19 julio, 2024

Algunas convicciones…

Muchas veces creemos conocer a los demás.

Cada ser humano representa la imagen que necesita mostrar.

Vemos en cada sujeto lo que necesitamos ver. Proyectamos nuestras necesidades hacia otra persona para desear que esta sea lo que necesitamos.

De mí se han dicho muchas cosas.

Que soy una eminencia, inteligente, multifacético etc.

También hay quienes no me quieren y dicen cosas feas.

Por eso trataré de decir como realmente soy y que mejor manera, que diciéndomelo para que sea mí mayor verdad.

Lo que escribo me lo escribo.

Soy una persona sencilla;

Un ser común cuya mayor fortaleza es su ternura.

Un individuo que piensa que nadie puede reclamar un derecho para sí mismo, sin primero reconocer ese mismo derecho para los demás.

Creo firmemente que la naturaleza del ser humano es el amor.

En este sentimiento radica la explicación del propósito de nuestra existencia.

Estoy convencido de la presencia de un creador.

Lo conceptualizo como un ser supremo que nos otorga la libertad para actuar como queramos.

Una deidad que no castiga ni pone pruebas.

Dios es amor.

Es un ser omnipotente que nos ama de una manera incomprensible para nuestro limitado entendimiento.

Me gusta como soy; me siento bien conmigo mismo.

Tengo la necesidad de querer y ser querido.

El amor que no se dice es como el amor que no se tiene.

Los sentimientos se deben expresar cada momento que se deba a quien se tenga.

No concibo vivir sin dar ayuda al que lo necesite.

Debo lograr todas las metas imposibles que me encuentre en el camino.

El creador me ha otorgado la posibilidad de saber lo que me va a suceder.

Las metas que conquisto me surgen como convicciones.

Son la consecuencia de una certeza que me hace lograr sueños imposibles para quienes no tienen esta facultad.

Cada vez que tengo una convicción de esta manera, mis acciones se repletan de una energía superior a todas las dificultades.

Me muevo y muevo a los que me rodea para que los imposibles se vuelvan realidad. Esto genera en mis adentros un paroxismo de energía que le da pasión a mis acciones.  Mientras más difícil sea el problema, mucho mejor es la solución.

El hombre más seguro de sí mismo que he conocido soy yo.

Mientras ame y me amen me siento invencible.

Muchos buscan su seguridad en las cosas exteriores.

Yo necesito del amor para sentirme superior.

No existen imposibles que no sean posibles por la fuerza del amor.

La energía que recibo en un beso de los que amo, tiene más fuerza que todo lo que moviliza al  universo.

Soy una consecuencia del amor.

Me gustan los amaneceres y los atardeceres.

Necesito en forma impostergable ser el dueño de un cielo cundido por estrellas.

Me apasiona ver con los ojos del sentir; del percibir.

La vida es un acto de conciencia sin un antes ni un después.

Vivo por lo que pienso para morir por lo que creo.

Creo que la relación entre el hombre y dios solo le compete a su conciencia.

Sé que las revelaciones a todas las disquisiciones, no se descubren con la razón.

Después de pensar y repensar, todas las respuestas se encuentran en el amor y el amor está en todas las razones.  

 

Artículos relacionados

Querida Emma: Gracias

Emma Watson

El 21 de septiembre, en la ciudad de Nueva York, la actriz y nueva Embajadora de Buena Voluntad de ONU Mujeres, Emma Watson, ofreció un discurso sobre la igualdad de género y lanzó la campaña “HE FOR SHE”, convocando a los hombres para que participen en la causa del feminismo. Dicha convocatoria ha despertado muchas conciencias, así como también ha cegado muchas otras.

He visto circular hace poco en la red un artículo de un abogado, Gonzalo Banda, con el título “Querida Emma: El feminismo también puede convertirse en violencia”. Debo reconocer que leerlo me ha producido una cólera nauseabunda, al ver cómo se tergiversa el discurso de Watson así como la visión del feminismo. Por ello he decidido analizar a profundidad los argumentos del mismo.

El perfil del estudiante universitario

Una canción romántica, corta venas le dicen algunos, dice así: “eres casi perfecto, el hombre que siempre soñé, solo que tienes un defecto….” Las románticas saben el final. Lo mismo nos pasa a los educadores y en especial a los auténticos educadores, sean de la confesión religiosa o no que profesen, apun- tan, apuntamos alto. Los colegios jesuitas tenemos como perfil del egresado de nuestros centros educativos secundarios al hombre y mujer de las cuatro “C” de calidad, nuestros chicos deben salir al termi- nar su bachillerato, conscientes, competiti- vos, comprometidos y compasivos.

¿No es hermoso? Pero, ¿es consciente un chico de 17/18 años de la orientación final de su vida? ¿de lo que significa amar y ser libre? ¿salen comprometidos con el cambio y la responsabilidad social? Días pasados en el centro educativo que trabajo se realizó un congreso nacional de ex alumnos jesuitas, nacional, con centros educativos de hace más de cincuenta años. No llegaron a 100 ex alumnos que se hicieron presentes, solo de mi colegio, no llegaron ni a 25. Pero…organizamos unas olimpiadas deportivas cada año, pasan de mil personas el día de la inauguración. Sin comentarios. A seguir trabajan- do. Pero aterrizando los perfiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×