20 julio, 2024

La reelección indefinida

La democracia no fue inventada por los ecuatorianos. Es una consecuencia del sentido común de la humanidad. Existe como resultado de las perversas experiencias que a través de la historia ejercieron los tiranos que acapararon el poder.

Antes de que la democracia exista, la perpetuación impuesta a base de la fuerza de los dictadores les permitía ser los únicos que pudieran gobernar.

Estos autócratas estaban convencidos de ser los ungidos para dirigir el territorio que sanguinariamente sometían. Los auto proclamados redentores de la patria creían ser los elegidos para cumplir designios divinos. Esta convicción era reforzada en su sobrevalorado ego, por una corte de bufones lambiscones que les hacían creer en la divinidad de su destino.

Su egolatría los hacía acaparar todos los poderes de que disponían para que nadie pudiera quitarles lo que poseían.

Para preservar su hegemonía, no tenían ningún escrúpulo para enjuiciar o eliminar a quién representara un peligro para sus propósitos.

Como democracia se define a la forma de organización social que confiere el uso del poder a la misma sociedad. El término se originó en Grecia 500 años antes de Cristo y etimológicamente significa el gobierno participativo del pueblo.

Para que una democracia sea verdadera, tienen que existir varias condiciones… Debe haber una participación directa del pueblo en el uso del poder.

Inevitablemente tiene que existir la permanente alternabilidad en el ejercicio de ese poder. Quién esté frente al manejo de la autoridad deberá considerar a la libertad como el supremo patrimonio de la nación.

Tiene que garantizar la igualdad de todos frente a la ley.

Debe luchar para mantener la vigencia plena de la libertad de expresión.

La democracia se vive en plenitud solo cuando la limitación al uso del poder se encuentra controlada por la constitución.

No se puede violar a la ley en nombre de la democracia. El pilar fundamental de la libertad de un pueblo, radica en la independencia entre los poderes que conforman el estado. No puede haber injerencia de alguno sobre ninguno. Solo mediante el ejercicio de una democracia transparente los pueblos vivirán la paz social. La tolerancia y el respeto al derecho ajeno son obligaciones ineludibles que debe garantizar cualquier gobierno, para que una convivencia de equidad sea sentida por el pueblo.

Por el contrario, el actuar en beneficio propio con las leyes aprobadas por la falsa legitimidad que otorga una sumisa mayoría, es solo una autocracia contrapuesta con la esencia democrática que se consagra en la carta magna del estado.

La constitución no permite reelección. Este mandato del pueblo fue ratificado por un referéndum. Sin embargo, en un discurso reciente el primer empleado del estado viabilizó la reelección indefinida.

Las consideraciones para que esta decisión se dé para conveniencia de quién la quiere, es aducir que las circunstancias actuales no son las mismas que cuando se aprobó la carta magna.

En ningún ámbito de la existencia las condiciones son las mismas que antes fueron.

La misma vida es un permanente cambio de las circunstancias. Un segundo después de que acabe de escribir esto que escribo; mis condiciones personales no serán las mismas que tenía antes de hacerlo. Existen dos formas para hacer un cambio constitucional.

La primera es mediante una enmienda, para cuyo efecto la asamblea acogerá la reforma propuesta por algún asambleísta y si esta se aprueba en primer debate con la mayoría de los votos, se ratificará en un segundo debate después de un año para hacer la reforma.

La enmienda es la forma más fácil de lograr una decisión política sin riesgos, ya que para efectuar el cambio pretendido, solo se requiere tener la mayoría en la asamblea.

La segunda manera es hacerlo mediante un referéndum, para saber si el pueblo democráticamente expresa su decisión de querer la reelección.

Hacer un referéndum es la forma estrictamente legal y democrática. Las cosas en derecho se deshacen como se hacen.

Para derogar el impedimento constitucional expresamente señalado en la constitución que no permite reelegirse, habría que hacer otro referéndum para que su legitimidad le sea otorgada de la misma manera como fue logrado el impedimento. La opción del referéndum constituye una forma democrática que implica mucho riesgo, porque de ser negativo el resultado, acabaría con los planes de perennizarse en el poder de quién lo pretenda.

Sin embargo, la posibilidad de un cambio constitucional por cualquiera de estas dos alternativas, solo se podrá efectuar con la dirimente decisión de La Corte Constitucional. La consulta del asambleísta que proponga respecto a cuál será la vía, es de exclusiva decisión de la Corte Constitucional.

Por eso digo que la verdadera democracia es la participación del pueblo en sus decisiones. Por eso la alternabilidad democrática en el ejercicio del poder es uno de los pilares fundamentales de toda democracia. La enmienda es una fácil opción política; el referéndum es una difícil opción democrática.

Todo lo que se haga solo servirá para el cumplimiento de las formas necesarias para que esta aspiración sea legitimada por un control totalitario disfrazado de participación democrática.

Soy un convencido de que a quien sea que se quiera perennizarse en el poder, se le debe ganar en las urnas. Hace unos meses el primer empleado del estado aseveró de manera pública que este sería su último período.

Hoy dice lo contrario.

Nadie es invencible ni insustituible.

La dificultad de participar en una futura elección que tenga reelección, radica en no poder competir en un proceso electoral en igualdad de condiciones.

Lo que no es ético de la futura contienda, radica en que el proceso electoral será controlado y escrutado por los árbitros que son del mismo partido al que pertenece un candidato.

Lo inadmisible es que quienes son los dueños del proceso eleccionario, sean de la misma tienda política del candidato que pretende reelegirse.

Debe ser una coincidencia que los únicos tres países latinoamericanos donde existe la reelección presidencial indefinida sean Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La esencia de un demócrata verdadero radica en su respeto a la inviolabilidad de la alternancia en el ejercicio del poder.

No se puede aseverar que se vive en democracia, si se quiere gobernar por más tiempo del establecido en la constitución.

Peor decir que somos una patria libre, si se tiene bajo control a todos los poderes del estado…

Artículos relacionados

Hacia una nueva relación

El enrumbamiento de las aspiraciones generales hacia un modelo determinado por un sector del quehacer político constituye una traición a dichas aspiraciones.

Una revolución usualmente es el rechazo a las formas que se han venido utilizando de hacer política, administración publica, manejo de la cosa pública, pero esta no constituye una patente de corzo para que quien hace de líder tome el rumbo que el considera apropiado, ese es un tema antiguo, el líder debe de lograr en primer lugar la aspiración popular de romper el cerco de corrupción administrativa e inmediatamente, mediante los mecanismos democráticos (en sentido amplio, no en el sentido marxista leninista) lograr la consulta popular en beneficio de perfilar la aspiración de cambio al alcance de todos.

3 comentarios

  1. Excelente articulo el escrito por señor Miguel Palacios.Es recomendable leer el Art.144 de la Constitución escrita en ciudad Alfaro. Segun el Art.441 no es aplicable porque altera la estructura fundamental, por que está restringiendo los derechos y garantías de los mandantes pero quieren hacerlo por que existe la mayoría parlamentaria en poder del mandante.Igual el Art.442, una reforma para reelección indefinida altera los derechos y garantías de la población, por que se votó por esta constitución para ser aprobada. Para una reforma se requiere un referendum y es lo que no quiere hacerlo el mandante de turno.Abran los ojos y despejen la mente, ciudadanos libres del País.Es que acaso están bajo los efectos de la droga de la verborrea contradictoria que dice:HOY SI, MAÑANA NO.Los psicólogos llaman a ello doble sentido, SIN SENTIDO.

  2. Buena Doctor
    Ud. le ha dado la respuesta que no queria el Persi, cuando dijo. . «quien garantiza que ganaré, si me postulo». . .
    AHora podemos decir que esa posibilidad está en manos del CNE . . .
    Si ya tiró abajo una serie de firmas con 11 unicas evidencias . . .
    también podrá subir a una candidato, sin necesidad de reconteo . . .

  3. MUY BUENO SU ARTICULO QUERIDO DR. SI LAS ELECCIONES FUERAN LIMPIAS O SEA SIN LA GENTE AP. EL PIERDE…. AHORA QUIERE A DEDO PONER A LA SRA RIVADEINEIRA LA QUE DIJO QUE LOS RICOS COMEN M…. QUIERE DESCANSAR 5 AÑOS Y DESPUES VOLVER COMO LA PRESI DE CHILE….ELLOS YA SE CREEN DUEÑOS DE EL ECUADOR…QUE DESGRACIA…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×