20 julio, 2024

El cerebro es el único órgano que se estudia a sí mismo…

Dentro de los trillones de trillones de galaxias en las que conceptualizamos la incomprensible dimensión del universo, los seres humanos somos una pequeña partícula cósmica que a pesar de su diminuto tamaño, tiene la vanidad de sentirse como que si fuera el ser supremo de todo lo creado.

Mientras Einstein y Hubble develaban con eficacia genial la estructura del cosmos a gran escala, otros científicos se esforzaban por entender algo más próximo, pero igualmente remoto a su manera: el diminuto y misterioso átomo.

Todas las cosas en el universo están compuestas por átomos. Están en todas partes y forman parte de todo; mira a tu alrededor. Todos son átomos y no solo están en los objetos sólidos como las paredes, las mesas y los edificios, sino también están presentes en el aire que hay entre ellos. Forman todo lo existente y se encuentran constituyendo cada cosa en cantidades que resultan verdaderamente inconcebibles.

La disposición operativa fundamental de los átomos es la molécula. Esta significa en latín pequeña masa. Una molécula es simplemente dos o más átomos de hidrógeno trabajando juntos en una disposición más o menos estable: si añades dos átomos de hidrógeno a uno de oxígeno, tendrás una molécula de agua.

Los químicos suelen pensar en moléculas más que en los elementos, lo mismo que los escritores suelen pensar en palabras más que en las letras, así que para los científicos son las moléculas las que cuentan para ellos.

Los átomos son inconcebiblemente abundantes. Son también increíblemente duraderos. Como tienen una vida tan larga, viajan muchísimo. Cada uno de los átomos que tú posees en tu cuerpo es seguro que ha pasado por varias estrellas y ha formado parte de millones de organismos en el camino que ha recorrido hasta llegar a ser tú cuerpo.

Somos atómicamente tan numerosos y nos reciclamos con tanta energía al morirnos, que un número significativo de nuestros átomos ( Más de mil millones de cada uno de nosotros ) probablemente pertenecieron alguna vez a Shakespeare. Mil millones más proceden de buda, de Gengis Kan, de Beethoven y de cualquier otro personaje histórico en el que puedas pensar, ya que los átomos de todos los seres que hemos vivido tardan unos decenios en redistribuirse otra vez entre los átomos de todos; sin embargo, por mucho que los desees, aún no puedes tener nada en común con Juan Pablo por ejemplo, ya que sus átomos son jóvenes y todavía no se han reciclado lo suficiente para volver a repartirse entre los átomos de todos por el escaso tiempo que han tenido para ello.

Así que todos en definitiva somos reencarnaciones de todos, aunque estas reencarnaciones sean efímeras. Cuando nos muramos, nuestros átomos se separarán y se irán a buscar nuevos destinos en otros lugares, como ser parte de una hoja o el cuerpo de otro ser humano. Sin embargo, esos átomos continúan existiendo prácticamente por siempre. Nadie sabe en realidad cuánto tiempo puede sobrevivir un átomo pero, según Martin Rees, probablemente unos diez quinta treintaillones a la treinta y cincoava potencia logarítmica, que resulta un número tan elevado que hasta yo me alegro de haberlo podido expresar en una connotación matemática tan difícil.

Pero por sobre todo, los átomos son pequeños; realmente diminutos. Medio millón de ellos alineados hombro con hombro podrían esconderse detrás de un cabello humano. A esa escala, un átomo es imposible de imaginar. La abundancia y la durabilidad extrema de los átomos es lo que los hace útiles. Su pequeñez es lo que los hace tan difíciles de detectar y comprender. Los átomos son pequeños, numerosos y prácticamente indestructibles.

La suma de varios átomos forma una célula. Todo empieza con una sola célula.

La primera se divide para convertirse en dos, estas dos se convierten en cuatro y así sucesivamente. Justo después de 42 duplicaciones, tienes 10.000 billones (10.000.000.000.000) de células en el cuerpo y estás listo para aflorar como un ser humano.

Cada una de esas células sabe perfectamente qué es lo que tiene que hacer para preservarte y nutrirte desde el momento de la concepción hasta el día de tu muerte. Tú no tienes secretos para tus células. Saben mucho más de ti que lo que tú sabes sobre ti mismo.

Cada una de ellas lleva una copia del código genético completo (el manual de instrucción de tu cuerpo), así que sabe cómo hacer no sólo su trabajo, sino también todos los demás trabajos de todo tú cuerpo.

Nunca en tu vida tendrás que recordarle a una de tus células que vigile tus niveles de adenosín trifosfato o que busque un sitio para el chorrito extra de ácido fólico que acaba de aparecer inesperadamente.

Harán eso por ti y millones de muchas más cosas.

Cada célula de la naturaleza es un milagro. Hasta las más simples superan los límites del ingenio humano. Para construir la célula de la levadura más elemental por ejemplo, tendrías que miniaturizar aproximadamente el mismo número de piezas que tiene un reactor de pasajeros Boeing 777 y encajarlas en una esfera de sólo cinco micras de anchura; luego tendrías que hacer que la esfera pueda reproducirse.

Pero las células de levadura no son nada comparadas con las complejas células humanas, que no sólo son más variadas y complicadas, sino muchísimo más incomprensibles debido a sus enrevesadas interacciones.

Las células de tu cuerpo constituyen un país con 10.000.000.000 billones de ciudadanos, dedicados cada uno de ellos, de forma exclusiva, intensiva y específica, a tu bienestar general. No hay nada que ellas no hagan por ti.

Te dejan sentir placer y formar pensamientos. Te permiten estar de pie y estirarte, así como dar saltos y brincar.

Cuando comes, extraen los nutrientes, distribuyen la energía y expulsan los desechos, pero también se acuerdan de hacer que sientas hambre antes de comer y luego de haber comido te recompensan con una sensación de bienestar para que no te olvides de volver a comer.

Por ellas te crece el pelo, tienes cerilla en los oídos y piensa quietamente tú cerebro. Ellas se ocupan de todos los rincones de tu cuerpo. Saltarán en tu defensa en el instante en que estés amenazado por bacterias o virus. Morirán por ti sin vacilar. Miles de millones de ellas lo hacen diariamente y ni una sola vez en toda tu vida le has dado las gracias a una sola de ellas.

Así que me parece justo que dediquemos por ahora un momento a considerarlas con la admiración, respeto y el aprecio que se merecen. Sabemos un poco de cómo las células hacen las cosas que hacen (cómo se liberan de la grasa o fabrican insulina o realiza muchos de los otros actos que son necesarios para mantener una entidad tan compleja como la tuya).

Tus células tienen un mínimo de 200.000.000.000 tipos diferentes de proteínas trabajando laboriosamente dentro de ti y hasta ahora, sólo entendemos aproximadamente un 2% de lo que hacen.

La mayoría de las células vivas raras veces duran más de un mes, pero hay algunas notables excepciones. Las células del hígado pueden sobrevivir siete años aunque los componentes que hay en ellas se puedan renovar cada cuatro días. Las células cerebrales duran todo lo que dures en tu vida.

Estás provisto de unos 100.000.000 millones de neuronas al nacer y eso es todo lo que tendrás. Se sabe que se pierden 5000 neuronas cada hora, así que, si tienes que pensar en algo importante no tienes realmente tiempo que perder. La buena noticia es que los componentes individuales de tus células cerebrales se renuevan constantemente, como sucede con las células hepáticas, por lo que ninguna parte de ellas es en realidad probable que tenga más de un mes de vida. De hecho, se conoce que no hay ni un solo pedacito de cualquiera de nosotros, que formase parte de nosotros por más de nueve años.

Puede que no tengamos esta sensación, pero al nivel celular somos todos unos jovencitos. Debemos agradecer por la conciencia que nos da el conocimiento para entender la complejidad funcional de nuestro intrincado sistema celular que nos mantiene vivos. Pero lo más importante es el poseer nuestra privilegiada inteligencia para comprenderlo.

El cerebro es el único órgano que se estudia a si mismo.

Artículos relacionados

5 comentarios

  1. Interesante y bien explicado comentario #EL CEREBRO ES EL ÚNICO ÓRGANO QUE SE ESTUDIA ASÍ MISMO » seria conveniente, si hay su voluntad, de señalar en varios artículos este tema que se necesita para entender mejor a nosotros mismos

  2. Felicito al Articulista por su disertaciòn sobre las cèlulas – Definitivamente esos son los temas ( medicos y cientificos ) a los que debe dedicar su tiempo y no opinar sobre Politica donde siempre cae en errores y/o excesos.

  3. El Dr. Miguel Palacios, es un ciudadano con derechos como cualquier otro, antes de ser médico; por lo tanto, como cualquier ser con neuronas, tiene el soberano derecho de expresarse en los temas que le incumben. La política es uno de ellos.

  4. A propósito, creo que aquellos que niegan el derecho de los demás a expresarse como ellos lo entiendan, se llaman cretinos. Está claro que hay gente que son gobernados por sus patas, y no por el cerebro. Excelente artículo Dr Miguel Palacios. ¡Bravo!

  5. EL CEREBRO ES EL ÚNICO ÓRGANO QUE SE ESTUDIA ASÍ MISMO Y DUDO QUE EXISTA ALGO MÁS INCREIBLE QUE ESO .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×