21 julio, 2024

¡Saber Vivir!

¡Saber vivir! Suena bien; a todos nos gusta, nos gustaría vivir bien. Más si después de un año académico los estudiantes, los docentes, todos, se merecen sus vacaciones. Así que adelante, descansemos, tomemos fuerza para lo que viene, seamos agradecidos por todo lo vivido y recibido. Sepamos tomar unas justas vacaciones. Pero reflexionemos, ¿qué mismo es saber vivir?

Para los antiguos el sinónimo era “eudaimonia”, vivir feliz, vivir bien, cuya meta era conseguir la virtud, el punto medio entre los extremos. Para los modernos ¡saber vivir! Tiene muchas connotaciones desde el vivo, que aplica la viveza criolla, el que se aprovecha de todo y vive bien la vida sin merecerlo o costa del sufrimiento, la injusticia o del trabajo del otro. Como del que supo hacer bien las cosas y vivió para sí y acumuló lo que ambicionó. Vive cómodo, vive bien, se lo merece. Pero no se da cuenta de lo que hay a su alrededor ¿necesita todo lo que tiene para vivir bien? O ¿puede vivir bien en la austeridad y solidaridad con otros? Saber vivir, puede ser un proyecto político, hoy de moda en épocas de revolución ciudadana, “suma causay” le llaman. Aprender a vivir bien desde la justicia y equidad y en armonía con la naturaleza y en sociedad, suena bonito, pero según leyes y ritos.

Para JESÚS DE NAZARET saber vivir es: “elegir entre Dios y el dinero, no se puede servir a dos señores. Es no estar agobiados, angustiados por el mañana, ‘carpe diem”, disfruta la vida. No estés pensando solo en qué vas a comer, ni por el cuerpo qué vas a vestir… BUSCA PRIMERO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, y lo demás se dará por añadidura” (Mt 6: 30ss). ¿Qué distinto al diagnóstico del hombre moderno que diera el filósofo Emmanuel Mounier: “un hombre absolutamente vacío de todo misterio, del sentido del ser y del sentido del amor, del sufrimiento, de la alegría, dedicado a la felicidad y a la seguridad, barnizado en las zonas más altas con una capa de cortesía, de buen humor y virtud de raza, por abajo emparedado con la lectura somnolienta del periódico, las reivindicaciones profesionales o el aburrimiento de los domingos y la obsesión por figurar”.

El proyecto cristiano de ‘saber vivir’ invita a no preocuparnos por el mañana está en manos de Dios, y a saber ocuparnos del presente, está en nuestras manos y en las decisiones de nuestra inteligencia y voluntad. De nosotros depende la escala de valores con que entendamos el saber vivir. O elijo el rendimiento como motor de mi actuar, solo me preocupo de la eficacia y resultados, me obsesiono por acumular dinero como sinónimo de éxito y entro en la competencia desleal para superar rivales y obstáculos, cayendo así en “los demonios de la economía actual”, o me arriesgo a creer en las posibilidades de la naturaleza que sabe alimentar a los pájaros, vestir a los lirios, cuanto más a los seres humanos, predilectos de Dios. Lo primero es buscar una vida digna y dichosa para todos y lo demás se dará por añadidura. Verdaderamente, la vida es un arte, saber vivir, también, por ello tenía razón don Erasmo cuando dijo: “el que conoce el arte de vivir consigo mismo ignora el aburrimiento”.

PARA PENSAR

¿QUÉ SE PUEDE ENTENDER POR EL BUEN VIVIR?
Aprovecharse de otros, de la vida, o saber disfrutarla en paz y armonía.

¿EL CRISTIANISMO TIENE UNA PROPUESTA DEL BUEN VIVIR?
Claro, el REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA es sinónimo del buen vivir.

¿CÓMO PRATICAR EL BUEN VIVIR?
Huyendo de los “demonios de la economía”: no al acaparar, no a la competitividad, no al mero rendimiento.

Artículos relacionados

El tiempo – tu tiempo

“El amor hace pasar el tiempo; el tiempo hace pasar el amor”. Proverbio italiano “Vosotros los europeos, tenéis los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo”. Proverbio africano “No perdamos nada de nuestro […]

Arrivederci

El 1 de agosto del 2014, el diario El País Internacional de España, publicó un artículo titulado “La justicia en Ecuador ensaya un lavado de cara ante su mala fama”. En él se hacía alusión a que el listado de jueces que dejarán su sillón en enero del 2015 todavía era una incógnita, mencionando que se temía que magistrados que han sido cuestionados, estén en la cuerda floja, como Johnny Ayluardo Salcedo, quien dictaminó la libertad de la líder de la Unión Nacional de Educadores, Mery Zamora.

El diario español fue adivino, pues el referido magistrado salió de la Corte Nacional de Justicia. ¡Crónica de una muerte anunciada! Resulta curioso que los magistrados que han salido son casi todos de la sala penal y los que se han quedado tienen en su mayoría más de 22 años en la Función Judicial. La comisión que los evaluó parece que no consideró los títulos obtenidos por los magistrados, al evidenciarse que jueces que no tienen ni una sola especialidad, están por encima de aquellos que tienen estudios de maestría.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×