12 julio, 2024

Los designios de Dios y los yerros humanos

Como estaba fríamente calculado el padre Federico Gagliardo deja la parroquia de los Ceibos luego de más de veinte años de labor intensa. Sabíamos que nuestras opiniones, las firmas y actos de adhesión que hemos expresado de nada servirían. Hay esa desconexión entre la cúpula de la Iglesia Católica con sus feligreses y se resuelven los temas bajo la frialdad de la mente calculadora.

Muchos comentarios recibidos sobre este tema en mi entrega anterior “El párroco Federico Gagliardo” enriquecieron el tema y agregaron puntos de vista. La mayoría con esa pena propia que causa una pérdida.

Otros comentarios alegaban la necesidad de que el padre Federico se someta a la obediencia a la cual se había comprometido, sin que jamás él haya realizado actos en dirección contraria. Somos los feligreses de una parroquia los que hablamos, y seguiremos hablando con la libertad que nuestra mente y nuestro corazón lo desee. Ya los tiempos de la inquisición, años de yerros, pasaron. Nadie nos hará callar, y no creo que vayan a excomulgar por pensar como pensamos respecto a esa distancia histórica que existe en Guayaquil entre sus Arzobispos y los feligreses. Es una distancia repito histórica, más o menos superada con cierta habilidad que cada Arzobispo impregna de acuerdo a su personalidad y don de gentes.

Pero lo cierto es que arzobispos nacidos en Guayaquil, no existen así como es muy difícil conseguir que un General del ejército o de la Policía, sean nativos de esta ciudad. Cosas del colonialismo que se impregnaron en la forma de controlar el poder desde lejos.

Muchos pensamos que Federico Gagliardo podía alcanzar esa dignidad de Arzobispo Guayaquileño, en lugar de personajes que vienen con talento, pero sin talante para pulsar a sus feligreses mas allá de las normas de ciega obediencia y manejo de párrocos de acuerdo a un juego de poder invisible que es inevitable en las organizaciones e instituciones jerárquicas. Arregui es inteligente, pero arrogante. Le faltan muchos años para amalgamarse con esta ciudad espontanea, sin dobleces, y religiosamente cálida más que pensante. Aquí es fe pura. Pura de verdad.

Alguien escribía confundiendo las cosas nos citaba el caso de Juan Larrea Holguín, una eminencia gris y gran académico que fue nuestro Arzobispo anterior. No me lo pueden decir a mí, pues él fue mi maestro en Código Civil, y fue uno de los juristas más notables que tuvo el Ecuador. Gracias a su orientación abierta las Ordenanza sobre Espectáculos de esta ciudad, es la única en el país que eliminó ese retrogrado concepto de la censura.

Yo como concejal pasé previamente a tomar su criterio. Pero cuando debatimos sobre el tema de las autonomías, el fue contrario de este tema y como parte de la Comisión de Notables que conformó Sixto Duran para analizar las aspiraciones de la ciudad, votó con la mayoría serrana que frenó el camino para lograrla en aquella instancia. Pero eso no son temas eclesiásticos ni hacen relación con el tema que tratamos ahora, que es la de reemplazar a un párroco querido, e IMPROVISAR su reemplazo por un extranjero, que podría ser buena persona, pero que perderá mucho tiempo en entender a los guayaquileños de esa parroquia de los Ceibos. Y digo que se improvisa porque saltando las normas del derecho canónico, se nombra a alguien desconocido que ni siquiera ha sido seminarista, condición básica para dentro de la carrera sacerdotal pueda ocuparse de esta tarea. Pero nuestro arzobispo Arregui pone los hechos como consumados y minimiza estos asuntos con frases inteligentes pero evasivas. Casi actúa como el mismo Correa.

Otro lector casi me manda a callar y reprocha al padre Federico para que me pida silenciar y obedecer como buen católico. Soy católico, pecador, apostólico, romano, guayaquileño, y pos conciliar. Creo que este cambio de párroco no obedece a razones eclesiásticas, sino a influencias del hermano del Presidente. Creo que nuestro Arzobispo Arregui finalmente llegará a ser nombrado Cardenal ecuatoriano, y que eso es realmente lo que está en juego.

Y no especulemos mas sobre esto, pues los hechos tarde o temprano me darán la razón en mi percepción, o me pondrán en evidencia sobre las apreciaciones equivocas que pueda estar escribiendo. Para ser Cardenal se requiere un cabildeo con el poder político, y la cabeza del Padre Federico, sería una señal de aproximación hacia el régimen.

Si estoy pecando por juzgar este tipo de asuntos y entrometiéndome en áreas que no gustas a algunos católicos, lo siento. Tendrán que inventar un nuevo mandamiento, pero tampoco era justo que ese acto de obediencia mediante el cual castigan a un grupo grande de feligreses y al padre Federico por ser como es, y que algunos atribuyen a los designios de Dios, pase desapercibido. Tenemos nuestros principios, creemos que nuestro Arzobispo está equivocado, y que no ha querido escucharnos porque ese parece ser no el designio de Dios para con Guayaquil y los suyos, sino de los yerros humanos de quienes en la tierra lo representan.

Artículos relacionados

Opus Dei

En ocasión de la campaña electoral, con mucha pena escuche en un canal de
televisión referirse de manera burlesca a los “hermanos Numerarios del Opus
Dei”.

Como católica, es mi deber referirme a estas expresiones, pues seguramente
muchos ignoran el significado de esas palabras.

El Opus Dei (Obra de Dios), es una institución de la Iglesia Católica que
pregona la santificación por medio del trabajo.

Esta prelatura personal difunde el mensaje de que el trabajo y las
circunstancias ordinarias de nuestra vida son ocasión de encuentro con Dios,
de servicio a los demás y de mejora de la sociedad. Va dirigido a todos según
las circunstancias personales de cada uno: solteros, casados, profesionales,
etc., la vocación personalizada es según la disponibilidad.

Columnista Invitado: Alberto Negrón: Entucados por un Cura!

Durante este mes de mayo, el mundo cristiano se vió convulsionado por el escándalo que constituyó la desacertada actuación pública de un elemento del clero.

Conocido como el Padre Alberto, su verdadero nombre es Alberto Cutié, nació en Puerto Rico de padres cubanos, el 29 de Abril de 1969, es decir que a la presente cuenta con 40 años.

Durante su adolescencia se desempeñó como Disc Jockey y luego entró al seminario para sus estudios de teología y derecho canónico. Posteriormente se ordenó como Sacerdote de la Iglesia Católica en la Arquidiócesis de Miami en 1,995.

De allí para adelante este fraile se constituyó en figura pública por ser el primer cura católico que emitió programas de radio y televisión. También es un columnista y escribe artículos para numerosos medios de comunicación hispanos a través de los USA y Latinoamérica.

No hay comentarios

  1. Agregar algo a lo que tu has mencionado sobra.
    ¿Después quieren que tengamos fe en los intereses de ellos?
    Creo en Dios y en su justicia.
    Aclaro: Mi Abuelo paterno fue Archimandrita de la Iglesia Catolica Apostólica Ortodoxa, donde les permiten casarse, y sinedo más «Ortodoxa» es más humana y no tiene historias de «Papas Negros».
    Monseñor Gagliardo, solo los que conocieron algo de su labor entenderán por qué deseamos que siga en esta urbe.

  2. Estimado Dr. Raad

    Tiene razón en que Ud. es libre de expresar su opinión, aunque pienso que la libertad termina donde expresarla puede afectar a otro, sólo inferir algo, puede causar daño.

    Me parece que lo más importante de todo, es agradecer por la gran labor del P. Federico, la bendición de haberlo tenido con Uds. tantos años y desear que siga haciendo una labor similar donde le toque estar.

  3. Naci en Los Ceibos hace 40 años y probablemente aquí me encuentren en mis últimos días de vida. He sido una hormiga más, trabajando y colaborando en las múltiples obras y proyectos que ha emprendido el P. Federico dentro y fuera de nuestra Parroquia, y por ese motivo puedo dar fe de la gran labor que ha realizado y de lo extraordinaria persona que es. Creo como todo Católico que debemos obediencia y respeto a las decisiones que toman nuestros jerarcas en la Iglesia de la que también somos miembros, sin embargo eso no impide que respetuosamente opinemos cuando se dan situaciones como la que estamos viviendo en nuestra parroquia, que tal como yo también la percibo y considerando el momento en el que se da, esta parece ser una decisión más política que religiosa. Estoy seguro que a donde sea que vaya el P. Federico, nuestro guía y amigo, el seguirá sirviendo al Señor con la misma alegría, entusiasmo, entrega y dedicación. Gracias Federico por haber marcado positivamente mi vida y por haberme me enseñado que todo lo que Dios nos pide se resume en una sola palabra AMOR. Ahora nos toca recibir con el mismo afecto y cariño a su sucesor en nuestra parroquia para continuar con su obra y hacerla que perdure, por que ese es el mejor homenaje que le podemos hacer. Nos corresponde no dejar que triunfe el «divide y vencerás», ni que el odio o la revancha nos separe, sino al contrario nuestra comunidad hoy más que nunca debería unirse en el AMOR. Dios lo colme de bendiciones. Y nuevamente gracias, mil gracias P. Federico.

  4. Cuánta soberbia en su última párrafo Sr. Raad. Usted mira la paja en el ojo ajeno, no se da cuenta usted de su arrogancia? Dice usted que lo siente si es que está pecando por juzgar estos asuntos. No nos diga eso a nosotros, dígaselo a Dios y recuerde que «con la misma vaa que mides serás medido». Desafía usted al Señor cuando dice que «tendrán que inventar un nuevo mandamiento»? Los mandamientos no son un invento de nadie, son inspirados por Dios. O sea, debo entender que usted quiere que las normas y los mandamientos sean a su medida. Usted no me conoce y seguro no le importa lo que yo le escribo, pero a mí sí me importa que desde su pluma se inyecte veneno a la colectividad. Ya que usted habla de justicia, es eso justo Sr. Raad? Desde hoy lo pondré en mis oraciones para que el Espíritu Santo lo ilumine y le dé el don del discernimiento. Paz y Bien.

  5. Henry, felicitaciones!
    Como siempre sabes llamar «al pan, pan y al vino, vino». Sigue escribiendo lo que mande tu conciencia. Toma los comentarios a tus artículos como lo que son: simple comentarios. Un abrazo.

  6. Henry mas que felicitaciones, recuerda que Dios NOS QUIERE O FRIOS O CALIENTES, Y CONDENA A LOS TIBIOS!.
    Tu eres de los CALIENTES que pelea y dicen las cosas como son.
    Ahora, cuales el problema que el Padre Galiardo se vaya a otra parroquia o a otra Provincia? Acaso el Padre Galiardo estaba fraguando una revolucion contra el gobierno? o estaba tratando de asesinar a alguien de los intocables del Correismo?, pienso que no, el Padre Galiardo donde lo pongan siempre sera un faro de ideas positivas-libertarias y de ayuda hacia el projimo, como buen guayaquilenio que es.
    Cual es la idea de fondo el pensar que Fabricio propicio el cambio?
    Lo que si se, es que La Iglesia Catolica, cuando toma una decision en asuntos como este, es absoluta, solo el Papa puede cambiar esa decision.
    Recuerdo a la madre Maria Esperanza Jorgge Rodriguez, Superiora del Colegio de las Mercedarias de Guayaquil alla por los anios 60, cuando dicho Colegio estaba frente a la Clinica Guayaquil, ella por su dedicacion y entrega hacia los pobres se gano el carinio, de TODOS los que la conocieron. El porder politico y economico de la Ciudad estaba a su disposicion lo que le valio de gran ayuda para la construccion del Colegio de las mercedarias que esta en la via a Urdesa y en la construccion de colegios en diferentes partes del Ecuador, especialmente en Manabi.
    Cuando tuvo que partir, no hubo poder POLITICO ni ECONOMICO que revierta la orden de su superiores, ella tuvo que aceptar y partir, dejandonos con la pena en nuestros corazones.
    Lo que si exigo, es que Guayaquil ya es hora que tenga un Arzobispo nacido en su Provincia o Ciudad y Arregui? bien gracias.

  7. Es soprendente que Henry Raad sea católico. Yo creí que era musulmán chiita o, por lo menos, cristiano maronita, como los integrantes de la «Falange» que en la década de los ochenta masacró a los palestinos en Sabra y Chatila. Cosas y casos se dan en Beirut…

  8. Pienso que nuestro Arzobispo recibió una iluminación del Espíritu al disponer el cambio del Padre Gagliardo en previsión de que él desvíe su labor pastoral y convierta sus mensajes desde el ambón en una tribuna política. Este comentario va para los de recta conciencia, las otras, con mucha pena creo que difícil es que lo asimilen.

  9. Siempre hay diversas opiniones positivas y negativas, hay muchos sacerdotes que tienen años en sus parroquias y no son removidos. Para nosotros los moradores de los Ceibos, Colinas, Santa Cecilia, los Olivos no es justo ni ético lo que se está haciendo con Federico Gagliardo.

    Esto no se trata de una iluminación del Espíritu Santo, me parece que si se han enviado firmas, se han tenido conversaciones con el Arzobispo, El debería recapacitar y escuchar a los múltiples feligreses que queremos que nuestro párroco se quede con nosotros.

    Adicional no veo nada de sorprendente que Henry Raad sea católico, muchos descendientes de libaneses lo somos y estamos muy orgullosos de serlo. Así como se ha masacrado palestinos, tampoco es justo los 16 años y más que los libaneses han pasado por una guerra que nunca fue suya. Muchos familiares nuestros han sufrido y siguen sufriendo por la situación inestable que vive el Líbano; no es justo que un país tan pequeño y tan lindo a la vez del cual me siento muy orgullosa siga buscando la paz que tanto se necesita.

    Soy descendiente de libanés,de un país hermoso al cual amo como a mi Ecuador que me vio nacer y en el que vivo.

  10. (este texto lo envie inicialmente como comentario al articulo «El Parroco Federico Glagiardo» de Henry Raad. Con permiso de los administradores de esta pagina me atrevo repetir el mismo comentario en este articulo porque creo que la informacion contenida en el es bastante importante para entender las circunstancias que rodean el controvertido y obligado traslado del padre Federico)

    Anunque no es de conocimiento publico, actualmente el Opus Dei esta empenado en recuperar privilegios que tenia en Ecuador y que ha perdido durante el actual regimen. Por ejemplo tenemos el caso de las donaciones del 25% del impuesto a la renta que existian hasta antes de la ultima reforma. Dichas donaciones significaron en el ultimo ejercicio fiscal mas de 8’000.000 (leyo bien OCHO millones) de dolares para fundaciones manejadas subrepticiamente e indirectamente por el Opus Dei, a saber: el Instituto de Desarrollo Empresarial IDE (5.845.000 USD – cinco millones ochocientos cuarenta y cinco mil dolares), Universidad de los Hemisferios (1.998.000 USD – un millon novecientos noventa y ocho mil dolares), Instituto de Desarrollo Gerencial,INDEG (930.000 USD – novecientos treinta mil dolares). En comparacion la ESPOL consiguio donaciones por solo 5.404.000 USD – cinco millones cuatrocientos cuatro mil dolares y la PUCE 3.312.000 – tres millones trecientos doce mil dolares. (no creo que haga falta recalcar la inmensa -infinita- diferencia academica, educativa y de trascendencia social que hay entre la ESPOL y la PUCE por un lado, y las exclusivistas y elitistas instituciones academicas derivadas del Opus Dei, por el otro)

    Todos saben que estas donaciones fueron eliminadas el ano pasado, con la promesa del gobierno de entregar un equivalente por medio del presupuesto nacional a las instituciones educativas que lo merecieran. Obviamente, las exclusivistas instituciones «academicas» del Opus Dei no iban a ser, y no fueron en principio, incluidas en esta participacion del presupuesto nacional.

    Actualmente personas cercanas, «amigos» del Opus Dei estan haciendo grandes esfuerzos para que de alguna manera se restituya este «derecho» que beneficiaria nuevamente de manera directa a las instituciones del Opus Dei e indirectamente al Opus Dei mismo, ya que sobre el destino de estos dineros nunca se presentaron cuentas publicas conocidas.

    Quienes no conocen al Opus Dei, deben de saber que sus miembros ponen en primer lugar el bienestar de su institucion -el Opus Dei- por sobre cualquier otra consideracion. Con estos antecedentes se entiende porque un obispo que es miembro del Opus Dei no tenga NINGUN escrupulo en sacrificar a un sacerdote que resulte molesto para el presidente Correa, ya que todo se relaciona con una estrategia global de recuperar del estado los injustos privilegios economicos que perdieron con este gobierno.

    Asi pues un simple «curita» parroco de los Ceibos no tiene importancia estando de por medio este importante beneficio economico para el Opus Dei. Ademas de que el padre Federico nunca fue muy apreciado ni estimado dentro de los ambientes del Opus Dei. Pueden preguntar al respecto a algun miembro del Opus Dei que conozcan, pero ojo, no le digan el motivo de su pregunta porque en ese caso seguramente -con la conocida habilidad camaleonica propia de los miembros del Opus Dei- el interpelado encontrara una respuesta que no haga quedar mal ni a ellos ni al Opus Dei. En todo caso es facilmente comprobable que la mayoria de los miembros del Opus Dei han tenido siempre, «sotto voce», un concepto poco generoso de la persona y la postura eclesiastica del padre Federico, incluso desde las epocas en que era parroco de Don Bosco, iglesia que era bastante frecuentada por los del Opus Dei en esas epocas. Esta actitud es mas patente en los sacerdotes del Opus Dei (con dos honrosas excepciones que no viene al caso mencionar aqui)

    Perdonen la extension de este comentario, pero creo que con este aporte puede entenderse mejor la posicion que ha asumido el arzobispo de Guayaquil contra el padre Gagliardo.

    Puede consultarse directamente la informacion del SRI sobre la donacion del impuesto a la renta que se proporciona aqui en la direccion: http://www.sri.gov.ec/sri/documentos/compartido/gen–018479.xls

    Gracias Henry por su lucha. Apoyo la idea convocar a una multitudinaria reunion de apoyo al padre Federico, a ver si el obispo se entera de que nosostros, los fieles catolicos de Guayaquil, estamos primero que los intereses del Opus Dei.

    James

  11. elizabeth velarde, cual es su afan por defender a Aregui?, no lo juzgo, el debe tener su razones, no creo q sea una iluminacion del Espiritu Santo y me parece mas politica, pero bueno, el tendra sus razones y solo Dios las sabe, al final del dia cada quien sera juzgado de acuerdo a su proceder, pero lo q si voy a decir es que en mi opinion se deberia ver q la espiritualidad que tiene la parroquia de los ceibos es bastante buena gracias al Padre federico, que ha sido un ejemplo de como deberia ser un hombre entregado a Dios y dispuesto a dar todo por los demas, el en su santa humildad no ha dicho palabra alguna en contra de lo que ha decidio Arregui, los q protestamos somos los catolicos que asistimos a la iglesia de Ceibos y por lo visto usted no es una de ellas, asi que sin conocimiento del tema, sin conocer realmente quien es el padre Federico, ni su relacion e interaccion con sus «ovejas», y mucho menos q la espiritualidad de muchos se la debemos a el, q gracias a su ejemplo de servicio y amor al projimo, nos ha predicado desde el corazon y ha logrado encender nuestros corazones con ese amor por Jesus y mas que nada, con ese amor a logrado poner juntar muchos granitos de arena de cada persona q ha tocado con su corazon y hacer algo bueno por las demas personas, no creo usted elizabeth diria lo q dice sin conociera, asi q llenese del tema, conozca al padre federico y luego de testimonio, predica el no juzgar, pero al parecer es la primera en juzgar al señor Raad de envenenar, habla de justicia? conozca a la parroquia, conozca su interaccion con el padre Federico, conozca al padre Federico y entonces opine justamente, habla de arrogancia? mire su comentario con el señor Raad.
    al parecer usted es una persona catolica, deberia saber q tooodos somos pecadores, y creamo q yo soy uno de los primeros, no la juzgo, no juzgo la desicion de Arregui, quiero mucho al padre federico y por eso comento, y me parece que este donde este es un hombre q hara mucho bien, me parece que haria mucho mas bien en Ceibos ya que su labor ya estaba empezada, las personas predispuestas y el las lideraba. A mi parecer la decision de Anotonio Arregui no fue acertada, no se si justa o injusta, en todo caso a Dios se le daran cuentas. Ah y una cocita mas, es de «inventar un nuevo mandamiento» no es un desafio a Dios, mas bien es un tono ironico del señor Raad hacia Antonio Arregui a ver q «inventa» ahora kizas en contra del señor raad por expresar susopiniones por decirlo asi.

  12. No hay duda de que Satanás se retuerce y revuelca en su desesperación porque se acerca el final de los tiempos. Su presa ya no es el hombre común sino el consagrado. Ya lo hemos constatado en aquellos que motivaron acaso el mayor dolor de la Iglesia con el acoso sexual a menores de edad. Como aconteció antiguamente, el afán por compartir o manipular el poder los seduce y lleva a olvidar sus preceptos, dando con esto un falso y cuestionado testimonio de su fe. Esto lo estamos viendo no sólo en nuestro entorno sino también hasta en la cúpula del Vaticano. Sin embargo, no nos escandalicemos sino por el contrario, hay que orar mucho por los pastores? porque herido el pastor se dispersan las ovejas.

  13. Me parece un poco ridículo decir que el obispo se esté moviendo por razones políticas, cediendo a los pedidos del presidente… basta ver no más la férrea lucha que encabezó contra el Ejecutivo en los tiempos del referendum por la nueva Constitución. ¿Es lógico pensar que alguien que se enfrentó de esa manera al todopoderoso Correa, ahora ceda a una supuesta intimidación tan ridícula del presidente? Si el obispo tuviera la actitud de «venderse» para obtener el beneplácito del presidente, no se hubiera opuesto a él como lo hizo el año pasado. Pensemos con sensatez y les digo a los feligreses que defienden al Padre Gagliardo que antes que parroquianos de los Ceibos, son hijos de la Iglesia y miembros del Cuerpo de Cristo, así que dejen de herir más a la Iglesia con sus venenosos comentarios en contra de nuestro Arzobispo.

  14. Quienes no han sido feligreses del Padre Federico no saben a ciencia cierta lo que ha pasado. Una vez más lo reitero: La Iglesia está formada por hombres y los hombres se equivocan; no porque tengan el título de Arzobispo o Papa son infalibles, el único al que debemos seguir es a Jesús, El es la verdad y la vida, nadie va al Padre sino es por El. Tenemos el caso también de Juan Pablo II pidió perdon por los errores o mejor dicho horrores cometidos por la Iglesia Católica.

    Me considero católica, pero no puedo cerrar mis ojos ante lo que está pasando. Es un error lo cometido con el Padre Federico, nadie está poniendo venenosos comentarios, sino diciendo la verdad. Sugiero a ciertas personas investigar bien los hechos antes de poner sus respectivas ideas o comentarios. No pongo las manos en el fuego por nadie, sólo por Cristo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×