Hoy se busca tapar el Sol con el dedo meñique, al querer minimizar la influencia de los narcotraficantes comparándonos con otros que también lo tienen.

O sea, no importa que tu seas, si el de al lado es peor.

En la letra del Tango Cambalache ya quedó dicho (actualizado por ser de 1934) con Música y Letra, del gran maestro: Enrique Santos Discepolo.

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil [cien] también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veintiuno
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos…

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y “La Mignón”,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón…

¡Siglo veintiuno, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley…

El original lo cantó Gardel, hoy lo hace Rafael.

Dentro de lo anotado no resulta raro que muchos ecuatorianos piensen que todo el caos empezado desde 2007, se deben a un pueblo descontento y no a un bien trazado, protervo plan lleno de burlona demagogia. Siendo los más atacados los de las las franjas de meditación y libre expresión que el gobierno quiere destruir,.

Han cavilado: ¿Pudo realizarse por sí sola una operación que involucraba una inigualable profesionalidad en el manejo de la logística? ¿Que ella, por sus peculiares y frías características, demandó ingentes recursos económicos y humanos..? ¿De dónde salieron? ¿Cuáles son los límites de intrusión en el plan?

Hay claras demostraciones de manos negras escondidas para hacer gran daño al pueblo, bajo cuya sombrilla se tratan de cobijar.

La paz no regresa, ni el sicariato termina, porque la causa fundamental no se ha neutralizado. Los estamentos oficiales (no digo militares ni policías), no buscan la curación sino el total acaparamiento de la libertad de reclamo de un pueblo noble que desea progresar.

Existe una sola meta: Manejar más totalitariamente e implementar sus nefastos intereses y negocios.

No toman acciones reales para acabar con la incomparable corrupción que todavía no se detecta en su completa magnitud. Si no fuera por algunos decididos ecuatorianos de profunda creencia democrática (a quienes llaman “corruptos”), que arriesgan incluso hasta su propia vida: En la Costa, Sierra, Región Insular e incluyendo la noble zona de nuestro Oriente, no saldría a la luz actos que descalifican a los “meritocratas” que negocian hasta las almas.

Nuestro país está bajo el serio peligro del inigualable ¡maldito! poder económico del narcotráfico. Fuerza alterna de Satanás que al presente forman un nacimiento mellizo con el terrorismo.

El terrorismo no es religión facultativa, es esclavitud y desvalijamiento de la autenticidad étnica y moral para fines de poder felón de unos que hasta entre ellos no se tienen respeto humano.