Comentario Poesía & Arte

¡Y sigo con los libros!

Entre tantos libros que leo y hojeo, estos días de la “cuarentena” tengo en mis manos el Compendio de las obras de Enrique Gil Gilbert– publicación del Programa de rescate editorial de la Biblioteca de la M. I. Municipalidad de Guayaquil, bajo la Dirección del gran Historiador Arq. Melvin Hoyos -que dicho sea de paso- esta Dirección ha marcado y sigue marcando hitos en la cultura nacional, con la publicación de tantas obras de escritores grandes y pequeños, de la patria ecuatoriana.

Volviendo al libro de Gil Gilbert: cuyas novelas y narraciones, las comencé a leer en mis años mozos, cuando me reunía con un grupo de estudiantes universitarios de Guayaquil -herederos de su falange revolucionaria, a tratar de ellos y, sobre todo, discutirlos…

¡Increíble! Hoy hojeando la tal enciclopedia, los he leído casi todos.

Por lo que, a dicho libro, que adjunta el criterio de altas figuras intelectuales, considero demás señalar el mío.

Por lo que paso a hablar de otro texto que lo leo y releeo… de filosofía humana, cuyo título es “LOS GUAYACANES TAMBIÉN FLORECEN PARA TI – Viviendo el ahora”; autoría de Gabriela Rodríguez Muñoz. Casi una Biblia de más de 60 temas; dignos de leerlos en el presente, cuando la vorágine del siglo, desarraiga de la vida humana la comunión entre mente, espíritu y cuerpo, que ya Steiner lo protagonizaba como esencial en la formación del hombre desde su niñez; por lo que me estimula, como maestra, a tratar algunos de los temas de este libro, en mi cátedra humanista de Educación Moral, cuando regrese al Colegio.

Solo los temas del libro, considero especial tomarlos en cuenta; como vivencias de la existencia humana, que vale repasarlas.

Anotare algunos titulares o epígrafes de él -abierto al azar-

“El poder de ser feliz no está en los demás, está en el interior de cada uno” “La palabra es el maravilloso poder que con su imaginación mueve al mundo”   “La tolerancia es la máxima expresión de la paciencia”  “Deja que sean tus acciones, las que digan quien eres”  “En tiempo de tempestad, silencio y paciencia”  “Tu salvación o tu condena depende solo de ti…”  “El cuerpo es el templo del alma…”  “Cambia tu vida desde tu interior”  “Los logros con los que te propongas son las bendiciones con las que vivirás toda tu vida…”

En cuanto al título del libro –Los Guayacanes también florecen– fe de ello; he sembrado algunos en el Colegio Steiner, donde laboro y en un lugar de acá -de Guayaquil- aprendí a disfrutarlos bajo su floración, con mi hombre amado.

Ahora, después de leer este libro, quisiera ir a verlos allá en Yanahurco, de cuyo bosque florecido tomó la autora, el nombre de su libro y filósofo con él…

Por la paz del Mundo

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *