19 abril, 2024

Intereses nacionales No. 4

CEMENTERIOS DE TRENES EN ECUADOR

Precedente histórico

Varios reportajes y mis investigaciones y videos sobre la vida pasión y muerte del tren ecuatoriano han sido esfuerzos que no han tenido eco en los gobiernos de Correa, Moreno, Lasso y de lo que va de Noboa que produce rabia y frustración cuando nos contestan que en Caja Fiscal solo han encontrado 184 millones de dólares y que financiar una obra de tal magnitud   sería imposible. Si eso es verdad Ecuador es otro cementerio

UN POCO DE HISTORIA DE QUIENES CONSTRUYERON EL FERROCARRIL

(1)    El dueño de la constructora, John Harman, falleció en Huira en 1907. No vio la finalización de la obra. Sus restos están perdidos, pues el cementerio donde fue enterrado, se lo demolió para el paso de una carretera. John Harman murió en 1907, aunque las causas de su muerte no han sido totalmente esclarecidas, se presume que murió de una enfermedad contagiosa como fiebre amarilla, peste bubónica o apoplejía, pero la versión que sus descendientes creen es que fue asesinado o envenenado. 

Archer Harman tenía muchos enemigos políticos a causa del ferrocarril, había razones para considerar que querían asesinarlo, pero al parecer John Harman tomó su lugar. (Su cuerpo fue depositado en el «cementerio americano» o «cementerio para gringos», como lo llamaba el pueblo, ya que solo se encontraban tumbas de americanos, ingleses y otros extranjeros que llegaron por la construcción del ferrocarril.

(2). Los descendientes de la familia Harman (Sandy Hatch y Elizabeth Brindar que visitaron el Ecuador en el 2010) deseaban encontrar la tumba de su tatarabuelo constructor para llevar los restos a su país natal, así como también, determinar la verdadera razón de su muerte, pero el cementerio había sido desaparecido.

Gracias a la ayuda de los moradores más antiguos de Huigra, determinaron el lugar donde pudo haber sido el «cementerio de extranjeros», en una zona llena de maleza. Luego de labores técnicas, utilización de palas mecánicas y retirada de escombros, empiezan a encontrar las tumbas, las cuales tienen el diseño de un féretro de cemento protegidas por una gruesa tapa del mismo material y con el diseño de una cruz sobre ella. No han sido exhumadas y las lápidas pertenecen a las siguientes personas: William Layman, ingeniero eléctrico inglés, quien vino por la construcción de la primera hidroeléctrica del Ecuador instaurada en Loja.

Después de aquella obra, Archer Harman lo contrata como mecánico eléctrico del ferrocarril. Muere en el año de 1922. Mr. Mc Cracken fallecido en 1912. Por su apellido se deduce que pudo ser irlandés. Woodson, nacido en 1920 y fallecido en 1929.

En 1990 cuando la bisabuela de Sandy Hatch, tataranieto de Archer Harman, Geertrud Harman, falleció en el ático de su casa. La familia halló un tesoro. Un baúl   que contenía más de 1.000 fotografías tomadas entre 1901 y 1902 que retratan la construcción del ferrocarril, así como documentos de la obra y de la costumbre de esa época.

John Harman fue dueño de la compañía estadounidense que construyo el ferrocarril Guayaquil/ Quito a inicios del siglo XX

La mamá de Sandy, Katherine Brainard editó un libro con la colaboración de Estudios Universitarios (CEDEU).su :Titulo Tren en el cielo

La familia planteo la idea de levantar un museo en la estación ferroviaria de Huigra (parroquia ubicada ente Alausí y Bucay) en el cual se proyecte la historia del tren

(3). Las tumbas se encuentran en el kilómetro 117 de la vía Huigra – Alausí, apenas a 2 m de la línea férrea y, a 1 m de profundidad con respecto a la misma. De acuerdo con la historia que se ha transmitido oralmente entre los antiguos pobladores de Huigra, se cree que este cementerio era más grande, abarcando entre 30 a 32 tumbas, pero que debido a las inundaciones del Río Chanchán, se fue destruyendo al igual que el mismo ferrocarril.

Por la ubicación en que se encuentran las tumbas se cree que la actual vía férrea fue reconstruida sobre el mismo cementerio americano. Por las fechas encontradas en las lápidas se estima que este cementerio se estableció desde los años 1901– 1902 y existió hasta 1950 fecha en la que se realizó la construcción de la carretera a Huigra

Un grupo de ciudadanos patriotas formamos la mancomunidad del ferrocarril para exigir a los gobiernos de Moreno y Lasso para la reconstrucción de esta obra que fueron ofrecimientos de campaña, pero la mancomunidad sucumbió ante el germen de la polítiquería y se autodestruyo.

 Hoy en el 2023 bajo el mando del     ingeniero Jaime Páez ,    a través  de la Cámara de Comercio de  Imbabura por ejemplo , se  está proyectando charlas , proyectando  videos  de  la verdadera historia  y proyección  del Ferrocarril del Norte , Centro y Sur  y se   iniciará nuevamente las gestiones ante   el presidente Noboa  y Ministerio de  Turismo  y Obras Públicas   y    con plata y persona por ejemplo,  empezaron al desbroce de la vía y habilitación de alguna locomotora en Riobamba, Durán e Imbabura,  y  sin embargo pero no hay respuesta, los gobiernos de   Moreno y Lasso  dejaron   pasar la oportunidad cuando 10 empresas internacionales se ofrecieron a financiar la obra, pero la ceguera  y la inoperancia pudo mas que cualquier otra iniciativa ciudadana

 

EL INTENTO DE REPARACION DE LOCOMOTORAS

En los talleres y oficinas de Ferrocarriles del Ecuador, en Chiriyacu, al sur de Quito, por ejemplo, se percibe un ambiente desolador.Las locomotoras que antes atravesaban el país ahora reposan entre la maleza y fierros retorcidos. Este lugar se convirtió en un cementerio de chatarra. 

 

EL TREN CRUCERO 

Que en su momento recibió reconocimientos internacionales y obtuvo en el 2013 el premio al Mejor Producto Turístico, ahora luce abandonado. Diez años después, este tren de lujo, que cubría la ruta Quito- Guayaquil y viceversa, se encuentra en los patios de la estación de Chimbacalle abandonado.  

El color rojo que antes lo destacaba ahora está cubierto por polvo y grafitis. Sus vagones están vandalizados y el color anaranjado del óxido se va apoderando de los fierros.

Este triste panorama no solo afecta a sus extrabajadores también a los vecinos que fueron testigos del funcionamiento de este sistema de transporte.

 

INSEGURIDAD Y DELINCUENCIA 

Dicen que el olvido por parte de las autoridades y la destrucción se apoderaron de los talleres de Chiriyacu. Los vecinos cuentan que habitantes de calle ingresan a cualquier hora del día, pese a que en la puerta hay cerraduras y cadenas.

Los delincuentes han roto paredes y techos para llevarse todo lo que encuentran. Otros prefieren ingerir sustancias ilícitas, en las oficinas hay botellas de licor, colillas de cigarrillos y otras sustancias.

Los Delincuentes abren huecos a las paredes para ingresar a robar en los talleres.

Los moradores sienten temor a identificarse, nos cuentan que este lugar ha sido tomado por bandas delictivas.

 

EL PROBLEMA SOCIO LABORAL ES OTRO DOGAL

Desde que el expresidente Lenín Moreno suscribió el Decreto Ejecutivo número 1057, en el 2020 y dispuso la extinción de la Empresa Ferrocarriles del Ecuador, la situación empeoró.

Pedimos en innumerables ocasiones al Ministerio de Obras Públicas que dé respuesta al abandono. La estación y los talleres han sido tomados por la delincuencia, han dañado todo al paso.

Una estación del Metro de Quito es marcada por actos de vandalismo 

Desde ese entonces los trabajadores solicitaron reuniones con el Ministerio de Turismo y Obras Públicas para no dejar morir este patrimonio, sin embargo, no obtuvieron respuesta.

Mediante un acuerdo con el Comité de Empresa de Ferrocarriles dispusieron vigilar el lugar y lo hicieron por dos años.

«Pero poco a poco los extrabajadore fueron despedidos y las instalaciones quedaron en el abandono»,

Es evidente el daño, se robaron el equipo eléctrico, piezas, tuercas, alambres están esparcidos entre los rieles, hierba y escombros.

En los talleres se encuentran tres locomotoras, una que llegó desde Francia y dos de origen español que arribaron al país en el 2015. Todas están dañadas y desmanteladas.

 

COSTO DE REHABILITAR LAS LOCOMOTORAS

La inversión aproximada de cada una asciende a los 12 millones de dólares y puede costar más por los repuestos que se deben importar.

«Hay sectores que ya no existe rastro de que en algún momento pasó el tren son pueblos fantasmas «.

En Santa Rosa, en el sector de Tambillo, dos kilómetros de rieles fueron robados.

«Los rieles son de 12 metros, son pesadas, clavos, y todo el fierro que un día fue la guía del tren ya no hay rastro alguno», detalla.

Las malas administraciones llevaron a la empresa a esta situación. Hay sectores donde se han robado hasta los rieles, es evidente el descuido y el abandono

 

DENUNCIAS POCO ATENDIDAS  

La Contraloría se cansó de hacer exámenes de auditoría y tras las denuncias realizadas por los extrabajadores, llegaron al taller de Chiriyacu personal del Ministerio de Transporte y Obras Públicas para realizar un inventario de los daños, y la respuesta es no hay presupuesto ni para hacer inventarios

Ahora los extrabajadores y moradores del sector y un grupo de ciudadanos preocupados   por la impavidez y corrupción de los últimos tres gobiernos, hacen un llamado a las nuevas autoridades de Daniel Noboa para que no dejen morir este «patrimonio turístico y de movilidad «. La ciudadanía se encuentra preocupada y solicita que exista control de la policía. Por esta zona a diario transitan estudiantes de los colegios aledaños.  El tren tiene 965,6 km aproximadamente de línea férrea, que atraviesa las provincias de Carchi, Esmeraldas, Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo, Cañar, Azuay y Guayas y nos invade la nostalgia

Artículos relacionados

Consensuando al susto

El Ministro de Defensa Ricardo Patiño se encuentra en estos días, en maratónicas reuniones en los cuarteles militares del país, supuestamente socializando  un proyecto de reformas a la ley de seguridad social […]

1 comentario

  1. Interesante articulo. El dueno de la constructora era Archer Harman, no John Harman, quien fue
    el ingeniero a cargo de los equipos de construccion.
    John Uggen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×