Opinión Política

Centralismo discriminatorio e inequitativo

Siempre he defendido a la Lotería y a la Junta de Beneficencia. Y siempre a Guayaquil y a la lucha de Olmedo y Rocafuerte por convertir el sistema de gobierno en el entonces naciente Ecuador en Federal, imitando al de Estados Unidos. Cuando la revolución del 6 de marzo de 1845 en que Olmedo respaldado por Rocafuerte, Roca y Noboa, echaron al militarismo extranjero que había impuesto Bolívar a través de Flores y sus secuaces, según Gabriel Pino Roca nació Ecuador libre de colombianos, en esa época nació la Republica que soñara Olmedo desde el 9 de octubre de 1820, y al fin se dio Gobierno Nacional, por eso los colores patrios de la bandera y escudo fueron los mismos que los del 9 de octubre de 1820, azul celeste con blanco y el número de estrellas de acuerdo al número de provincias que tenía entonces el Ecuador naciente. El absorbente y dañino centralismo, liderado entonces por Gabriel Garcia Moreno, luego de 14 años del período marcista, terminó con las aspiraciones de Olmedo y Rocafuerte, y se volvió al centralismo y a los colores colombianos. Y desde entonces, la política en Ecuador ha sido centralista, incluso en época de Eloy Alfaro, por congraciarse y tener el apoyo de la clase política y de la ciudadanía quiteña centralista aceptó ese sistema. Y cuando por medio de consultas populares provinciales Guayas, El Oro, Manabí y Los Ríos, ganaba rotundamente el Sistema de Gobierno de Autonomías, el cambio de gobierno de Mahuad a Noboa, dejó trunca las aspiraciones mayoritarias de los ciudadanos.

En 2020 se cumplirán 200 años de la independencia de Guayaquil y de su Provincia Libre y Autónoma. Recién empieza a vivir la Republica, seguiremos con la posta que nos dejaron Olmedo y Rocafuerte buscando el sistema federal de gobierno con pesos y contrapesos en la división de Poderes y diferentes niveles de Gobierno para mejorar el ansiado bien común, para que haya libertad, igualdad, fraternidad, generosidad, solidaridad, principios y valores del cristianismo.

El Arq. Melvin Hoyos sostiene que según estudios de investigadores contemporáneos europeos la intención de Olmedo fue crear un sistema federal con dos Provincias Libres e independientes; la de Guayaquil y la de Quito; además enseña que Guayaquil fue reconocido como Provincia Libre e Independiente, y mantuvo relaciones diplomáticas con Estados Unidos, Inglaterra y Francia.

“Bicentralismo”, es la palabra que usan quienes tratan de “atenuar”, para confundir y diluir, los efectos que producen los enormes privilegios que otorga el “centralismo” a ciertos burócratas y políticos, que desarrollan sus actividades, precisamente en el mismo “núcleo” o en el “entorno”, del centro político. Es que el lugar donde se toman las decisiones políticas, es el “único” donde existe centralismo, porque es donde se “parte y reparte, donde se queda la mejor parte”; es donde se decide en última instancia, es el lugar donde se encuentra el poder político.

Decir que Guayaquil es parte de un “Bicentralismo” es un absurdo, porque el poder político no se encuentra en Guayaquil, donde una clase empresarial es la que arriesga capitales y trabajo; y que a través de los años se ha ido formando un gremio de comerciantes que empeñados en construir una “Infraestructura Comercial, Industrial y Agrícola importante” que beneficia a todo el Ecuador, sin embargo aún es sometida a un centralismo discriminatorio e inequitativo.

Así mismo estoy convencido que la prensa siempre debe ser libre. Entonces, debe ser totalmente independiente de cualquier clase de poder político y/o económico. La prensa en general debe estar formada por medios de comunicación dirigidos por empresarios libres e independientes, no por burócratas, ni por políticos.

El sometimiento del Estado al Derecho debe ser simplificando la antigua organización absolutista del entonces complicado sistema de aparente separación, por división de Poderes y diferentes niveles de Gobierno, distribución de competencias, limitación de atribuciones y respeto a los derechos humanos que se caracterizó al Estado nacido de las acciones revolucionarias francesa y norteamericana de fines del Siglo XVIII, que guillotinaron el antiguo régimen de autoritarismo y privilegios.

América Latina y El Caribe, heredamos de España el Sistema “Colonial Autoritario del Centralismo”, y la clase política ecuatoriana lo atesora, retrasando un Sistema de Gobierno Autonómico, equitativo con diferentes niveles de Gobierno y división de Poderes que produzcan equilibrio, con pesos y contrapesos; es decir, un Sistema de Gobierno Federal.

2 Comentarios

  1. JORGE PONCE

    Felicitaciones Tocayo, lo dicho por Ti, es Historia y Verdad, ademas que la bandera Azul y Blanco con sus Tres Estrellas, es la UNICA CON HISTORIA, duelale a quien le duela, tambien es verdad historica, que Flameo Victoriosa en el Pichincha junto a Abdon Calderon y Guayaquilenos y Guayasenses que dieron su Vida, por la iNDEPENDENCIA ECUATORIANA.
    Esto , es lo que enroncha a muchos sufridores y tergiversadores de la Historia Patria.
    VIVA GUAYAQUIL CARAJO

  2. Sucre Calderon Calderon

    Jorge: Excelente artículo. Me gusta tu comentario y el de Jorgito Ponce. Saludos a la distancia. Pincho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *