Opinión Política Salud & Medicina Sociedad

NO a la Maternidad Subrogada

El Código Orgánico de Salud fue vetado totalmente. Esto causa dolor a algunas personas que quieren tener hijos y, al no poder hacerlo, pretendían acudir a la maternidad subrogada. Comprendemos su sufrimiento y sabemos que necesitan ayuda. Estamos listos para aplaudir y apoyar otras iniciativas que los ayuden a realizarse como seres humanos. Sin embargo, una ley de vientres de alquiler o maternidad subrogada no es una solución social ni humanamente conveniente. El remedio no puede ser sólo bueno para las parejas que sufren y malo para las demás personas involucradas.

El embarazo y la maternidad son dos de los hechos más significativos en la vida de la mujer. A partir de un contrato de maternidad subrogada ya no podrían ser vividos como propios, sino que serían el embarazo de alguien más y el hijo de alguien más. Legalmente eso se puede dar, pero psicológicamente es imposible. Durante el embarazo el bebé provoca señales hormonales que cambian la estructura del cerebro de la madre. Estos cambios hacen que la mamá esté mejor preparada para cuidar al niño. La naturaleza la hace necesitar al bebé, para que cuando nazca no se quiera separar de él. Para contrarrestar este proceso natural, las madres subrogadas son sometidas a un “acompañamiento psicológico” durante el embarazo, que en realidad es un lavado de cerebro. Les enseñan que “eso” no es su hijo, y que si sienten algo por él deben reprimirlo y olvidarlo. Si esto parece duro para la mujer, veamos lo que representa para el niño.

Lo peor que le puede pasar a un bebé es que lo separen de su madre. El niño que nace por vientres de alquiler es apartado de ella de manera premeditada. Los defensores del procedimiento dicen que el niño no se va a acordar de nada, como diciendo que está bien hacerle daño a alguien si esta persona después lo olvida. Nadie puede hacer algo malo aprovechándose de que otro no lo vaya a recordar. Sería como drogar a una chica para violarla. No lo recordaría, pero sería un crimen.

Aunque sospechamos cómo se pueden afectar estos niños, nunca se van a hacer estudios sin sesgo ideológico sobre esto. Se encontrarían resultados negativos, lo cual sería inaceptable para los países que han legalizado tales procedimientos. Los estudios podrían encontrar que se afecta la identidad del niño. Una parte fundamental de nuestra identidad es conocer nuestro origen. La manera en que se ha formado la identidad humana desde que existe el homo sapiens es con un papá y una mamá. Pero un niño de vientre subrogado tiene que enfrentar que le impongan, y quizás le escondan, un origen mucho más complejo. Puede tener un papá donante de espermatozoides más una mamá donante de óvulo, más la madre que alquila su cuerpo nueve meses, más el papá y la mamá (o dos papás, o dos mamás) que pagaron por él. Veamos los números: Este niño puede tener entre uno y tres papás y entre dos y cuatro mamás. La mente humana no evolucionó para eso y no sabemos cómo se podría adaptar. Estamos en terreno inexplorado, y enviamos niños inocentes a recorrerlo sin conocer los riesgos.

El embarazo subrogado es también malo para el niño porque algún día puede descubrir que es producto de una transacción. Un ser humano nunca había sido entregado a otro por contrato desde la abolición de la esclavitud. Hoy los niños que nacen por vientres de alquiler son el objeto que se entrega, luego de ser producido bajo contrato por otras personas, para calmar el deseo insatisfecho de quienes pueden pagarlo. Son seres humanos con cuya dignidad se ha comerciado para convertirlos en una mercancía. 

Los perdedores invisibilizados de estas transacciones serían los huérfanos y los niños que esperan ser adoptados. Si se legisla a favor de la maternidad subrogada, se legisla en contra de la adopción. Los vientres de alquiler son una competencia directa contra los niños que han perdido a su papá y mamá, y claman por el derecho a recuperar lo que la vida les quitó. En Ecuador la Asamblea Nacional les dijo a estos niños que les quiere hacer la vida más difícil.

Las leyes no sólo tienen un efecto regulador, sino también psicológico y educador: si algo es legal, se enseña que la autoridad del estado lo valora como bueno. Los ciudadanos quedamos obligados a aprender que esa conducta está bien y que quien la realiza no hace nada malo. Si se legalizara la maternidad subrogada, como sociedad tendríamos que aceptar que sea legal hacerles daño a niños y mujeres.

Necesitamos una solución que atienda a todos, priorizando a quienes más lo necesitan. Hay que reformar los procedimientos que dificultan la adopción en Ecuador. Los niños huérfanos tienen derecho a recuperar lo que la vida les quitó. Ellos pueden llenar el vacío del padre y la madre que desean amar a un hijo. Los estados tienen la responsabilidad de facilitar ese proceso en vez de reemplazarlo por vientres de alquiler, porque los derechos de los niños y la dignidad de la mujer están por encima de los deseos de los adultos. 

 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *