Ciencia Historia Internacional Opinión

Los terraplanistas

Los terraplanistas existen y son cada vez más. Hace décadas fundaron la International Flat Earth Society, y en julio del 2019 presentaron en España su primer equipo de fútbol profesional, llamado Flat Earth FC, el primer club de balompié profesional que “lucha por divulgar la verdad del mundo en que vivimos.” El presidente del equipo es Javi Poves, reconocido en España por haber sido un futbolista antisistema, quien declaró que el club está para “unir las voces de millones de terraplanistas y de todas aquellas personas que buscan respuestas.” Propuso entre los principales valores del club la libertad de pensamiento y la libertad de expresión, sumados al compromiso de rendir en la cancha.

La idea que defienden los terraplanistas alrededor del globo es simple: la Tierra es plana. Se los podría calificar como abanderados de la libertad de pensamiento y de la libertad de expresión, pues exclaman de forma abierta lo que piensan basados en la información que subjetivamente consideran auténtica. Con la misma energía y entusiasmo desacreditan y ridiculizan hechos que han sido aceptados por el mundo y confirmados por la ciencia durante siglos. Mientras el mundo recuerda los 50 años de la primera llegada del hombre a la luna, ellos proclaman que los programas espaciales de la NASA y demás agencias espaciales son una farsa orquestada por gobiernos y oscuros intereses privados. Que los satélites realmente no están en órbita. Que la luna no gira alrededor de la tierra, sino que flota sobre ella, al igual que el sol y las estrellas. En consecuencia, mentes tan brillantes como las de Einstein y Hawking estaban equivocadas o formaban parte del gran complot para engañarnos a todos.

Los terraplanistas no son la única comunidad antisistema cuyos principios cuestionan las ideas sobre las cuales se apoya el mundo moderno. Múltiples agrupaciones con tendencia postmodernista rechazan las verdades establecidas. El Postmodernismo es una filosofía que, especialmente desde mediados del siglo veinte, se opone a los principios fundamentales instaurados por el pensamiento occidental. Por ejemplo, se puede negar que la Tierra tiene forma esférica, que gira alrededor del sol y se desplaza dentro de la Vía Láctea por un universo de límites inalcanzables. 

Los movimientos postmodernistas traen un cambio de pensamiento producto de una oposición a lo establecido, sean religiones, tradiciones, valores o verdades científicas. No solo se cuestiona los fundamentos de la filosofía occidental sino que se rechaza la propuesta de que existan verdades universales, negando de manera particular la existencia de disyuntivas binarias como bueno/malo, verdadero/falso, masculino/femenino, importante/intrascendente. 

Mientras el pensamiento científico transformó la sociedad moderna sosteniendo las verdades con información que se considera lo suficientemente validada, el postmodernismo promueve el cuestionamiento de toda certeza. Con ello los postmodernistas buscan una transformación social basada relativizar todas las verdades establecidas por considerarlas probablemente falsas, además de engañosamente impuestas por el poder como forma de dominación. 

El pensamiento postmoderno propone la regla implícita de que ninguna creencia es mejor o más válida que cualquier otra. Si toda verdad y todo valor se volvieran cuestionables las estructuras jerárquicas perderían su fundamento y las comunidades antisistema lograrían liberar al mundo de su supuesta opresión. De esa manera es su deber negar que lo bueno sea mejor que lo malo, pues implicaría una jerarquía de valores. Por lo tanto la verdad de uno no podría ser más valiosa que la de otro, porque implicaría poder y dominación. En estas circunstancias se ha dado espacio a la validación de verdades individuales que pueden basarse simplemente en puntos de vista y percepciones personales (como el terraplanismo) pero que se equipararían en valor a las verdades científicamente probadas. Apoyadas sobre sus verdades subjetivas, en la sociedad postmoderna se han establecido comunidades con estructuras tribales orientadas no solo a compartir creencias similares, sino también a oponerse a ideas, valores, tradiciones y verdades demostradas.

De esa forma, cualquiera que sea objetivamente mejor será subjetivamente considerado un opresor. Y quien defienda una verdad tan profunda que ha pasado a formar parte de la tradición será un autoritario si no acepta las verdades alternativas y se somete tanto a ellas como a sus partidarios. Este pensamiento postmoderno en la superficie aparenta tener un principio cartesiano de gran validez, pero en la práctica está dando lugar a una duda descontextualizada a favor de una transformación social que puede terminar prohibiendo oponerse a la idea de que el mundo sea plano.

 

3 Comentarios

  1. Avatar

    Libertad intelectual, libertad de conciencia, libertad de pensamiento, libertad ideológica o libertad de creencia, es la capacidad de cada uno, en su conciencia, de adoptar, mantener y cambiar cualquier pensamiento, opinión, ideología o creencia; y, en su caso, manifestarlos, lo que pasaría a ser objeto de la libertad de expresión, y en su ámbito, de la libertad de cátedra, de la libertad científica y de la libertad artística o libertad de creación.Se la considera uno de los principales derechos y libertades; de los considerados derechos civiles y políticos o derechos humanos de primera generación. Históricamente está vinculada a la libertad religiosa o de culto, y a la libertad de opinión o de prensa. Libertad Universal sus unicos limites no perjudicar a los que piensen diferente.

  2. Avatar
    jpinoargotEC

    Muy interasante , «cualquiera que sea objetivamente mejor será subjetivamente considerado un opresor. Y quien defienda una verdad tan profunda que ha pasado a formar parte de la tradición será un autoritario si no acepta las verdades alternativas y se somete tanto a ellas como a sus partidarios» .

  3. Avatar
    Analia Valdivieso

    Muy buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *