666 y 444

El Canario Pelucon

Realmente asombra la forma como discutimos acerca de un documento que presenta tantos vicios de lenguaje que resulta difícil de interpretar. Para contentar a varios grupos y lograr su aceptación, todo el documento presenta fallas de diversa índole que produce vergüenza ajena al que lo lee.

Comencemos con los vicios de lenguaje. Está plagada de pleonasmos y extranjerismos. La carta magna debe ser escrita en un solo lenguaje y respetando sus reglas. No es por lo tanto correcto que estén escritos párrafos en uno de los dialectos quichuas. Se podría reducir casi a la mitad la Constitución si no hubieran tantos pleonasmos. La repetición innecesaria de palabras (nosotros y nosotras, etc., como si el castellano no tuviera la aceptación universal que al decir nosotros o los nos estamos refiriendo a los dos y hasta a los tres o más sexos) es un vicio severo de lenguaje que puede dar lugar a interpretaciones erradas.

Aparentemente para el país sólo existen feministas y huaymiras, ya que parece que los únicos que tienen derechos son las damas que reclaman una igualdad de género que va en contra del lenguaje (¿les molesta la masculinidad?; en mi época era el complemento de la feminidad), y los homosexuales que anhelan expresarse su amor en media calle. Sobre la adopción cabe preguntarse si un transgénero que se opera y se registra luego como del sexo opuesto y se une a otro homosexual, cuyo matrimonio no es permitido, pero su unión, sí, ¿pueden adoptar? Creo que la adopción debe contar con algunas reglas morales que impidan la debacle moral.

Siembra vientos y cosecharás tempestades. Este refrán debe ser tomado en cuenta por el “polit bureau” del gobierno. Se está sembrando el odio entre hermanos y las consecuencias las estamos viendo: profanaciones, actos vandálicos, reacciones en contra, divisionismo. No es cuestión de quien logra la mayoría, porque esa es una victoria pírrica. El mal ya está hecho. La división se ha logrado. No hay ganadores y el gran perdedor es el pueblo y mientras más bajo su poder adquisitivo, más perjudicado quedará. Una carta magna aprobada por una mayoría ajustada será derogada luego de poco tiempo, al cambiar la cabeza del gobierno. Es preferible no imponer, sino consensuar, escuchar y razonar. Es una pena que la prepotencia haya destruido esta brillante oportunidad.

666 es el número de la gran Bestia, la que San Juan describe en el Apocalipsis 13: 4-5 “Y se postraron ante el Dragón, porque había dado poderío a la Bestia, y se postraron ante la Bestia diciendo: ¿Quién como la Bestia? ¿Y quién puede luchar contra ella? Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias, y se le dio el poder de actuar durante cuarenta y dos meses” y 13:18: “Aquí está la sabiduría! Que el inteligente calcule la cifra de la Bestia; pues es la cifra de un hombre. Su cifra es 666.”

Esta suma de 444 artículos que va a un referéndum, se parece al 666. ¿Será coincidencia? Rafael, Acosta y Corcho son 666, como también lo son Correa, Patiño y Larrea (internacionalmente Chávez, Correa y Ortega). Si ampliamos esa visión, las del 444 podrían ser Romo, Bety y Vela. Podríamos concluir que esta Constitución podría convertirse en “la gran bestia apocalíptica”.

El Canario Pelucon

Autor: El Canario Pelucon

Compartir entrada

4 Comentarios

  1. En asunto de catolicismo: NADIE PUEDE TIRAR LA PRIMERA PIEDRA. Yo estoy de acuerdo que TUMBEN a un presidente, a este u otro, porque su proyecto POLITICO no calce y no tenga aceptación popular, o por corrupto. Pero la FE es un problema de fuero interno. Si con la bandera del catolicismo empezamos a hacer CACERIA DE BRUJAS o LAS DE INQUISIDOR, entonces tendríamos que enviar a la hoguera:

    -a todos esos divorciados que contraen matrimonio otra vez habiéndolo hecho primero por la Iglesia.

    -o al otro u otra que comete adulterio.

    -o al sacerdote pedófilo.

    -o al que dice ?Señor, Señor…? y a la vuelta de la esquina estafa, no paga impuestos, comete pedofilia, o huye de la justicia

    -etc.

    Es algo que ahora en este siglo, es inadmisible. La propia Iglesia se ha disculpado por sus errores a lo largo de la historia. La tolerancia y ubicación histórica debe primar en nuestros juicios.

    Critiquen políticamente al Presidente y su proyecto, pero con las armas que nos da la razón, de lo contrario estamos alentando campañas interminables que no nos conduce a nada.

    Wilson

    Enviar Respuesta
  2. Jose Fernando

    Estimado Canario:
    Veo que lo han superado en otro artículo del Diario El Universo del mismo día 15 de agosto, con el título LA NUEVA CONSTITUCIONA en el cual ya adelantan la nueva forma en que se debe hablar el idiomo españolo. Concuerdo abiertamente con la crítica de los pleonasmos y de los extranjerismos. No veo porqué se pueda sentir ofendido Wilson con eso. Criticar que se destruya el idioma para dar gusto a un poco de gente que se siente herida en sus derechos, me parece ridículo.
    Parece que a Wilson lo que lo hiere es el hecho de que no se quiera permitir que un transexual pueda adoptar. Hay pequeños vacíos en la Constitución, y creo que usted acertadamente descibe uno. Si hubiera sensatez y ganas de concertar, se debería pedir que el pueblo ponga aportes en estos temas puntuales y cambiar las pocas fallas de este tipo que podrían dar lugar a mal uso después. Sugiero al Gobierno que lo haga y que eliminen los pleonasmos y los extranjerismos de la Constitución.
    Un abrazo y gracias por colaborar.
    JFGR

    Enviar Respuesta
  3. El transexualismo como la explotación pueden ser BUENAS Y RENTABLES para los que flagrantemente las practican; pero de que éstas EXISTEN, nos gusten o no, ES UNA REALIDAD, y la sociedad debe de tener armas legales para sobrellevarlas, ES LO REAL. La constitución nueva habla de uniones de hecho; pero matrimonio SOLO para HOMBRE Y MUJER. (no a las falacias)
    Lo que repito no se puede admitir, es que RESUCITANDO EL OSCURANTISMO, LA INQUISICION, EL 666, Y EL MORBO PECAMINOSO DEL “Señor, Señor…” mientras no se paga IMPUESTOS o aplasta la COMPETENCIA con armas INNOBLES, etc. PROCLAMEMOS “YO ESTOY CORRECTO, los demás NO”

    La política es la lucha noble (o debe serlo para un Xtiano) de confrontación de IDEAS, razonadas. LA RELIGION como argumento NO ESTA BIEN. O , como dijo Xto:
    “Pensad que hay DIOS, y obrar como si todo dependiera de NOSOTROS”

    Enviar Respuesta
  4. Un comentario sensato que he leído:

    En política, el chance a REINVINDICARSE existe; aún LFC, haciendo un MEA CULPA, y votando por el SI, podría hacerlo. Por otro lado, el chance a equivocarse o apelar AL BILLETE de los pelucones también existe. Si no, de donde sacar el billete para la campaña: DE LA DROGA, DE LAS BANANERAS,DE FILANBANCO?

    Esto justamente, aquí y en los EEUU, da la pauta para pensar que lo DE QUIMICAMENTE PURO en política no existe. Lo que existe en política es el esfuerzo por apuntalar cualquier proyecto que evidentemente necesita hombres preparados y moralmente solventes (pero no perfectos) para lograrlo; y de los dos lados: Izquierda o Derecha. LFC se asesoraba de ilustres CABEZONES y SOCIALISTAS; Don Buca mencionaba que el mejor tesorero era alguien de la oposición porque ejercería la mejor veeduria. Otros prefieren a los panas por quienes ponen las manos al fuego.

    En fin, a prepararse y a preparar a nuestros hijos, futuros actores políticos, pero no levantando las banderas del SEPARATISMO, XENOFOBIA, FE RELIGIOSA, ORIENTACION SEXUAL, ABORTISMO etc. sino la simple fuerza de la razón.

    Todavía recuerdo que en las luchas políticas universitarias, los grupos de derecha (mis panas) levantaban proclamas contra \”los comunistas\” (eran social demócratas realmente) diciendo NO A LOS CONDONES, NO AL INDIGENISMO IGNORANTE, NO AL ESTATISMO en la educación, sin reparar que el ESTADO SOLVENTABA A ESA UNIVERSIDAD, QUE LA IGNORANCIA NO ES CONNATURAL y QUE LOS CONDONES eran vendidos en las farmacias de algunos de sus padres.
    Migdonio Aguirre

    Enviar Respuesta

Envíar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>