29 mayo, 2024

La dictadura de la mayoría

La mayoría de los ecuatorianos se aprestan a cometer un crimen de estado el próximo domingo. Procederán a elegir para que los representen en distintos cargos de la administración pública, a los menos preparados, los más corruptos, superficiales, incompetentes, narcos y payasos a fin de que manejen el dinero de todos, conduciéndolo a sus personales arcas.  

Si la voz del pueblo es la voz de dios, debemos declararnos ateos de este ventrílocuo inventado por los políticos, pues la mayoría desde que es mayoría solo hace estupideces y esta vez no habrá excepciones.

Más del 30% de los candidatos que se aprestan a desviar nuestros recursos en caso de ser elegidos, jamás han pagado impuesto a la renta y peor aún, ni siquiera han presentado su declaración. Otros  tienen juicios, glosas y presumen de sus tobillos decorados.

Para evitar esta dictadura de un pueblo inculto, escaso de memoria y neuronas, debemos repensar en nuestro sistema democrático, volviendo al pasado.

Propongo que solo voten y puedan ser electos quienes han declarado y pagado al estado impuesto a la renta por los últimos 5 años. 

Cuando nacimos como república en 1830  votaban los mayores de 25 años de edad, que tenían una renta anual mayor a 200 pesos provenientes de bienes raíces o de alguna profesión.

Para 1835 la constitución exigía ser casado, mayor de diez y ocho años; tener una propiedad raíz de doscientos pesos, ejercer una profesión y saber leer y escribir.  Así, en un país de 500.000 habitantes, las decisiones quedaban en manos de 8.000 ciudadanos. 

La constitución de 1860 requería ser católico, saber leer y escribir, veintiún años de edad y descartó el requisito de que los hombres tuvieran propiedades para poder sufragar. 

La constitución de 1878 eliminó ser católico; la constitución de 1929 aprobó el voto para las mujeres; en 1945 se estableció la obligatoriedad del sufragio; en 1978 se reconoció el derecho al voto de los analfabetos…que pasaron a la asamblea.

Finalmente, la Constitución vigente, aprobó el voto facultativo para los adolescentes entre 16 y 18 años, para militares, policías y extranjeros con cinco años de residencia, preferiblemente dedicados al narcotráfico.

A juzgar por los spots publicitarios que circulan en esta campaña, se llega a la certeza que mientras más majadera sea la publicidad, más adherentes domesticados genera. La tontería es altamente contagiosa y se alimenta de grandes ideas difusas, de lugares comunes, de proclamas simplistas, de payasadas y chistes pornos como mandarte a desnudar con quien quieras y como quieras. 

Si usted es una persona educada, honesta y patriota le pido que vote por quien considera preparado para el cargo CON INDEPENDENCIA DE LA POSIBILIDAD QUE SU CANDIDATO TENGA DE GANAR. La decisión que usted tome es mucho más importante que el resultado. 

Solo quienes pagamos impuestos nos importa que hacen con nuestro dinero.

La cruzada contra la estupidez está perdida de antemano…de la corrupción también. ¡Son mayoría!



Artículos relacionados

Anécdotas del Ayer: Abdalá y Yo

En estos tiempos donde para mí el ayer pesa más que el hoy o el mañana, me entretengo contando episodios de mi vida que no calzaron en mi libro ¡VALIÓ LA PENA? y que pronto estará en circulación.

Respaldado por su hermana Martha, primera dama y esposa del Presidente Roldós, Abdalá ocupó la Intendencia del Guayas cuando tenía apenas 28 años de edad. Como representante legal de la empresa fui citado a comparecer bajo el cargo de haber subido los precios de los juguetes. Estaba ya muy cercana la Navidad y una clausura resultaba fatal. Entré a su despacho acompañando al dueño de la empresa y nos hizo sentar a su lado izquierdo y derecho respectivamente detrás de la mesa que daba frente a las múltiples cámaras de televisión. Dio una alocución vehemente; ¡no voy a permitir especulación de ningún tipo gritaba, una y otra vez! Y su puño golpeaba la mesa con furor. Tres minutos sufrimos de escarnio mediático, luego de lo cual ya una vez a puerta cerrada nos dijo; no se preocupen, sigan no más y disculpe la molestia don Pepe y con una palmadita en la espalda nos despidió muy educadamente. Salimos y les esperaba el turno a los señores que producían aceite comestible que entraron acompañados nuevamente de las cámaras de televisión.

2 comentarios

  1. Así es, al respecto he escrito algo semejante, el mismo estoy enviándolo para su publicación.

    Con el comedimiento del caso, me permito referir su comentario: «Cuando nacimos como república en 1830…».

    Acorde con el texto constitucional de dicho documento correspondiente a la tercera constitucional de la futura República del Ecuador y que, para aquella época, se denominó «Del Estado del Ecuador», transcribo, especialmente, sus artículos :

    Artículo 1.- Los Departamentos del Azuay, Guayas y Quito quedan reunidos entre sí formando un solo cuerpo independiente con el nombre de Estado del Ecuador.
    Artículo 2.- El Estado del Ecuador se une y confedera con los demás Estados de Colombia, para formar una sola Nación con el nombre República de Colombia.

    De lo cual se deduce que NO FUIMOS constituidos como REPÚBLICA sino como Estado integrado la República de Colombia.

    Sobre el particular y es una pregunta recurrente el porqué del retroceso ocurrido si lo comparamos con el Reglamento Constitucional de 1820 de Guayaquil cuyo autor, hasta aquí al no existir documento fehaciente que lo contradiga, único, fue el prócer Olmedo.

    En dicha ocasión como delegado de la provincia aceptó tantos cambios y traigo a colación el título de su importante artículo «La Dictadura de la mayoría» Alexis de Tocqueville llamó en la Democracia de América, La tiranía de las mayorías. Fue lo que aconteció en 1830, conforme consta detallado en el libro de Actas de dicha Asamblea.

    Lo expuesto, se sigue ratificando en las posteriores disposiciones como 3, 4, 5, 6, 7 y demás.

    Constitucionalmente, fue la Constitución de 1835 cuando se lo dispone llamarnos: República del Ecuador.

    Creo que usted, yo y demás ecuatorianos valorizamos la Verdad Histórica, nos entusiasma esta clase de «diálogo» para hallar y afianzarnos más en nuestra nacionalidad. Gracias. Mi saludo.

  2. Muchas gracias Ernesto por tu interesante articulo e invitarnos s reflexionar y también por enseñarnos algo de historia de nuestra constitución de igual manera a la Sra Regina Zambrano. Si a ustedes los pudiéramos tener como nuestros representantes en el Congreso o Asamblea como se llame ahora, de seguro que daría ganas de volver a creer que se puede hacer Patria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×