17 mayo, 2024

La mujer

“La gran pregunta que nunca ha sido contestada y a la cual todavía no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma femenina, es ¿Qué quiere una mujer? Sigmund Freud

No pretendo con esta reflexión responder la pregunta que se hace un médico investigador como Sigmund Freud, pero aportaré algunas ideas comentando lo expresado por ciertos hombres en el pasado hasta nuestros días.

“Se cuenta que Theodor Bischoff, famoso anatomista alemán del siglo XIX, tras decenas de años investigando el cerebro humano, llegó a la conclusión de que el cerebro del hombre era superior a la mujer porque su cerebro pesaba más. El cerebro del hombre tenía una media de 1,35 kg, y el de la mujer 1,25. Cuando murió su cerebro fue donado a la investigación entonces se pudo ver que su cerebro pesaba solo 1,24 kg”, sobran los comentarios.

Ahora en pleno siglo XXI en la “civilizada Europa” en el Parlamento de la Unión Europea, un euro-diputado polaco expresó en un pleno más o menos que la mujer era inferior y que no merecía ganar igual salario que los nombres. Si a esto sumamos las estadísticas de femicidios en España, por citar un ejemplo, ( un porcentaje de casi dos mujeres cada semana) éstas hablan por sí solas de las barbaries del siglo XXI.

Estos dos ejemplos históricos nos evidencian de la estupidez de algunos hombres y nos dicen claramente que la mujer quiere ser valorada y respetada exigiendo igualdad con los hombre, porque asi es y lo merece.

Mi reflexión es sencilla y clara, son iguales y muchas veces mejores que los hombres, ¿será por ello que algunos las temen?

Citamos ahora a William Golding, novelista británico, que sus expresiones sobre la mujer circulan en WhatsApp y dice asi: “Creo que las mujeres están locas si pretenden ser iguales a los hombres. Son bastante superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que le des a una mujer, ella lo hará mejor. Si le das esperma, te dará un hijo. Si les das una casa, te dará un hogar. Si le das alimentos, te dará una comida. Si le das una sonrisa, te dará su corazón. Engrandece y multiplica cualquier cosa que le des. Si le das basura, ¡prepárate a recibir toneladas de excrementos!

Con lo dicho, vemos que la mujer es más sensible, más creativa, más sacrificada por su naturaleza y responsabilidad de su maternidad, y porque sus múltiples funciones: esposa, madre administradora del hogar, profesional y/o ejecutiva o simple trabajadora. Absorbe más responsabilidades y carga que los hombres, sabe sonreír y alegrar nuestras vidas con mil detalles y acciones diarias, con los que nos sorprenden positivamente y nos alegran la vida.

Concluyo con los pensamientos de grandes personajes de la historia de la humanidad que ya lo expresaron tan bien y con ello rindo mi reconocimiento y agradecimiento a las mujeres por todo lo que son y significan en nuestras vidas y en la de la humanidad, con motivo de celebrar en estas fechas el Día Internacional de la Mujer.

“Llamar a la mujer el sexo débil, es una calumnia, es la injusticia del hombre hacia la mujer. Si por fuerza se entiende la fuerza bruta entonces, en verdad, la mujer es menos brutal que el hombre. Si por fuerza se entiende el poder moral, entonces la mujer es inmensamente superior”. Mahatma Gandi.

“La mujer está donde le corresponde. Millones de años de evolución no se han equivocado, pues la naturaleza tiene la capacidad de corregir sus propios defectos”. Albert Einstein

“La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre”. Rudyard Kipling.

Concluyo con la siguiente reflexión:

La mujer tiene un solo camino para superar en méritos al hombre: ser cada día más mujer. Angel Ganivet (escritor español)

Artículos relacionados

Apuntando a la educación revolucionaria

Cuando le llegaba la hora de exhibir virtualidades , una gran mayoría de egresados de uniiversidades públicas descubría que arrastraba rémoras culturales que le disminuía ante profesionales o académicos de otras latitudes o de universidades privadas.

Quienes se salvaban de tal frustración eran politécnicos o autodidactas, aquellos que llenaron esos vacíos y superaron por sí mismos las defecciones de una mediocre educación que arranca en las escuelas , prosigue en la secundaria y culmina en la superior. La democratización educativa, con la que se quiso camuflar la humillante y profusa distribución de diplomas y títulos , se originó en la reforma forjada a mediados del siglo pasado en Sudamérica y ha dejado profundas huellas negativas que no han podido ser subsanadas .

La enseñanza inútil

Hace algún tiempo, tuvo lugar, en Quito, la Reunión Ministerial de Autoridades de la Educación de América Latina y del Caribe. El director general de la UNESCO, de aquel entonces, Federico Mayor, […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×