vez soñaste.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×