Anuncios Historia Política

¡Hoy, 2 siglos después!

Estamos celebrando la Independencia de Guayaquil, aún en medio de esta pandemia mortal que nos azota, como parte del mundo.

Mas, esta ciudad que siempre fue valiente y altiva ¡No puede permanecer inerme!

Y es que Guayaquil con su rebeldía huancavilca, desde sus ancestros de milenios, siempre resistió mil avatares; más aún víctima de la conquista española, de cuyo mestizaje nacieron los hombres que forjaron su libertad colonial; que desde Olmedo, como Diputado de las Cortes de Cádiz habló ya, décadas atrás, de eliminar las mitas y los obrajes a los indígenas, lo que ya significó rebeldía contra la corona española esclavizante.

Entre otros:  Bolívar, Sucre, Miranda, O’Higgins, San Martin, Artigas, Febres Cordero, Urdaneta, Roca, Letamendi,  Morlas y tantos más, en quienes los principios de libertad, igualdad y fraternidad de la Revolución Francesa, habían calado y fueron los que formaron, igual que esos hombres las logias protestantes en América; que por ser en contra de las monarquías, la iglesia las conjuró al infierno estigmatizándolas como “ateas-poseídas por el demonio” siendo algunos de sus integrantes condenados a la horca o a la hoguera.

Y ya para 1820, en Guayaquil también se había conformado una logia protestante con la Estrella de Guayaquil de gran raigambre político libertaria; en busca de la cual llegaron esos tres hombres expulsados del Perú, del Batallón Numancia, recibidos por Ramón Roca; al tiempo que aprovechando sus conocimientos militares, planearon el golpe entre reuniones tan inflamadas, que Antepara las llamó “Fragua de Vulcano”, ayudado también por “mujeres cómplices libertarias”.

Y el golpe de Independencia de Guayaquil se dio el amanecer del 9 de octubre de 1820, con la estrella reluciente en su bandera celeste y blanco.

Un mes más adelante -Noviembre de 1820- se constituyó la Asamblea que representaría a la Provincia de Guayaquil, que si nos atenemos a su significado histórico-jurídico, fue la 1era. Constitución Política del Ecuador; como igual el inicio a su independencia total en el Pichincha con Sucre en 1822.

Vale transcribir el preámbulo de la proclama octubrina de 1820 de Olmedo. Con vigencia, hoy y siempre:

“¡Guayaquileños¡

La naturaleza ha privilegiado nuestro suelo; mas las leyes, lo habían esterilizado, pero ahora el soplo del germen de libertad empezará a cubrirlos de flores y frutos.

Invoco el orden y unción; ¡sobre todo el amor fraternal!

Americano o español, que ame esta Patria, es nuestro hermano.

La opinión es una y general ¡sostenedla firme! y ¡cerrad la entrada a todas las sugestiones de la cobardía!”

Y hoy 2020, dos siglos después ¡Sigamos guayaquileños!

¡Con la frente en alto, sosteniendo nuestra libertad!

Por la paz del mundo

 

1 Comentario

  1. Avatar
    Consuelo Sánchez Mazzini

    Gracias por su reseña histórica y sus savias opiniones.
    Me gustaría compartirlo, pero no sé si se me permite
    Gracias nuevamente distinguida maestra.
    Consuelo Sánchez Mazzini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *