20 julio, 2024

¡Colorín Colorado el Mundial se ha acabado!

Switzerland x Ecuador

¡Colorín colorado este sueño se ha acabado! Con el resultado ante Francia el mundial de Ecuador feneció. Hay dolor en la afición, los aficionados lamentan lo irreversible y lo que pensamos que es seguro ya no lo es. Fuera del mundial nos toca ver la fiesta de otros, los triunfos de otros. Qué jugamos bien, qué jugamos como nunca, qué tal razón u otra, ya todo eso es lamentaciones. Nos dijeron que podríamos llegar hasta ser campeones pero nos eliminaron en la primera ronda. Ese es el resultado. No hubo goles, ni sirvió el gran Antonio Valencia, Montero, ni el de aquí ni el de allá. El fútbol vende ilusiones a la gente que sueña con los triunfos pero llena de plata a los jugadores, directivos, a los canales dueños de los derechos de transmisión, etc.

A mi me parece que esto del mundial de fútbol es un juego macabro. Hay que esperar cuatro años para ver si entramos al juego mayor y ver si se cumple la ilusión de continuar en el juego. ¡Cuatro años de nuestra vida esperando se cumpla la pesadilla! Las llamadas eliminatorias son la enfermedad de esperar. En cada partido de eliminatorias el país se paraliza. Si hay victoria: alegría nacional con borrachera incluida. Si es derrota, le cortan la cabeza al técnico, a jugadores, o algún directivo por ahí. El fútbol es pasión, en cada juego compite el país y entran en juego la alegría de la gente, sus sueños de ser mejor que el país vecino. Si ganamos somos ganadores, si perdemos somos perdedores. La suerte del país en el juego de nuestros jugadores de la selección nacional, quienes pasan a ser ídolos, a quienes les abundan los contratos publicitarios y sus posibilidades de ser contratado por los equipos de Europa se multiplican. El futbol es multiplicación siempre que se gane y se meta goles, cuando no, es objeto de violencia, reclamos, la tumba para los perdedores.

¿Qué fracaso o frustración esconde el fútbol que es tan popular en la cultura moderna? ¿Por qué jugamos fútbol? Aquí lo primero que hay que reconocer que el fútbol es sólo un deporte, masivo e influyente, eso es otra cosa, no es ninguna iluminación ni sobrenatural ni es lo mejor de la sociedad, de muchas formas lo veo como una cortina de humo para no ver lo que nos hace falta. Es un entretenimiento, creado para mantener ocupada la mente de la gente.

No es verdad eso que nos dijeron, que clasificando al mundial mejora la autoestima, crece la confianza en que trabajando duro alcanzaremos mayor bienestar en la sociedad. Nada de eso; en el 2002 fuimos al primer mundial y nuestros problemas sociales y económicos se han agudizado y están lejos de estar solucionados. El fútbol es mentira. Crea mentiras cuando nos vende una felicidad, que es momentánea por donde se la mire. El fútbol endiosa a unos individuos, los jugadores, y favorece a una industria creada, mantenida, sostenida para hacer y ganar dinero. El fútbol es lucro, negocio en el que se juegan las ilusiones humanas. Nos dicen: mire fútbol, coma fútbol, duerma fútbol, piense fútbol ¡Qué estupidez! De esta forma, no miramos más allá de lo que la existencia pueda llegar a ser para cada uno. Nada cambia en el mundo si gana uno u otro país. El fútbol es una creación económica para unos pocos. Nunca lo mejor está por venir, eso es capital sobre la vida. La vida es ahora, el presente es lo único que tenemos, aunque pierda o gane el mercado de las ilusiones.

Artículos relacionados

Crear el futuro: ¡Bienvenido 2015!

“¿QUÉ PASA SI SALIMOS DE NOSOTROS MISMOS? Lo mismo puede pasar con cualquiera que salga de su casa a la calle. Puede tener un accidente. Pero les digo, prefiero a una Iglesia accidentada por salir que enferma por encerrarse”. (Papa Francisco, discurso desde la plaza San Pedro, 18 de mayo de 2013).

Al comenzar un nuevo año nos llenamos de varios sentimientos, pero para las personas que desean crecer solo tienen una alternativa: decidir acoger los sentimientos positivos, creadores de vida, que dan sentido y fomentan la esperanza. Para un joven que se está formando en la vida, esto solo es posible si sus padres y educadores lo contagian. Caso contrario requerirá de mucha suerte y creatividad personal para encontrar modelos reales e imitables, que no son siempre los que prevalecen en los medios de comunicación ni los que los jóvenes suelen encontrarse.

3 comentarios

  1. Acertado el artículo. El fútbol es un deporte y un espectáculo. Sus alegrías, pasajeras. No atenúa las pasiones políticas, no disminuye las guerras. Como negocio es excelente: Un aporte económico mundial para provecho de unos pocos. La FIFA es un super-estado totalmente autónomo, que no admite fiscalización de nadie.

  2. Sus afirmaciones son muy verdadras; pero no es menos cieto que un mundial tiene un poder de convocatoria para todos los países que lo integram, y puntualmente en el caso ecuatoriano aunque sea por unos momentos nos mantiene unidos, ésto último nos hace
    tanta falta últimamente.

  3. LO QUE TENEMOS QUE HACER ES LO MAS PRACTICO CAMBIAR ABSOLUTAMENTE TODO, DESDE LA DIRIGENCIA MAFIOSA Y CORRPUTA, CUERPO TECNICO Y LA NEGREADA, MANDARLES A QUE SIGAN VENDIENDO COCADAS, BLANQUIEMOS LA SELECCION, ESTOS NEGROS SON PATA AMARILLA. YA ES HORA DE QUE JUEGUE GENTE QUE TENGA HONOR Y PUNDONOR. FUERA NEGROS HEDIONDOS!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×