25 junio, 2024

Demagogia irresponsable: La “autorización a los ‘informales’”

Incluso el término es uno tomado del vulgarismo coloquial peruano usado para definir al vendedor ambulante.

Poco a poco iré desenrollando el ovillo de estupideces y lo que pretende lograr con tan alevosa declaración lo que fue la aceptada Asamblea Constituyente y que se ha tornado en inicua y sigue una constante metamorfosis por la actual dictadura que ella ha implantado y que realmente preside ad hoc el encargado de la Presidencia de la República, Eco. Rafael Correa.

Este “pronunciamiento” es demagogia pura, dado que tal término en su segunda acepción de acuerdo a la Real Academia Española lo define: “Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.” Claro que este tipo de argucia esta siendo ampliamente usado por el gobierno para captar votos de una propuesta todavía inexistente y de la cual no podemos prevaricar su fatalidad o bienaventuranza juzgando por comparaciones históricas, por las mentiras y contrasentidos… Vaya usted a saber, a lo mejor se da un milagro y sale algo bueno.

Deseo ir ahora a la médula del asunto: La falta de trabajo es un efecto, no es la causa. La causa es la incapacidad de este gobierno, compartido con los fugaces de los del año 1997 hasta el actual, (recuerden que el actual Encargado fue Ministro de Finanzas) al no haber promocionado las actividades productivas y la confianza en los inversionistas – a quienes más bien han aterrado y cerrado las puertas, salvo a dos países con protervas intenciones que están peor que nosotros.

Fíjense que incluso en Cuba se ha fomentado el turismo y poco a poco las actividades particulares dirigiendo el sistema a un progreso basado en la forma natural de existencia del ser humano: -La libertad de ejercer su esfuerzo para desarrollarse.

Nadie va a lastimarse el hombro y trasnochar para mantener a los haraganes.

En la materia de la Tercerización (que no les correspondía a quienes tienen que únicamente “proponer una nueva Carta Magna”); no obstante, si debía haberse legislado más técnica y lógicamente por el ente correspondiente que – repito – no era la Asamblea Orquesta. En esa área si se han dado abusos y perjudicado al trabajador y, aunque parezca mentira, también al patrono indirecto que usaba el sistema al no poder tener gente que pudiera capacitar por lo precaria de la relación.

Al “dar libertad al Vendedor Ambulante” (mal llamados informales) borraron con el codo lo que habían escrito con la mano porque están aupando la “cuarterización” del trabajo para que puedan descuartizar al pueblo. En esta materia, más allá de la obsesión de crearle problemas a la ciudad de Guayaquil, pensaron que se ganarían engañosamente los votos. Empero, o no había alguien que sepa como funciona este comercio o habría habido un delegado de los interesados.

Estos vendedores “sirven” para que no más de diez importadores mayoristas (muy informarles) les vendan – en muy raros casos les dan créditos por diez o quince minutos – y estos (los ambulantes) trabajan para los dueños del producto por lo menos diez a doce horas, más sábados, domingos y feriados, sin ningún beneficio adicional, ni estabilidad.

En lo que se refiere a víveres la explicación técnica comercial es muy precisa y en la próxima entrega les comentaré y fundamentaré lo fatal de esta insensata e ilegal “disposición” lanzada para búsqueda de votos y con la que más hunden al ecuatoriano.

Artículos relacionados

Recordando El Macuto de Guayasamín

Allá por 1975, según reseñas de sus obras, Guayasamin plasmó una de sus más polémicas pinturas a la que tituló como EL MACUTO. A esta controversial obra de Oswaldo Guayasamin, nacido en Quito el 6 de julio de 1919, ya fallecido, hijo de padre indígena y madre mestiza, ferviente adepto de la teoría comunista, cuyo evidente estilo fue denunciar a través de sus obras los horrores y los dramas del huasipungo en nuestro continente, se le ha dado tal relevancia que organismos de fuerte oposición en Venezuela están utilizando como una especie de bandera de lucha su asombrosa similitud de EL MACUTO con el presidente Hugo Chávez de ese país.

“Mi pintura es para herir, para arañar y golpear en el corazón de la gente. Para mostrar lo que el Hombre hace en contra del Hombre”. Habría expresado alguna vez y en su momento este gigante exponente de la pintura universal.

No hay comentarios

  1. TODOS SABEMOS QUE LO QUE QUIERE CORREA Y SU GENTE ES MOLESTAR A NEBOT Y LA CIUDAD DE GUAYAQUIL, ESA GENTE LA MAYORIA ES PAGADA CON PLATA DE EL PUEBLO Y SACADOS DE LOS CABELLOS X LOS HERMANITOS PATIÑO Y EN ESPECIAL POR EL FOCO LADRON..QUE LO VEMOS EN LA COMITIVA BAILANDO, CANTANDO VIVIENDO LA VIDA LOCA…YA LLEGARA EL DIA EN QUE TODA ESA GENTE TENDRA QUE PAGAR EN LA CARCEL TODAS ESTAS MALDADES.
    VEMOS COMO SIGUEN LOS ALUMNOS RECIBIENDO LAS CLASES DE PIE,PORQUE NADA DE LA PLATA DE EMERGENCIA LES HA LLEGADO, LO MISMO LAS CARRETERAS, HOSPITALES ETC. Y LA VIDA SIGUE SUMAMENTE CARA..EN FIN OJALA QUE EL PUEBLO QUE EQUIVOCADAMENTE VOTO POR EL ELLOS MISMO SE ENCARGEN DE CAMBIAR LA HISTORIA….

  2. Propietarios de quioscos y carretas de expendio de alimentos asentadas en aceras esquineras de la urbe se sienten afectados porque la Municipalidad de Guayaquil no les otorga el permiso de funcionamiento o cambio de lugar para trabajar.

    A pesar de cumplir con los requisitos y el trámite correspondiente, el Cabildo les pone trabas a cerca de 1.200 comerciantes, asegura Mónica Lucero Solórzano, presidenta de la Asociación de comerciantes expendedores de comidas, refrescos y frituras de la Provincia del Guayas.

    Uno de los casos es el de Édgar Sáenz Cedillo, dueño de una carreta de expendio de alimentos ubicada en Elías Jácome y Av. de las Américas, quien trabaja desde el 2006 sin el permiso municipal ya que, según las ordenanzas (artículo 46) expedidas en ese año, su negocio no puede estar frente a una entidad bancaria.

    Sáenz pidió el cambio a la esquina de Bolivia y Chile, pero después de aprobarle el trámite le dijeron que ya no podía ubicarse ahí, sin darle explicaciones o un documento legal que lo certifique.

    Según Sáenz, para mantener a su familia está obligado a trabajar sin el documento, a expensas de los delegados municipales a quienes les entrega hasta US$ 10 semanales para continuar trabajando en su puesto.

    Gustavo Zúñiga, director de Aseo Cantonal, Mercados y Servicios Especiales y quien dirije la Comisión de Reordenamiento Urbano, comenta que los permisos de funcionamiento actualizados no han sido entregados porque los vendedores no cumplen con todos los requisitos.

    Las obligaciones están estipuladas en la ordenanza (artículo 13) la cual no les permite renovar automáticamente el permiso como lo hacían hasta el 2005, asevera el funcionario municipal.

    Afirma que las correcciones toman tiempo y son por el reordenamiento que la ciudad tiene con la regeneración urbana, por lo que ahora tratan de ceder los puestos en la vía pública con equidad y sin algún tipo de favoritismos.

    Pero Lucero asegura que las prohibiciones solo afectan a sus representados porque, pese a las ordenanzas, la Fundación Siglo XXI instala quioscos frente a entidades bancarias, iglesias, estaciones de la metrovía, etc.

    Zúñiga reconoce que en los puestos de la fundación no pueden prohibir su funcionamiento debido a que estos fueron instalados mucho antes de la regeneración urbana.

    Marcos Pacheco, abogado de la Defensoría del Pueblo, asevera que si los comerciantes consideran que algún requisito es ilegal o inconstitucional tienen la potestad de invocar a una reforma.

    ?Existe una Ley que ampara a los comerciantes minoristas, y al igual que la constitución protege el derecho al trabajo?, aclara Pacheco, pero siempre sujetas a las regulaciones que emitan los municipios.

    La presidenta de la asociación dice que están dispuestos a tomar los quioscos de la fundación, si esa fuera la opción que les diera la Municipalidad de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×