Comentario

Intangible

El tiempo es intangible, las estrellas son intangibles… tal vez no.

Lo que creemos intangible, de repente, se puede tocar con el sentido de la percepción. Una manera de “sentir” que no es nueva, es propia de muchas personas y más bien se dice “percibir”, receptar aquello tan sutil, que de manera general pasa desapercibido.

Estar en un lugar lleno de gente y “saber” que entre tantos habrá uno que sufra un síncope, y pasa.

Estar en un evento y darse cuenta de que hay uno que baja las gradas sintiéndose Napoleón, y lo ves, está ahí, eso se cree.

Mirar con vista panorámica y posar tus ojos en aquello que ya sabes que está ahí… y te espera…

Todo eso, lo intangible, pero que cuando vas teniendo consciencia entonces se va haciendo tangible, y de manera metafórica o no podrías decir que lo alcanzas a tocar con tus sentidos.

El humano diferente, al que algunos llaman humanoide, es capaz de eso y de más.

Soy una creyente de que en muchos aspectos caminamos por y hacía ese sendero, sobre todo en el aspecto de las relaciones interpersonales y en el campo de la salud.

La mayoría de las patologías son el resultado de “eso” intangible que se quedó dando vueltas por nuestro cuerpo, esa casa portadora del ser, y no ha podido metabolizarse debidamente; un instante amargo, un choque emocional, un momento doloroso… o muchos. Tantas veces de aceptar lo que es inaceptable, de decir si a lo que había que decir que no, de callar lo que hubo que gritar, de reprimir lo que debió salir. Todo eso lo intangible.

Lamento que a veces no puedo responder a los correos de las personas que hacen sus comentarios a mis artículos, pero quiero que sepan que los tengo muy en cuenta e intento al menos enviar buena vibra, que su situación mejore; y les pido, insistan, que si logro sacar el tiempo, les escribiré.

Una buena actitud por parte de seres que ni conocemos, pero que emanan ese deseo hacía otros, es también algo intangible, pero que da resultados muy concretos, reconocibles y que se pueden ver. Los llamamos milagros, son logros del afán de bien de un ser por otro; cuando no esperas nada a cambio, y solo das esa energía que sale de ti y se comparte al mundo.

Intangible es el amor y es tan concreto; intangible es la ternura y es tan efectiva; intangible es la bondad y se la puede ver con exactitud en la sonrisa sincera, o la alegría, ¿qué dicen? ¿Es invisible? ¡Pues no! Se escucha a carcajadas, se aprieta en un abrazo y trasciende en el brillo de tus ojos.

Cuando sientan un dolor, un malestar, una pena, un mal humor, pregunten: ¿Qué es esto? … y háganlo visible, tangible, tocable, y sencillamente díganle: adiós, si no es bueno para mi, regresa de donde viniste y no vuelvas nunca más.

Empecemos a hacer de nuestra vida un lugar saludable para transitar por este mundo.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *