Internacional Opinión Política

La Narco-Guerrilla colombiana y el Ecuador

La guerrilla que posteriormente se convertiría en terrorismo tiene más de cincuenta años en Colombia y recomenzó cuando el General Rojas Pinillas, ex dictador colombiano, se postuló a la presidencia de la República, perdiendo la elección por aparente fraude electoral en su contra. Desde ese momento se iniciaron las hostilidades que se convirtieron en un mal endémico, además se unieron al narcotráfico.

Es importante mencionar que Colombia es un país violento, recordemos las largas guerras civiles y el Bogotazo que resultó después de la muerte del líder Gaitán.

Por otro lado, a diferencia del colombiano, el ecuatoriano es un hombre de paz. Sumándose a todo esto que nuestra población es mejor repartida, ya que los únicos territorios poco poblados se encuentran en el Oriente.

Las guerrillas tuvieron en los años sesenta un gran auge, luego de la victoria que alcanzó Fidel Castro, y después los sandinistas.

Ese auge ha ido decayendo, ya que el ex presidente Uribe tuvo como política de Estado acabar con la guerrilla, causándole grandes bajas, como la muerte de Raúl Reyes. Asimismo, el jefe militar de las FARC, Víctor Julio Briceño más conocido como el “Mono Jojoy”, murió durante un bombardero de las Fuerzas Armadas colombianas sobre un campamento en el sector La Macarena y fue considerado por el gobierno colombiano como el golpe más duro a este grupo en su historia, frente a este acontecimiento el presidente de Colombia Juan Manuel Santos mencionó que” Jojoy” era el símbolo del terror y de la violencia.

Por otra parte, se conocía que el acuerdo de paz entre las FARC y el presidente Santos traería como consecuencia que muchos disidentes de esa organización se trasladen al Ecuador donde no existen mayores controles migratorios ya que el ex presidente Correa eliminó las visas para ingresar al país, a esto se suma que no existen mayores seguridades además Correa desmanteló las fuerzas armadas y la policía en varias ocasiones. Toda esta situación fue advertida a Rafael Correa y seguramente la conocía también el actual presidente Moreno.

Por otro lado, al producirse el secuestro y muerte de tres periodistas ecuatorianos trajo como consecuencia el rechazo de todo el país, ahora bien también nos hemos podido percatar del desconocimiento de sus funciones en el caso de los actuales ministros de defensa, interior y relaciones exteriores quienes deberían de ser reemplazados.

Deben de tomarse medidas urgentes como volver a poner visas a Colombia y México, tener una política de Estado antiterrorista, pedir la colaboración internacional a los demás Estados ya que estos delitos son trasnacionales y en contra de la humanidad, coordinar acciones con la DEA, endurecer las leyes contra el terrorismo entre otras acciones.

Por los motivos expuestos, considero que el peligro para nosotros como país es que se utilice nuestro territorio trasladando la violencia y el terror al Ecuador. Son fácilmente imaginables las terribles consecuencias que esto va a traer para nuestra población que tiene tantos problemas económicos, y sobre eso la violencia. Ojalá que el gobierno actué rápidamente para beneficios de todos.

2 Comentarios

  1. Avatar
    BETTY VITERI

    La gran mayoría del pueblo ecuatoriano espera por lo menos vivir en paz y desterrar la droga de las calles y especialmente de los colegios. Cero tolerancia para la narcoguerrilla. Visado para todos los extranjeros y mayor control migratorio.

  2. Avatar
    GRAL WAGNER BRAVO

    PARA LOS ECUATORIANOS TODOS

    CUIDADO NOS VAYAMOS A CONVENCER DE QUE ESTE ES UN HECHO COYUNTURAL, DEL MOMENTO, NO ES ASI ES ESTRUCTURAL Y POR LO TANTO DE LARGO PLAZO

    OTRA SITUACION QUE SE DEBE CONOCER ES QUE LA SEGURIDAD NACIONAL ES RESPONSABILIDAD LIDERADA POR LA MAXIMA AUTORIDAD DEL ESTADO, Y DE RESPONSABILIDAD DE TODOS LOS ECUATORIANOS, EN SU CONJUNTO

    LA DEFENSA DEL ESTADO ES RESPONSABILIDAD DE LAS FF. AA. , POLICIA NACIONAL Y M RE

    POR LO TANTO DEBEMOS INICIAR Y CULTIVAR UNA CULTURA DE SOLIDARIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *