20 julio, 2024

Alfabeto moral para niñas

Juan Fernando Páez Terán, ecuatoriano, Abogado, poeta, nació en Quito, Ecuador el 5 de julio de 1931. Hijo de José Páez y María Eugenia Terán y nieto del General Ulpiano Páez.

Imitando el Alfabeto para un niño de Don José Joaquín de Olmedo y Maruri, escribió este hermoso Alfabeto moral para niñas, que vale la pena recordar:

Alfabeto Moral para niñas
Juan Fernando Páez Terán
Imitación del Alfabeto para un niño (Olmedo)

Amor guiará tus pasos,
será tu fiel compañero;
llega al minuto postrero
asida siempre a sus brazos.

Belleza es sólo un motivo
para buscar la bondad;
belleza está en la verdad
como un sol radiante y vivo.

Caridad pon en tus cosas
y verás cómo a tu lado,
florecen con sumo agrado
las almas como las rosas.

Dolor te dará ocasión
de pulir tus sentimientos;
enseñan los sufrimientos,
son escuela de valor.

Esperanza, un resplandor
que tu horizonte ilumina;
lucha, esfuérzate, camina,
tu esperanza puesta en Dios.

Fortuna es cumbre o abismo
que nos da o nos quita el hado;
no hay ser más afortunado
que el que se haya a sí mismo.

Gloria es nube que arrebata
hacia un sueño imaginario;
la vuelve el tiempo un calvario
por vana, fugaz e ingrata.

Honor será el distintivo
que tu conducta refleje,
nada del honor te aleje,
ni aún el más caro motivo.

Ilusión ¡Qué error sería
fincar la existencia en ella!
Más, vivir sin esa estrella,
es también una agonía.

Juventud es un tesoro
divino, según Darío;
haz de modo que el estío
de tus años, guarde su oro.

Lealtad la niña debe
mantener con su creencia,
su ideal, su fe, su conciencia,
¡jamás la traición aleve!

Moral, la certera guía
para el camino del bien;
tendrás en ella también,
plenitud, paz y armonía.

Nobleza es disposición
de un espíritu sereno;
ella cubre el mal ajeno
con el manto del perdón.

Orden pon en tus ideas,
tus sueños y tus acciones,
dominarás tus pasiones
y serás cuanto deseas.

Paciencia es flor perfumada
con un exquisito aroma;
y es en la vida la coma
de la frase reposada.

Quejas, si tienes que darlas
guárdalas en tu interior
y las de otros, con amor,
acércate a consolarlas.

Religión, la firme roca
donde anclarás tu moral,
es tu lucha contra el mal,
sigue su ley y la invoca.

Silencio es el don más raro
que suele hallarse en mujer;
de un verdadero querer
es ancho puerto y amparo.

Tolerante solo a veces,
mas nunca condescendiente
con el error, y la gente
te habrá de estimar con creces.

Urbanidad es el sello
de una fina educación
y no hay mayor distinción
que distinguirse por ella.

Virtud, la sola riqueza
que atesorar deberías,
pues todas las alegrías
son, sin ella, gran tristeza.

Yerros hay del alma humana
difíciles de evitar,
más, saberlos enmendar
es propio de un alma sana.

Zagala sé de idealismo,
siempre fresca, pura y buena
y sea tu sola cadena
la norma del cristianismo.

Graba, niña, en tu conciencia
los principios que te he dado
pues son el fruto tomado
del árbol de la experiencia;
que se note su presencia
como luz en tu mirada;
que en ella esté reflejada
el consejo paternal
de este alfabeto moral,
con su décima IMITADA.

Artículos relacionados

Ofrenda a Jesús

Quiero presentar ahora a otro poeta, Daniel de la Vega y aparte presentar una tierna poesía del poeta de quien ya hemos hablado, que visitó Guayaquil por 1950 y le dedicó uno de los poemas más hermosos a nuestra Ciudad.

Comencemos por Daniel de la Vega. Nació en Quilpué, Chile en 1892. Poeta, dramaturgo, cronista y novelista chileno. Quedó huérfano a temprana edad y tuvo que afrontar responsabilidades, para subsistir y ayudar a su familia. Encontró en el periodismo lo que necesitaba para subsistir y al cabo de un tiempo dirigía la revista Zig-Zag. Colaboró en El Mercurio y en las Últimas Noticias. En 1942 obtuvo el premio Atenea. En 1953, mientras estaba como Agregado Cultural en España, recibió el Premio Nacional de Literatura. En 1962, fue reconocido con el premio nacional de periodismo. Poeta de verso fácil y tierno, escribió varios libros de poesía, teatro, novela, crónicas, cuentos y prosa.
Entre sus muchas poesías, tiene esta Ofrenda a Jesús, que vale la pena recordar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×