15 abril, 2024

El trabajo y la riqueza

Allá por el año 1931 ADRIAN ROGERS, refiriéndose a la riqueza de los ciudadanos de su país, quienes sostenían que la solvencia económica era producto del esfuerzo y del trabajo, por eso señalaba que “NO SE PUEDE MULTIPLICAR LA RIQUEZA, DIVIDIENDOLA”, lo cual parece que tiene alguna razón y fundamento, pues la riqueza, al margen de la lotería, no se encuentra tirada en la calle, sino que se la gana, se la genera, se produce con esfuerzo y capacidad creativa, por eso debe enseñarse a crearla, pues su creación genera actividad y trabajo.

Recordemos ese viejo pero muy recordado adagio, NO HAY QUE REGALAR EL PESCADO, SINO ENSEÑAR A PESCAR, eso despierta el ingenio y la capacidad creativa, especialmente en la juventud, despertando en ellos el sentido de superación y progreso, obteniendo como resultado estabilidad y desarrollo, que los conduzca hacia el buen vivir en una sociedad inspirada en la superación y el esfuerzo.

La riqueza se crea con el trabajo libre y honesto, para eso es necesario prepararse y vencer el miedo y la cobardía, para no quedarse en la orilla de la pobreza y lanzarse al agua para cruzar el lago y llegar a la otra orilla, a la orilla del éxito y la felicidad, felicidad que pueda exhibirse con orgullo, para ejemplo de las nuevas generaciones que vendrán más adelante, cuando nuestro cabello se haya puesto blanco y las estrías de las arrugas dejen su huella en nuestra piel, habiendo aprendido con fe en DIOS, a ponerle VIDA A LOS AÑOS Y NO AÑOS A LA VIDA. Eso nos generara el orgullo de que lo que recibimos es producto de nuestra capacidad y de nuestro esfuerzo, realizado con el ferviente deseo de superación y de servicio hacia los demás.

La pobreza no se combate con la entrega indiscriminada, o más bien dirigida hacia la barriada de la tienda política de turno, pues el dinero fácil, crea corrupción y distorsiona el verdadero objetivo de la propuesta, por eso los gobiernos no deben entregar beneficios sin una tarea cumplida, pues en la práctica, no es otra cosa que quitarle a uno lo que se está entregando sin esfuerzo ni beneficio a otro.

Los errores de distribuir el esfuerzo de unos para beneficio de otros, puede conducir hacia el error sembrado en la mente de los torpes e incapaces, sembrando la idea de que no es necesario sacrificarse trabajando, porque hay otros que trabajan para la supervivencia de ellos.

Estos errores de conducción y planificación familiar, pueden conducir a la equivocada reflexión de que no vale la pena esforzarse en el trabajo, porque otro se beneficiara del producto de su esfuerzo, el que será repartido entre los que nada han hecho para superarse.

Entonces nos debe quedar la reflexión de que este tipo de acciones son las que conducen al descalabro familiar y del país en general, por eso no olvidemos que lo importante es, ENSEÑAR A PESCAR Y NO REGALAR EL PEZ.

Habrá más países como el nuestro, ricos en recursos naturales, los que se acaban, sin haber logrado el beneficio de su rendimiento, porque no se generaron con el esfuerzo de todos, para lograr la distribución del beneficio que todos esperan en beneficio de su responsabilidad y trabajo.

Si miramos y pensamos siempre hacia adelante, desarrollando toda nuestra capacidad y esfuerzo, siempre superaremos los más difíciles escollos y lograremos el anhelado éxito, que nos conduzca hacia la felicidad que nos da la prosperidad que genera la riqueza y el trabajo permanente, libre y honesto, lo que será un ejemplo para todos los que anhelan la superación, para dejar la pobreza. La riqueza no se multiplica, dividiéndola.

GUAYAQUIL POR LA PATRIA, CON AUTONOMIA

Artículos relacionados

La edad es un castigo

Normalmente no nos atrevemos a tocar el tema de la vejez, igual que el de la muerte; cuando somos jóvenes jamás pensamos que vamos a envejecer y peor aún, que algún día vamos a morir. Este tema lo ha abordado con amplitud la escritora francesa, Simone de Beauvoir, compañera inseparable de ese grande de la literatura universal, también francés, Jean-Paul Sartre. El libro La vejez que con razón se ha dicho que “Con su lucidez y su valentía proverbiales, Simone de Beauvoir encara uno de los problemas cada vez más acuciantes en la sociedad contemporánea: la vejez. ¿Los viejos son seres humanos?. El mundo actual parece negarlo, rehusándose a admitir que tienen las mismas necesidades, los mismos derechos que los demás. La vejez: víctima de una cruel marginación, amenazada por la soledad y la miseria. Muchas veces se pretende ignorar esta situación. Y no es infrecuente asociar la vejez a la enfermedad, a algo que ni siquiera puede nombrarse. Este libro intenta descubrir la verdadera condición de los viejos, trata de oír una voz que debe reconocerse como humana. La desdicha de los ancianos es un signo de fracaso de la civilización contemporánea”.

El voto facultativo, y el caos electoral.

En la presente semana se publicará en Registro Oficial, y por ende se constituirá a nivel nacional el “mamotreto de Montecristi”, en nuestra vigésima Carta Magna desde la primera que fuera redactada en Riobamba en 1830, y que designara al general venezolano Juan José Flores, primer Presidente Constitucional del Ecuador.

No soy parte de la mayoría, soy parte del más del tercio de ecuatorianos que rechazamos el “mamotreto”, pero en mi caso como demócrata convencido, acataré dichas disposiciones, no sin antes expresar mi malestar por el contenido de nuestra Constitución ya en vigencia, por considerarla en su gran mayoría etérea y demagógica, y en muchos casos híper presidencialista como en abundancia se lo ha explicado por este medio, en variadas entregas de algunos articulistas, dentro de los cuales me incluyo.

No hay comentarios

  1. Mis respetos y felicitaciones para el Sr. Baquerizo, por el artículo de su autoría: El trabajo y la Riqueza.
    Artículos de ésta naturaleza deben ser repetidos en su publicación tantas veces sean necesarias y en diferentes medios comunicativos. !!Ojalá!!! con esto aprenda y entienda la gente, que el trabajo engrandece y no como aquellos tipos callejeros que en su impotencia los llaman Pelucones

  2. Es muy valedero el resaltar el tema de no regalar el pescado sino enseñar a pescar, es muy importante el mostrar el hecho de la necesidad de lanzarse al lago y alcanzar la orilla de la prosperidad, pero tambien es importante destacar cual es el nivel de oportunidades que tienen las personas, no es lo mismo alguien que nace en una familia acomodada que tiene un puesto asegurado en la empresa familiar, o tiene la oportunidad de tener una filial de la empresa familiar o construir una empresa que le de servicios a una empresa familiar el HUMILDE PEQUEÑO PRODUCTOR EN EL CAMPO.
    No es lo mismo las oportunidades para quienes nacen con la tecnologia en manos por ejemplo en ganaderia que les es natural el mejoramiento genetico a traves de la inseminacion, o que pueden ensilar alimento para sus vacas QUE EL HUMILDE PEQUEÑO PRODUCTOR QUE TIENE QUE JODERSE CADA VERANO PARA VER COMO DA DE COMER A SUS VACAS Y PARA QUIEN LA INSEMINACION ERA SOLO UN SUEÑO.
    Estos dos ejemplos estimado editorialista permiten ver QUE LA CONTRIBUCION DEL ESTADO, DE LA REVOLUCION CIUDADANA ESTA SIENDO PRECISAMENTE DAR IGUALDAD DE OPORTUNIDADES A TODOS LOS ECUATORIANOS PARA QUE PROGRESEN y esa sin lugar a dudas PONIENDO AL ALCANCE DE LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES LAS TECNOLOGIAS que le permitan progresar y desarrollarse.
    Entonces por que la reaccion iracunda hacia la inversion del estado, por que, porque nos hemos dado cuenta que los PEQUEÑOS PRODUCTORES son realmente los dueños de las tierras, potreros, vacas, mano de obra de la leche y derivados que consumimos?? y que si se asocian y entienden esto con una planta de lacteos rural nos sacan del negocio ??, bueno asi es la vida de negocios, hoy hay una gente que se esta preparando para competir con ayuda dle estado.
    No hay que tener miedo a la inversion del estado, simplemente hay que dejar el exceso de gasto, la comodidad del monopolio para entrar a competir ESO ES IGUALDAD Y ESO TAMBIEN ES SABER PESCAR NO RECIBIR EL PESCADO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×