30 mayo, 2024

La Junta Cívica de Guayaquil Metropolitano

En la vida todo cambia, los tiempos modernizan los actos y las acciones de las personas  evolucionan con el tiempo y  se adaptan a los cambios que igualmente las circunstancias los obligan.  Lamentablemente no todos los cambios son positivos, más aun, resultan preocupantes, cuando estos comprometen a la sociedad en que vivimos y que corresponden a la cortesía y respeto que debemos tener hacia los demás.

La Junta Cívica de Guayaquil, desde el inicio de su participación ciudadana, estuvo encaminada hacia la búsqueda de soluciones en beneficio de la ciudad y obedeció a las especiales circunstancias generadas por las malas administraciones municipales, cuando la ciudad se debatía entre el atropello centralista y se sumía en un manto de basura e incorrección administrativa, por lo tanto las medidas que se exigían adoptar en aquel tiempo, eran diferentes a las que hoy debemos enfrentar.

Los tiempos cambian y las circunstancias también, los motivos para la existencia de la Junta Cívica también han cambiado, ahora son diferentes, se trata de exigir respeto para sus instituciones que fueron creadas por los Guayaquileños y que han logrado un cambio radical en la ciudad, mediante un proceso autonómico que ha permitido agilizar los tramites y procedimientos para desarrollar proyectos y realizar obras que han generado trabajo impulsando el desarrollo de la ciudad, para convertirla en un ejemplo nacional, sin violar ni alterar los normales procedimientos de control.

La Junta Cívica también esta en un proceso de cambio para actualizar sus ideas en base a procedimientos y acciones que justifiquen su existencia, ampliando su acción en el área y en el marco que le  corresponde a un gran Guayaquil con todas sus áreas de influencia, para lo cual se encuentra trabajando en la reforma de sus estatutos, en el estudio y planificación de la prevención de desastres, en su evaluación económica para lograr tener los recursos necesarios que le permita desarrollar su amplia perspectiva de acción, involucrando en ella a todos aquellos Guayaquileños o Guayasenses que no solo digan sino que demuestren que respetan y quieren a la ciudad que los vio nacer o que les abrió sus puertas para darles la oportunidad de formarse y forjar junto a su familia, el futuro de su vida.

La Junta Cívica del gran Guayaquil, sin mas compromiso que el de servir a su ciudad, sin bandería política ni religiosa, busca convertirse en el guardián y fiscal de la ciudad para ser un medio de su integración total, para comprometer y exigir el permanente  desarrollo de la ciudad, sin distingo de clases, levantando su mirada hacia un futuro promisorio para todos, lleno de felicidad y prosperidad sin miseria, lo cual no es difícil de lograr, si todos ponemos nuestro grano de arena para construir la mas grande montaña del desarrollo y prosperidad, cuyo esfuerzo sea el ejemplo que todos deseamos imitar.

La Junta Cívica así como observará y criticará con energía los errores que se cometan, los que pueden ser ingenuos, sin mala fe, por simple error, por desconocimiento o por ignorancia, pero que perjudiquen a la ciudad, la Junta Cívica también felicitará y apoyará todos aquellos actos o acciones que se realicen en beneficio y desarrollo de la ciudad y del país, creando y fomentando el trabajo colectivo en beneficio de todos sus habitantes.

Ahora mismo, creo que vale la pena y es necesario felicitar la iniciativa del Sr. Vicepresidente de la Republica, por su excelente programa “SONREIR” que se divulga por televisión, ya que a mas de tratar de combatir el cansancio y fatiga del diario convivir ciudadano, presenta maravillosos ejemplos de respeto y cordialidad, los que ya casi han desaparecido especialmente en el trato de nuestra juventud. Felicitaciones Sr. Vicepresidente siga adelante para que su ejemplo sea imitado por muchos ecuatorianos y cambien el sarcasmo y la violencia por el amor, respeto y comprensión.

El dialogo en busca de soluciones oportunas y eficaces, es sin duda la mejor herramienta para reparar cualquier daño por irreparable que parezca, como también el dialogo puede convertirse en la mejor arma para ganar la mas difícil de las guerras.  

Artículos relacionados

Ajustarse los cinturones

La estación llamada invernal en la costa del Ecuador ha comenzado. Muchos fuimos sorprendidos por fuertes lluvias durante el feriado de fin de año, con sus consecuencias usuales: calles anegadas en ciertos […]

Hostigamiento

Estrategia de presión del Gobierno contra la libertad de expresión y los derechos de los ecuatorianos. El Gobernante con personalidad tipo VINE, (léase “vain”), en desequilibrio es una persona que siente la […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×