16 julio, 2024

Los nuevos 15

Dice un mito urbano que la mejor edad de la mujer empieza a los 40; y otro, que la mejor edad del hombre es a partir de los 50. Según los expertos, algo cambia en un hombre cuando llega a esta edad, y que estas variaciones no solo se reflejan en lo interior, sino también en lo exterior. Ahora, si partimos del paradigma fenomenológico, de la observación objetiva, estudiando a ciertos grupos sociales, fácilmente podremos detectar a un grupo interesante con características peculiares, que puede ser digno de análisis, pues la llamada edad media de la vida masculina llega plagada de cambios, que muchas veces se incentivan debido al fantasma de la rutina. Llega entonces la época de cumplir los sueños y conquistar el mundo que siempre deseó.

Sin pretender abordar esta realidad objetiva desde los cuadros psicopatológicos, sino como repito, únicamente desde la observación empírica del comportamiento humano, un gran número de caballeros, sin buscar generalizar, presentan sorpresivamente comportamientos de adolescentes. Por ejemplo: cambian su carro familiar por un convertible o deportivo, a su mujer contemporánea, por una más joven, acuden con más frecuencia que antes a los spa, se meten en las cámaras de bronceado, cambian su ajuar, la ropa de marca se vuelve tentación y su look propio por uno más juvenil. Los famosos ‘gym’ se repletan de cincuentones y algunos hasta compran celular moderno con cámara en reversa y se toman ‘selfies’ para subirlas a una que otra red social. Comentan algunas que hasta la destreza con los dedos les cambia, pues escriben mensajitos de texto a la velocidad de la luz para con un “enviar” pasar al espacio sideral, destrezas propias de los quinceañeros.

Algunas mujeres se preguntan, con razón, qué provoca estos cambios en sus maridos y la respuesta puede aclararse desde algunas afirmaciones de W. Masters y V. Johnson, padres de la sexología contemporánea, quienes dicen que: “La susceptibilidad del macho humano al poder de la sugestión con respecto a su capacidad sexual, es casi increíble”, y es que debe ser arrebatador pasar de los cincuenta a los quince.

Para muchas, la observación de este tipo de patrones repetitivos y sugestivos queda sin respuesta. Nos surge entonces la pregunta: ¿Serán los “cincuentas” los nuevos “quinces”? Parece que sí.

Artículos relacionados

La Paz en Máximas – Parte VIII

Europa

H Norman Scharzkopf

Un soldado profesional entiende que la guerra significa matar gente, la guerra significa lastimar gente, la guerra significa familias sin padres y madres. Es suficiente con sostener a un soldado que se desangra en tus brazos y ser inundado de esa sensación terriblemente inútil de saber que la vida de él se está perdiendo y no puedes hacer nada por cambiarlo. Sólo entonces es cuando te das cuenta de los horrores de la guerra. Cualquier soldado que tenga valor debería estar en contra de la guerra. Aun así hay cosas por las cuales se merecen pelear.

William Westmoreland

Los ejércitos no empiezan las guerras. Los políticos empiezan las guerras.

2 comentarios

    1. Lo mas lindo es saber que las pobres segundas son puro interes economico en los hombres mayores
      La mente d ela mujer es mucho mas perversa que el hombre que es mas emotivo y creen que una mujer ¨joven¨(esto es relaitivo) esta por amor, cuando en realidad esta por puro interes
      Las mujeres mayores no buscan en los jovenes la billetera, buscan lo que el MAYOR ya no tiene…..juventud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×