Opinión Política

Mal con ellos, peor sin ellos

Un escandalo mas se suma a la serie de hechos a los que los ecuatorianos y en especial los guayasenses nos estamos acostumbrando, no solo por parte del gobierno Central, sino también por los Seccionales.

Resulta que recién se dan cuenta que los concesionarios de ciertas vías del Guayas han omitido    el mantenimiento y no han ejecutado obras que estaban plenamente estipuladas en los contratos. 

 Ha transcurrido más dos décadas y el Concejo Provincial de las Guayas recién pretende imponer multas por algunos millones e iniciar acciones legales para terminar unilateralmente los contratos.  Lo menos que resulta es extraño.

Durante mucho tiempo los guayasenses nos hemos jactado de tener las mejores vías, incluso nos damos perfectamente cuenta cuando pasábamos a otra provincia ya que las carreteras son notablemente diferentes en su capa asfáltica y mantenimiento.

Ahora se dice: “Hay que liberar a Guayas de tanta ignominia, de tanto negociado, de tanto perjuicio. El resultado de la concesión con las compañías ha sido nefasto”. (?) 

Por otro lado, recién caen en cuenta que los peajes están mal colocados y que el parque automotor ha aumentado en un 200 por ciento sin que se haya realizado un control sobre este asunto. Suena bastante raro ya que el descontrol se viene dando desde varias administraciones, y la actual tampoco es que se posesiono ayer.

No se pretende justificar a las concesionarias.  Los contratos tienen que cumplirse y debe haber un departamento que audite y supervise su exacto cumplimiento, al margen del control que debe hacer la Contraloría. Son muchos los millones que se dice se han pagado en los 20 años en obras adicionales y un subsidio al peaje del que se desconocía hasta la actualidad, para que ahora se pretenda solucionar la desidia con la recisión y con un escándalo que tiene un tinte politiquero.

Se pretende se dice, que la provincia recupere sus vías y de esa forma ver cuanto dinero va a ingresar. Que el Consejo administre por un tiempo prudencial las vías hasta una nueva licitación en la que la provincia gane recursos económicos.

 El país está enfermo de corrupción y las experiencias que se tiene de las licitaciones son funestas, al margen de que se sabe a la perfección que las instituciones publicas sea de la índole que sea, son pésimas administradoras.

Cuidado por tomar decisiones viscerales donde lo que prima es la figuración; la politiquería y el no buscar un arreglo consensuado  donde no existan perjudicados, con mayor razón si están los ciudadanos de la provincia de por medio, resulta que el remedio es peor que la enfermedad: MAL CON ELLOS, PEOR SIN ELLOS.

1 Comentario

  1. Avatar
    Juan Pueblo que defiende a la ciudad y provincia

    Se conoce que la Península de Santa Elena se independizó por que un Prefecto quiso cobrar $ 6 y pico por el peaje a la Península, cuando la carretera a Salinas fue ampliada en el Gob. de Noboa y lo que puso la Prefectura de entonces fue apenas un 13 % solo de los puentes, o sea casi nada, por eso le decían a ese Prefecto de los 4 períodos la frase de Carlos Julio Arosemena Los enloquecidos por el $, Ese prefecto amarro un contrato para mantenimiento de las Carreteras de Guayas, o sea sigue explotando y sacando $.y el que lo sustituyo otro igualito amarro con otro contrato =, y ellos se presentan como manos limpias, este último afortunadamente no gano las elecciones para la Alcaldía de Gquil, hubiera convertido a la ciudad = que la Prefectura, saca mucho $$

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *