Volver al siglo XIX – Desde mi Trinchera
Opinión

Volver al siglo XIX

Estamos en el Siglo XXI y nuestro cándido Presidente, pretende cambiar el palito del extremo derecho al centro y volvernos al Siglo XIX (19, si no conoce los números romanos).

En el siglo XIX los guayaquileños pelucones, como los quiere llamar Rafico, gente bondadosa, solidaria, consciente de las necesidades de los pobres, viendo la forma criminal e inmisericorde con la que el gobierno central dejaba que las epidemias de malaria, fiebre amarilla, dengue y dengue hemorrágico, peste bubónica y otras diezmaban las poblaciones de la costa y sobre todo de Guayaquil que desde esa época, por su calidad de puerto, era ya la ciudad más poblada del Ecuador, decidieron crear la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil, hecho que se plasmó hace casi 120 años.

Si ser pelucón o ser oligarca significa preocuparse por asistir a los pobres, ayudarlos a mitigar sus dolencias, a tener salud, ¡Vivan los pelucones y los oligarcas! Ecuador necesita de la atención a la gente necesitada, mucho más en la costa que en la sierra, por un motivo absurdamente simple, en la costa hay más plagas y el ambiente caliente y lluvioso permite más fácilmente el  desarrollo de vectores que pueden transmitir enfermedades letales al ser humano.

¿Cómo es la atención en los centros del Gobierno? ¿Por qué la gente  cuando se enferma grave y acude a las emergencias no va a los Hospitales del Gobierno en Guayaquil, que son gratis, sino a los Hospitales de la Junta? Por un sencillo motivo: porque en los Hospitales de la Junta sí hay con qué tratarlos, en los del Estado, cuando el paciente se agrava, lo meten en una ambulancia y lo derivan a los Hospitales de la Junta, porque no tienen con que atenderlo.

Es indudable que si el Gobierno quiere reducir el número de pobres, una forma rápida y segura es matándolos, dejando que las epidemias se conviertan en la forma de selección natural para eliminar lo indeseable. ¡Que se siga fumigando tarde mal y nunca, sin larvicidas, haciendo creer que se eliminan los mosquitos, no por lo que pican, sino por las enfermedades que transmiten. Que se cierren los Hospitales de la Junta, o que los tome el Gobierno, para que estén siempre en paro y no tengan con que trabajar, que Solca no abra sus puertas o que la tome el Gobierno para que no haya medicamentos oncológicos y las máquinas de tratamiento se dañen. Total, los del Gobierno se irán afuera a tratarse, como siempre lo han hecho. Quizás no fuera tan obcecado el Presidente si hubiera tenido un hijo minusválido, con cáncer o alguna enfermedad grave para saber cuánto vale la verdadera atención médica, calificada y digna que recibe la gente que acude a estas fundaciones como la Junta de Beneficencia o Solca y honestamente, no me hubiera gustado, porque no le deseo mal a nadie, que lo hubiese llevado a un Hospital del Gobierno y que se hubiera muerto por falta de insumos, o porque estaba en paro.

¡A lo mejor, si la Junta no tuviera que atender las emergencias de los Hospitales del Gobierno, de la ciudad y provincias, no necesitaría el menos del 10% de su presupuesto que recibe del Gobierno! Entre 20 y 30% de las atenciones de la Junta, son de fuera de Guayaquil y un gran porcentaje de ellos, trasladados de ineficientes Hospitales del Gobierno. Los mayores porcentajes de descuento, son a pacientes de fuera de la ciudad. La Junta y Solca tienen que cobrar parte de la atención, porque la medicina se ha ido encareciendo a pasos agigantados, por las malas políticas de los gobiernos de turno, que se mantienen así porque le conviene a las autoridades.

Señor Presidente: Usted, con su gran carisma y popularidad, ha tenido una oportunidad de oro para hacerse grande y para hacer grande al país y está haciendo exactamente todo lo contrario. Siga escuchando y siguiendo las recomendaciones de sus actuales consejeros y el pueblo lo recordará como la más grande estafa y como el hombre más dañino a la Patria.

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

0 Comentarios

  1. Liliana Guerrero Aguirre

    DON JOSE, ASI ES SE LO RECORDARA COMO EL HOMBRE MAS DAÑINO DE GUAYAQUIL Y EL PAIS, LO QUE USTED ESCRIBE, ES SOLO LA REALIDAD Y VERDAD POR LO QUE ESTAMOS PASANDO, QUE BUENO QUE ALGUIEN PUEDA ESCRIBIR ESTO. PORQUE CALLAMOS?

  2. Abdon Long Pazmino

    Rafael Correa ambiciona (como Hugo Chavez, Hugo Morales y Fidel Castro) transformar el Ecuador en una nacion socialista, que le disponga poderes absolutos y permanente. Apesar de haber nacido en la noble ciudad de Guayaquil, Correa solo atiende sus ambiciones politicas y aprovecha la oportunidad para desbaratar las bondades que las instituciones guayaquilenas han proporcionado a otros. Su opinion es que usan los fondos del gobierno. Sorprendentemente Correa es economista y no reconoce la realidad de la verdad, peormente en asuntos medicos y tecnologicos, donde no tiene conocimiento en la materia y depende de sus asesores, que lo mal informan.
    Apesar de su sonrisa siniestra que enmascara sus ambiciones personales, este presidente se embarca en una aparente campana anti-Guayaquil. Lo empezo hablando de mafias, de los pelucones, de bestias salvajes, de antipatrias, etc. Recorto a la provincia del Guayas, critico los proyectos y adelantos del municipio porteno, y ahora continua en su beligerancia antiguayaquilena.
    El rencor demostrado es injusto. Correa, mejor que muchos ecuatorianos, debe comprender que Guayaquil es el centro dinamico y progresivo de la nacion. Mas que cualquier otra ciudad contribuye economicamente al estado y su generosidad se comparte con todos.
    Correa debe refleccionar y evitar los enganos de la ambicion. La historia lo juzgara en la luz de sus hechos. Debe recordar que el no es el dueno del Ecuador, que la nacionalidad es de todos.

    A.Long Pazmino
    Detroit, Michigan EE.UU.

  3. Clarin Hacker.

    Sin acentos

    Sus argumentos , son claros y contundentes.
    Razon no le falta.
    Pero de todas maneras quisiera acotar que:
    Entre un pueblo:
    A) Bien sano, pero inculto, e ignorante y
    B) Y el mismo pueblo, bien culto, bien instruido, y bien educado
    aunque este medio enfermo..
    Yo, optaria, aunque parezca cruel, por la opcion B).
    Pues, una vez superada la enfermedad, la epidemia, la pandemia, o lo, que fuese, o aun aunque jamas la superare y solo sobreviviese ,…. sus hijos…..sabran hacerlo- Tendran la instruccion para hacerlo.
    Cual es la idea que quiero, plasmar ?
    Que si La Junta de Beneficencia, hubiese
    puesto todo el dinero, que ha GASTADO
    ( GASTADO asi con mayusculas) , en brindar
    salud, tal como lo ha hecho, alternativamente, hubiese INVERTIDO
    (INVERTIDO asi con mayusculas tambien), en?
    escuelas y colegios y universidades gratuitas?..
    pero con profesores europeos de elite,
    cueste esta INVERSION…..lo que cueste.
    Entonces hubiesemos tenido durante unos 30
    a 60 años una población perfectamente
    educada, instruida y culta , de elite, pero medio enferma
    y aun aunque sea cruel, diezmada, pero en los
    siguentes 60 años ya estuvieramos al nivel mas
    alto educacional, de America, y a nivel europeo, pero
    ya esas dos ultimas dos generaciones ya no
    hubiesen sido, enfermas o moribundas si quiere,
    por que ya sus bisabuelos, abuelos, padres, hijos
    hubiesen tenido la instrucción para auto-sanarse.
    Eso si, nada su hubiese lograria, si en los centros
    educativos se hubiese dotado de profesorado
    mamarrachos, inmorales, ignorantes, incultos
    causantes de la postración, moral, intelectual,
    academica que imparte hoy:
    la UNE y el MPD, en combinación.

    CONTINUA ABAJO

    Sus argumentos son claros y contundentes.

    De todas maneras, dejeme expresar este punto de vista.

    Entre un pueblo :

    A )Sano, pero ignorante, y otro,

    B)Bien educado instruido, culto y medio enfermo.

    Yo opto por el segundo.

    La JUnta de Benefisencia

  4. Clarin Hacker

    CONTINUACION
    El dinero hay que INVERTIRLO, no GASTARLO,
    aun estan a tiempo?. dejen toda la salud al
    gobierno este de comunistas trasnochado,
    resentidos, amargados, de izquierda absurda,
    obsoleta fracasada en todo El Planeta
    Dejen que reviente quien reviente, por mala salud,
    (que se va ha hacer) y que se emprenda de inmediato en
    la redencion del nivel educacional del Guayas
    Ya los antiguos Colegios San Jose y Cristóbal
    Colon, con profesores en su mayoria europeos
    formaron la elite de Guayquil?..(ahora a los alumnos,
    los llaman pelucones) pero no son elite por su raza, sino por
    su educación, instrucción y cultura., de ahí salio
    la excepcion (Correa) quien esta muy bien instruido,
    medianamente culto, y muy mal educado, aparte
    de resentido, amargado y revanchista contra
    nadie sabe quien, ni por que.
    Adelante Junta de Beneficencia, vamos a los proximos
    100 años de existencia, pero esta vez no
    GASTEN EL DINERO (asi con mayusculas)
    INVIERTANLO (tambien… si con mayusculas) en
    instrucción educación y cultura, en ese orden, aunque la salud, quede en manos de primer pelucon resentido, extraido de
    las mismas elites que lo instruyeron, lo educaron quiza a medias.
    uunque no lograron hacerlo culto,, pero si lo resintieron, o se resintio solo , qien sabe como, o por que.
    De todas manera nuestro presidente si entiende bien, y valora la educacion PRIVILEGIADA. El educa a sus hijos en colegio de lo que el llama pelucones.
    Hagamos que esto no vuelva a ocurrir a partir de los proximos 100 años, alguna vez hay que empezar. Corrigiendo, el error de haber GASTADO; en vez de haber INVERTIDO
    Clarin Hacker

  5. Acabo de regresar del Peru. Aunque muy orgullosos y felices con el tratado de libre comercio que les ha ratificado el congreso estadounidense; los peruanos demuestran mucha preocupacion por lo que esta pasando en el Ecuador. Ojala que prontamente revivirá un raciocinio sano entre aquellos quienes pretenden imponer tanto cambio drástico.

  6. Jose Fernando Gomez

    Estimada Clarin:
    Muchas gracias por su tiempo y por sus comentarios.
    El ambiente en el Ecuador, cuando la gente moría de todas estas pestes, era tremendo. La desatención del Gobierno en materia de salud en las Provincias es caótica. Probablemente si la Junta no atendía la salud, no hubiera sino nuevos inmigrantes. Por este motivo, destaco en mi artículo la parte de salud.
    Debo sin embargo informarle, que la H. Junta de Beneficencia de Guayaquil, no sólo cumple ayudando en salud. En salud, en la Provincia del Guayas, la Junta (que no tiene obligación de hacerlo, pues es tarea del Estado, cubre más del 70% de la atención). Pero aparte, tenemos una Guardería en Alausí, para niños abandonados, donde se los educa y prepara. La Escuela «La medalla milagrosa» para niñas de Escuela primaria, Los Colegios «Luisa de Marillac» de Señoritas y el Domingo de Santistevan (mixto) donde se preparan muchos chicos y chicas. Acabamos de iniciar además, un programa de becas universitarias para ayudar a las jóvenes que quieran prepararse para enfermeras, en la cual se las va a aayudar también dándoles y asegurándoles también un empleo a nuestras becarias, tanto durante su tiempo de estudio como después de devengar la beca, pueden también continuar laborando en la entidad si es si deseo. La Junta tiene además 3 cementerios, para todpo nivel de gente, inclusive la paupérrima, Tiene 2 asilos y casas para mujeres mayores solas. Apoarte de esto, maneja la Maternidad más grande del país con entre 30 y 40 mil partos por año, un Hospital de niños con casi 400 camas y más de medio millón de atenciones por año, Un Hospital Psiquiátrico de 900 camas, que atiende a practicamente pacientes de todo el país, pues sólo hay uno de 25 camas en otra parte y elHospital General, que recibe prácticamente todas las emergencias de la ciudad, y cuenta también con más de 900 camas.

    Como puede ver, no nos dedicamos tan sólo a la salud. Los estudiantes de nuestros colegios, están entre los mejor capacitados del país.

    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *